Linneo

Bares y cantinas Condesa
  • 2 de 5 estrellas
0 Me encanta
Guárdalo
 (Alejandra Carbajal)
1/2
Alejandra Carbajal
 (Alejandra Carbajal)
2/2
Alejandra Carbajal

Al abrir un bar nuevo, ¿qué es peor?, ¿crear uno que en su búsqueda por ser original termine siendo pretencioso, o uno tan común que acabe siendo uno más del montón? Los dueños del Linneo, que abrió en marzo, parece que sintieron tanto miedo a lo ordinario que terminaron por ofrecer más de lo que realmente pueden dar.

Autodescrito como un “pub botánico”, y nombrado en honor a Carlos Linneo, el padre de la taxonomía moderna, más que un pub es un bar enfocado en ofrecer cocteles hechos con distintas hierbas frescas que crecen en un huerto propio.

El concepto botánico se extiende a todo el lugar: la decoración de la barra consiste en frascos “herbolarios” antiguos, terraza con roof garden/huerto (en construcción) y los nombres de los cocteles en latín, compuestos de los elementos principales del trago. Así, por ejemplo, el agave fregaria consiste en mezcal (agave), fresa (fregaria), kiwi, hierbabuena, Campari, Grand Marnier, toronja y jarabe de naranja. A pesar de sus innecesarios y complicados nombres, los cocteles y los tés con alcohol (tanto calientes como fríos) son bastante buenos, y, en general, las combinaciones resultan inesperadamente agradables. Sin embargo, al alejarse de su enfoque principal el concepto del lugar empieza a fallar.

Además de sus cocteles y de ofrecer cervezas artesanales (una de la casa está entre sus planes a corto plazo), el Linneo tiene una carta de comida. De acuerdo con lo que me explicó el gerente del lugar, está influenciada por las cocinas francesa y asiática, pero con un twist mexicano.

En mi experiencia, los platillos “gourmet” que pedí resultaron olvidables: el beef dip –hecho con ingredientes caseros y sin conservadores– estaba bastante insípido, y el cangrejo de las quesadillas simplemente no tenía buen sabor.

Además de funcionar como bar, en el segundo piso de esta casa de los años 40 se encuentra la galería Primate, con piezas poco memorables que honestamente no vale la pena visitarla, a menos de que pases por curiosidad después de ir al baño, en ese nivel. En general, la falla más grande es la de querer ser todo: un lugar de mixología elevada y un bar de barrio, que idealmente sea la primera opción en la que pienses cuando estés en la zona.

Aunque por el momento la apuesta no acaba de cuajar, con los ajustes necesarios (en la cocina, la curaduría de la galería y la música cuando no hay djs, que en ocasiones llega a ser de ese house y chill out pasado de moda), el Linneo puede llegar a ser un gran bar, algo que realmente hace falta en esa calle.

Nombre del lugar Linneo
Contacto
Dirección Michoacán 121
Condesa
México, DF
06140
Horas de apertura Mar-sáb 6pm-2am
Transporte Metro Juanacatlán
Precio Consumo promedio por persona $350
LiveReviews|0
1 person listening