Angelología: utopía y ángeles

Arte, Fotografía
Recomendado
  • 4 de 5 estrellas
0 Me encanta
Guárdalo
 (Foto: Cortesía Galería Nina Menocal)
1/6
Foto: Cortesía Galería Nina Menocal
 (Foto: Cortesía Galería Nina Menocal)
2/6
Foto: Cortesía Galería Nina Menocal
 (Foto: Cortesía Galería Nina Menocal)
3/6
Foto: Cortesía Galería Nina Menocal
 (Foto: Cortesía Galería Nina Menocal)
4/6
Foto: Cortesía Galería Nina Menocal
 (Foto: Cortesía Galería Nina Menocal)
5/6
Foto: Cortesía Galería Nina Menocal
Emilia Kabakov (Foto: Cortesía Conaculta)
6/6
Foto: Cortesía Conaculta

Cuando en la Unión Soviética se soñaba con el mejoramiento de la sociedad a través de la igualdad de condiciones, una pareja de artistas rusos, Ilya y Emilia Kabakov, soñaban con el humano perfecto e ideal: un ángel.

Este contexto no es gratuito. Mientras otros miembros de la URSS fijaban su mirada artística hacia la sociedad occidental y a la opresión del comunismo, los Kabakov buscaban un humanismo universal desligado del pesimismo y las dificultades del siglo XX. Ellos veían una sociedad utópica en la que los ángeles (algunas veces seres celestiales; otras, ciudadanos comunes con el objetivo de mejorar al mundo) están presentes en la cotidianidad de la sociedad.

El trabajo curatorial de José Manuel Springer reúne 41 piezas de Ilya y Emilia. Instalaciones (con sus respectivos bocetos y planos), pinturas, ilustraciones e historias sobre la utopía que ellos visualizan, además de las alas con plumas blancas (que no podían faltar), producen un ambiente celestial en el Antiguo Colegio de San Ildefonso.

Dentro de las piezas, destacan las impresiones en tela de pinturas de Ilya. Algunos trabajos, como El libro interesante (2002), muestran escenas cotidianas inmersas en un aura de calma y pureza. Detrás de éstas, el espectador puede encontrar alas de ángeles en papel con las que se explica la presencia de lo místico más allá de la visión común.

En Fuentes, otra de las obras, se hace un recorrido en 20 páginas a través de la figura de un hombre duchándose, hasta obtener sus alas de agua y verlas desvanecerse al mismo tiempo. El estilo y color que brindan las acuarelas añaden vida a esta serie.

Dentro de las instalaciones presentadas está El ángel caído (2005), una metáfora sobre la caída de los ídolos soviéticos y, al mismo tiempo, de las adversidades e ilusiones de una sociedad al desintegrarse. Los ángeles pueden salvar al mundo, pero sus actos llegan a ser también ineficaces.

Esta retrospectiva de los artistas rusos está llena de metáforas a partir de las figuras angelicales en las que se destaca el mérito artístico de los Kabakov.

Por Fernando Torres

Publicado

LiveReviews|0
1 person listening