0 Me encanta
Guárdalo

Fuentes secas refrescan al DF

Los niños han tomado posesión de ellas. Visitamos 3 en el centro que son la delicia de niños y algunos mayorcitos

Plaza de la República

Con la remodelación de 2010 se cambió el pavimento, se reordenó la vegetación y se instaló esta fuente seca, tomada por asalto desde los primeros días por niños y jóvenes. La fuente tiene 100 chorros de agua y funciona de las 11 de la mañana a las 6 de la tarde, activándose los primeros 20 minutos de cada hora. Entre las 7 y las 10 de la noche, su funcionamiento es continuo. Los lunes se mantiene apagada por mantenimiento. Por la noche se ilumina de colores, así que prepara la cámara para muchos momentos instagrameables. El proyecto, junto con el corredor peatonal Madero, fue reconocido internacionalmente con el VIII premio Bienal Iberoamericana de Arquitectura y Urbanismo.

Leer más
Tabacalera

Alameda Central

Hace 421 años, el virrey Luis de Velasco ordenó la construcción de un espacio que contribuyera al embellecimiento de la ciudad y al recreo de sus habitantes. Las obras comenzaron un año después, en 1593, y su nombre deviene de los álamos blancos que se sembraron en un terreno recuperado tres décadas atrás, tras la desecación del lado sur de la laguna. Aunque desde el origen de estos espacios, álamos y parque se fundieron como sinónimos y hay alamedas (jardines) sin estos árboles. Aquí se celebraba la fiesta de Independencia en la década de 1820. 20 años más tarde, entre 1847 y 1848, el ejército estadounidense instaló un cuartel. Sí, muchos han sido los cambios, desde verjas que impedían visitarla de noche –pese a que desde 1898 era iluminada por 2 mil bujías eléctricas–, hasta una librería. Además, existieron varios proyectos que no se llevaron a cabo, de personalidades como Federico E. Mariscal, Miguel Ángel de Quevedo y Adamo Boari, como un quiosco de cristal, una cafetería y nevería, un invernadero e incluso una montaña rusa, proyectada en 1891. A finales de 2012, el parque público más antiguo de la ciudad recibió una manita de gato que incluyó dos fuentes bailarinas, así como fuentes secas en las glorietas de las Ninfas, donde es común ver a menores empapándose en los túneles de agua que les dan forma. Su sistema automatizado permite programar cada chorro a diferentes alturas, un verdadero espectáculo gracias a su sistema de iluminación. Otro detalle importante está en el

Leer más
Centro

Plaza Tlaxcoaque

Tanto el proyecto como la obra los llevó la Autoridad del Espacio Público, con ideas y aportaciones del Fideicomiso Centro Histórico. Se consiguió un donativo del gobierno de la República de Azerbaiyán con el que se pagó la mayor parte de la inversión -unos 65 millones de pesos aproximadamente. En la plaza hay nuevos jardines, iluminación y fuentes como las que hay en la Plaza de la República. También se crearon más pasos peatonales y una cicloestación de Ecobici. La pequeña iglesia del siglo XVII la restauró Conaculta hace dos años. Además este espacio público conecta con el Zócalo a través de un nuevo carril para bicicletas que va por 20 de Noviembre. Por su ubicación, es considerada la entrada sur al Centro Histórico, aquí encontramos una fuente seca que tiene 12 metros de diámetro y 73 chorros de agua que alcanzan 20 metros de altura. También está la ermita de la Concepción de Tlaxcoaque, una pequeña capilla barroca del siglo XVII, una de las más antiguas de la ciudad, construida con piedra volcánica. Cuenta con dos taludes verdes para presentaciones musicales, de teatro y danza. Como parte de las obras de restauración, se colocó una escultura en memoria de la matanza de Jodyalí, en la que más de 600 personas fueron asesinadas en 1992. A tres cuadras, en Bolívar y Netzahualcóyotl, está la plaza de San Salvador El Seco, la más pequeña del Centro Histórico con sus 234 metros cuadrados. El templo que le da nombre data del siglo XVIII. Con información de Octavio Cárdenas

Leer más
Centro

Comentarios

0 comments