Consumption. Prix Pictet

Arte, Fotografía
Recomendado
  • 4 de 5 estrellas
0 Me encanta
Guárdalo
 (Foto: Cortesía Munal)
1/11
Foto: Cortesía Munal

My Things No. 1. Hong Hao

 (Foto: Cortesía Munal)
2/11
Foto: Cortesía Munal

Honda wheel. Adam Bartos.

 (Foto: Cortesía Munal)
3/11
Foto: Cortesía Munal

Project Family #10. Motoyuki Daifu.

 (Foto: Cortesía Munal)
4/11
Foto: Cortesía Munal

Almerisa, Leidschendam, 19 March 2000. Rineke Dijkstra.

 (Foto: Cortesía Munal)
5/11
Foto: Cortesía Munal

Coronado Feeders. Mishka Henner.

 (Foto: Cortesía Munal)
6/11
Foto: Cortesía Munal

Bifurcación / Junction. Juan Fernando Herrán.

 (Foto: Cortesía Munal)
7/11
Foto: Cortesía Munal

Sin título. Boris Mikhailov.

 (Foto: Cortesía Munal)
8/11
Foto: Cortesía Munal

Sin título. Abraham Oghobase.

 (Foto: Cortesía Munal)
9/11
Foto: Cortesía Munal

Panorama. Mid-Atlantic. Voyage 167 of the container ship M/V Sea-Land Quality from Elizabeth, New Jersey, to Rotterdam. Allan Sekula.

 (Foto: Cortesía Munal)
10/11
Foto: Cortesía Munal

The Love Doll / Day 26 (Shoes). Laurie Simmons.

 (Foto: Cortesía Munal)
11/11
Foto: Cortesía Munal

Lebensmittel. Michael Schmidt.

El arte retrata los fenómenos y problemáticas con las que el ser humano convive, ya sea para lanzar críticas o capturar un momento histórico determinado. El certamen de fotografía Prix Pictet surgió en 2008, como una iniciativa del banco suizo Grupo Pictet, para promover expresiones artísticas que trataran temas de sostenibilidad.

En 2014 el tema elegido para inspirar a los participantes fue el consumo. Por primera vez en Latinoamérica, somos testigos de la muestra que compila los mejores trabajos de los 11 finalistas del concurso. Aunque el Museo Nacional de Arte se caracteriza por albergar una impresionante colección de arte clásico, con Consumption le abre un espacio a la fotografía contemporánea con la intención de capturar la mirada de públicos más jóvenes.

La exposición incluye 109 obras que reflejan diferentes aspectos del consumo, el capitalismo y los efectos del modelo económico que rige al mundo.

Al entrar a la sala nos recibe un cuadro monumental de Hong Hao, un fotógrafo chino que en su serie My things realiza un diario visual de todos los artículos que usa desde hace 12 años. Escanea cada cosa y después crea collages en los que ordena y categoriza los elementos.

En la sala contigua se puede apreciar el trabajo de Adam Bartos, cuyas fotografías están inspiradas en las ventas de garaje y bazares de pulgas. Su obra versa sobre la utilidad que algunas personas le dan a objetos de desecho o de segunda mano.

Por su parte, Boris Mikhailov retrata los cambios, a lo largo de 10 años, en su ciudad natal Jarkov, Ucrania con Té café capuchino. Otro artista que se dio a la tarea de recabar testimonios de su entorno es Juan Fernando Herrán, cuya obra recapitula imágenes de la zona fronteriza entre los grupos rurales y urbanos de Bogotá.

Llaman la atención los autorretratos del nigeriano Abraham Oghobase, quien reflexiona sobre el marketing de guerrilla tomándose fotos en los anuncios y grafitis de los muros de Lagos, Nigeria.

Michael Schmidt, el ganador del concurso, creó una serie monumental sobre la industria alimenticia. Su trabajo no se inclina por alguna postura en favor o en contra de los modos de consumo, lo mismo captura cestas de pan o campos de maíz que vacas y desechos. El fotógrafo falleció el 24 de mayo de este año, a tan sólo tres días de ser galardonado en este concurso con 100 mil francos suizos.

Casi al final de la exposición nos encontramos con la propuesta de la holandesa Rineke Dijkstra. Esta serie, la más larga de las artista hasta la fecha, consiste en retratos de una chica de Bosnia llamada Almerisa. Documenta la transición en su vida desde los cinco años de edad y muestra cómo fue su adaptación a una nueva cultura, así como la forma en la que construye su identidad.

Para cerrar la visita nos topamos con The Love Doll, de Laurie Simmons. Su proyecto consistió en capturar su relación con una muñeca del amor, reinterpretar un objeto que fue pensado para darle placer a los hombres como un ente con personalidad.

Los amantes del arte fotográfico encontrarán propuestas interesantes, tanto en el manejo de técnicas como en los conceptos que inspiraron a los concursantes del certamen. Es una gran opción para adentrarse en el panorama internacional de la fotografía y conocer como nuestros hábitos y realidades no son tan lejanas a pesar de vivir en diferentes latitudes.

Por Alejandra Villegas

Publicado

LiveReviews|0
2 people listening