0 Me encanta
Guárdalo

Michael Stipe, el hombre que hizo sonreír a Patti Smith

Platicamos con el cantante de R.E.M. y fotógrafo de Two Times Intro: On the Road with Patti Smith

Es un poco evasivo, un poco incomprendido, un poco atormentado, y aún más adorado por todo lo anterior. Él es, por supuesto, Michael Stipe, el vocalista de R.E.M. El cantante se arriesga en un nuevo territorio con Two Times Intro: On the Road with Patti Smith, un libro de fotografías que tomó en 1995 mientras estaba de gira con Smith.

Se llama Two Times Intro (Intro dos veces). ¿Existe una historia detrás de este título?
En realidad no. Es una referencia musical. Es el típico momento torpe en el que entra un cantante (en una canción). Sin embargo, también significa que (Patti Smith) se alejó de las presentaciones en vivo durante mucho tiempo y en esencia era su reintroducción a presentarse con una banda en concierto. Me sentí muy afortunado por estar ahí.

En el texto, describes "haber conocido" a Patti Smith en las páginas de la revista Cream, en 1975, cuando tenías sólo 15 años. ¿Cómo fue para ti hacerte amigo con uno de los iconos de tu juventud y después colaborar con ella en este libro?
Creo que había superado la cosa del icono incluso antes de conocerla, pero me aterraba un poco que la química fuera muy mala –que no nos cayéramos bien para nada– y que faltara algo. Sin embargo, se dio una chispa instantánea. Sin alardear demasiado, hay gente con la que simplemente tienes una conexión y tuvo más que ver con quienes somos como personas que con lo que hemos hecho con nuestras vidas.

Enseguida noté algo raro, muchas de las fotos capturan a Patti Smith sonriendo plácidamente. En una, trae broches en el pelo, y parece una colegiala de 12 años.
Sí, esa es mi foto favorita en todo el libro y también es la suya. No pensarías que tiene un profundo sentido del humor, pero en persona es instantáneo. Tal vez se trató de la proximidad, la cercanía que experimentamos mientras la corta temporada en que abrió conciertos de Dylan lo que hacían que se dejara ver un poco más de quien es en realidad... Vaya, dije algo articulado. Probablemente pude haber resumido eso en unas cuatro palabras.

Tienes una teoría que dicta que la altura de un fotógrafo afecta su trabajo...
(Risas) Esa es una broma que hago con Anton Corbijn, quien ha fotografiado mucho a R.E.M. Es un gran amigo y una inspiración, y mi vecino es Carl Martin, un fotógrafo del Guggenheim. Ambos miden 1.95, y podría jurar que sus fotos son diferentes (de las de otras personas) porque simplemente ven a la gente de forma diferente. Yo tengo una altura promedio, mido 1.72. Creo que puedo atribuirlo a esos 20 centímetros.

Con todo el éxito que has tenido, ¿qué es inalcanzable para ti?
Esa es una pregunta muy filosófica. En realidad no estoy seguro de cómo responder (hace una pausa). Cuando encuentras todo lo que has buscado, probablemente no haya razón suficiente para seguir, entonces existe una razón para que esas cosas se mantengan como inalcanzables. La felicidad y la satisfacción supremas y extremas, esas las encuentras en pequeños detalles y pequeños momentos cada día. Supongo que eso es lo que nos anima durante la vida. Guácala, durante un segundo me sentí como Jonathan Livingston Seagull (personaje de la novela de superación personal Juan Salvador Gaviota, de Richard Bach). No me gustaría ser él.

Traducción de Daniela Valdez

Comentarios

0 comments