0 Me encanta
Guárdalo

Ilustradores del DF

Un grupo de ilustradores capitalinos pone en alto la gráfica mexicana. Entrevistamos a quienes, con proyectos independientes de alta calidad, mueven el lápiz en el DF

Abril Castillo

Una de las creadoras del colectivo El Ilustradero nos platica sobre su afición por dibujar piñas y macetas Estudiaste letras hispánicas, ¿cómo llegaste a la ilustración?Desde niña me gustaba pintar. Cuando acabé la carrera en Letras quería estudiar Arte y en lo que me titulaba encontré un diplomado en ilustración. Entonces, comencé a trabajar en la editorial SM, ahí conocí muchos libro-álbums y me di cuenta que me gustaban muchísimo. En el diplomado hice muchos amigos y juntos comenzamos el proyecto de El Ilustradero. Entré en el mundo de la gestión artística que también me interesó, nunca lo había hecho, pero es bonito difundir el trabajo de los demás.¿Cómo crearon El Ilustradero?Mario Rosales, Anabel Prado y Jorge Mendoza tenían un despacho de ilustradores que se llamaba Triveroquio, a ellos se les ocurrió tener un stand en la Feria Internacional del Libro Infantil y Juvenil (FILIJ). Armamos un proyecto colectivo y lo presentamos con la idea de difundir y promocionar el trabajo de los ilustradores.¿En qué faceta del proyecto se encuentran actualmente?Siempre hemos querido generar vinculación entre ilustradores de todo el mundo, por eso lo que más nos interesa son los proyectos editoriales colectivos. El esfuerzo más grande que hicimos, y que ha salido muy bien, fue el Catálogo Iberoamericano. Lo presentamos en la FIL de Guadalajara y a Fundación SM. La exposición ha podido viajar a España y a todo Latinoamérica. A lo mejor es muy poético el rollo bolivariano pero es real, s

Leer más

Santiago Solís

El creador del estudio Mano de Papel nos platica sobre su travesía por el dibujo ¿Cuál fue tu primer acercamiento con la ilustración?Uno siempre dibuja de niño, bien o mal, por gusto o por necedad. Yo soy el más chico de cuatro hermanos y mi mamá era muy aprehensiva, así que no nos dejaba salir a jugar a la calle. Mi hermano y yo nos poníamos a dibujar en las tardes. Él era fan de Robotech, grababa los capítulos en VHS y nos juntábamos para dibujar los robotitos cuando le ponía pausa a la imagen.¿Cuándo decidiste dedicarte a ello profesionalmente?En la universidad conocí a un ilustrador que fue mi maestro, Gerardo Suzán. Él me invitó a ayudarlo en su taller. Después vine al DF a estudiar diseño editorial en el INBA y me encontré con Alejandro Magallanes, quien me invitó a colaborar con él. Cuando terminé la carrera en el INBA, me regresé a Durango y puse el estudio de diseño Mano de papel. Como nadie me conocía lo primero que hice fue ponerme el reto de hacer 100 piezas en 100 días y ahí empezó todo. Esa serie de ilustraciones me abrió un montón de puertas y ha sido el detonante de muchas otras cosas. Tu estilo de ilustración es difícil de definir, ¿tú cómo lo describirías?Yo me baso mucho en lo cotidiano, creo que la mayoría de las ideas buenas están ahí, desde las cosas que escuchas en la calle hasta las que puedes ver. Es tan simple como observar a una persona gorda que pasó junto a un perro gordo. Eso crea un misterio: ¿por qué se parecen?. Son pequeñas conexiones que yo

Leer más

Juan Palomino

Platicamos con el ganador del IV Catálogo Iberoamericano de Ilustración ¿Cómo fue el brinco de la carrera de filosofía a la ilustración?Mi caso no es una historia de convicción. De pequeño ni siquiera leía literatura para niños, me gustaba saber sobre dinosaurios. Estudié filosofía porque es lo que existencialmente me gusta, pero en algún momento me di cuenta de que la academia no era para mí. Siempre dibujé bien, pero no sentía la confianza de ser artista. Un punto medio, que no era tanto reto para mi autoestima y mi confianza, era hacer ilustración. Ahí descubrí un interés genuino en interpretar textos mediante imágenes. Encontré una forma de expresar todo lo que había aprendido (o desaprendido) en la carrera. En ese transcurrir, accidentado y casual, todo cayó en su lugar. Si no hubiera estudiado filosofía no haría la ilustración que hago.Trabajaste con el ilustrador Gabriel Pacheco, ¿fue una especie de mentor?Es alguien muy importante porque compartimos la manera de pensar en metáforas en el momento de ilustrar. Él siempre dice: "Técnicamente siempre habrá un ilustrador mejor que tú, pero lo que tú puedes dar y es único no es técnica".¿Te interesa que tu trabajo tenga un contenido político o social? Lo político siempre está cuando emites un juicio, cuando hablas de cómo ves el mundo o cómo te gustaría que fuera. Dedicar tu trabajo y esperar que lo lean y que lo interpreten ya tiene implicaciones, pues buscas sensibilizar a otros. Por otro lado, cuando quieres darle un co

Leer más

Richard Zela

Este ilustrador destaca por su técnica detallada y su afición por los temas de ciencia ficción Estudiaste diseño en la ENAP, ¿en qué momento decidiste dedicarte a la ilustración?En la secundaria. Tenía un compa al que le gustaban mucho los cómics, él me dijo que había una carrera donde te podías dedicar a dibujar, era diseño gráfico o artes. Desde ahí traía la espinita.Tu estilo tiene toques de fantasía y tu técnica es muy detallista.Yo crecí viendo películas de horror, ésas de permanencia voluntaria en el canal cinco como La mancha voraz, La dimensión desconocida o cualquiera de zombies. En la prepa leí cómics de ciencia ficción y libros de Ray Bradbury. Por eso me gustan los temas fantásticos que hacen una parodia o una realidad multiplicada y a la vez son muy críticos. Trato de llevar todo eso a la ilustración, no sólo en el contenido sino también en la estética, que sea un tanto realista.Has estudiado con varios ilustradores, ¿cuáles han dejado huella en tu estilo?Los primeros talleres que tomé fueron de ilustración científica. En este tipo de dibujo no puedes reinterpretar lo que ves, tienes que trazarlo tal cual es, de ahí mi cuidado en la técnica. Después, tomé clases con un ilustrador muy bueno, Aldi de Oyarzábal, él me enseñó cómo dibujar una línea con calidad, cuál debe ser el peso de la mano y qué fuerza debes imprimirle a la hora de ilustrar.Se cree que el trabajo del ilustrador es muy solitario, ¿es así tu caso?Regularmente sí, justo ahorita no tanto porque esto

Leer más

Abraham Balcázar

Platicamos con uno de los creadores de la Asociación Mexicana de Ilustradores (AMDI) ¿Cómo fue que decidiste dedicarte a la ilustración?Mi familia es de músicos y yo soy músico. Antes de entrar a la universidad estaba seguro de que me dedicaría a ello. Hice el examen para entrar a la Escuela Nacional de Música y poco antes de que salieran los resultados pedí que cambiaran mis datos y pusieran diseño como primera opción. La verdad es que dibujaba más o menos bien, el primer año de la carrera no me acostumbré, pero regresando de la huelga hubo un click y realmente me empezó a ir muy bien.¿Cómo se concibió la idea de crear la Asociación Mexicana de Ilustradores?Empezó como un chiste de Enrique Torralba (también ilustrador), él publicó el nombre en un grupo de ilustradores en Facebook: "¿A qué les suena Asociación Mexicana de Ilustradores?", a partir de ahí se desataron mil y un comentarios y se organizó la primera asamblea hace dos años (2011) a la que llegaron alrededor de 100 personas.La asociación es una historia muy vieja, se intentó crear en la época de Felipe Dávalos, después lo hizo la generación de Fabricio Vandenbroeck, Mauricio Gómez Morín y Gerardo Suzán, hubo otros intentos aislados pero siempre había estado rondando el fantasmita de la asociación entre los ilustradores. Lo más chistoso es que en cuanto se creó, nos cayeron un buen de invitaciones sin buscarlas, nos empezaron a pedir colaboración con IBBY, CANIEM, Casasola, Filij.¿Consideras que ya tienes un estilo

Leer más

Ixchel Estrada

Es muy fácil identificar tu estilo collage. ¿Cómo lo logras?Considero que el estilo es como tu apellido, es un asunto inherente a ti. En mi caso resultó porque desde siempre me ha costado mucho trabajo representar las cosas de manera real. Una cosa es lo que tengo en la cabeza y otra cosa es la realidad y cómo mis manos funcionan para crearla.Imagino tu taller como una enorme mercería. ¿Cómo seleccionas las cosas que en un collage se volverán una textura o un color?Todo parte de una colección. Hay cosas que me guiñan el ojo, por el color o la textura. Me hice una carrera de "acumuladora". Guardo todo en mi cabeza, como un disco duro. Así recuerdo qué tengo: latas, corchos, recortes. Todo parece basura, pero al final el material que guardo lo uso de acuerdo al tema. Así, de pronto, ya tengo un libro.En tus ilustraciones se nota que eres detallista con los materiales que seleccionas. ¿Cuál ha sido el más inusual que has utilizado?Tengo unas ilustraciones que hice pegando chicles. Comencé a coleccionar porque mi mamá también lo hacía. Ella creó una libreta roja en la que recortaba revistas, pegaba los recortes y luego me los enseñaba. Incluso, una vez mi mamá me quiso contar la historia de un alacrán y como no encontró estampita, pegó uno real con cinta.También te dedicas al arte-terapia. ¿En qué consiste?Sí, doy clases en la universidad La Salle, de Pachuca. Es un tipo de terapia que utiliza como método cualquier formato artístico, como la musicoterapia. La cuestión es que no t

Leer más

Comentarios

0 comments