Olga Costa. Apuntes de naturaleza 1913-2013

Arte, Pintura
Recomendado
  • 4 de 5 estrellas
0 Me encanta
Guárdalo
 (Cortesía Bellas Artes)
1/9
Cortesía Bellas Artes
 (Cortesía Bellas Artes)
2/9
Cortesía Bellas Artes
 (Cortesía Bellas Artes)
3/9
Cortesía Bellas Artes
 (Cortesía Bellas Artes)
4/9
Cortesía Bellas Artes
 (Cortesía Bellas Artes)
5/9
Cortesía Bellas Artes
 (Cortesía Bellas Artes)
6/9
Cortesía Bellas Artes
 (Cortesía Bellas Artes)
7/9
Cortesía Bellas Artes
 (Cortesía Bellas Artes)
8/9
Cortesía Bellas Artes
 (Cortesía Bellas Artes)
9/9
Cortesía Bellas Artes

Aunque su nombre no suene tanto como el de Frida Kahlo o María Izquierdo, Olga Costa fue una de las principales pintoras mexicanas que plasmó su predilección por el naturalismo. También se interesó en los temas surrealistas y marcó distancia de los asuntos políticos propios de su generación (1913-1993).

De padres rusos y nacida en Alemania, Kostakowsky cambió su apellido a Costa y se nacionalizó mexicana. Su técnica la aprendió de José Chávez Morado, quien fuera su maestro en la Escuela Nacional de Pintura y con quien contrajo matrimonio en los años treinta.

La selección que se presenta en el Museo del Palacio de Bellas Artes busca acentuar la individualidad artística de la pintora, aislándola en esta ocasión de su pareja sentimental Chávez Morado, con quien comparte un museo de arte en Guanajuato.

Compuesta por 73 piezas, esta exposición –curada por Juan Rafael Coronel Rivera– incluye óleos y dibujos de la autora donde se muestran retratos, autorretratos, paisajes y naturalezas muertas.

“La obra, dividida en cinco núcleos, se sustenta en los procesos ideológicos y creativos que la artista desarrolló por más de cinco décadas de producción”, señala el curador.

La exposición no busca ser una retrospectiva. Recibe al espectador en la primera sala con una deslumbrante imagen de la pintora tomada por el fotógrafo Manuel Álvarez Bravo en 1930, para dirigirlo después en un recorrido de cuatro salas donde se incluyen algunas de sus obras más significativas como “La vendedora de frutas” o “Las bañistas”.

En esta selección se podrán apreciar las cualidades de su pintura, de la cual resalta una elaborada gama cromática, su predilección por la naturaleza y temas costumbristas, aunque con ciertos tintes de exotismo y folclor.

Costa, quien fuera bautizada por Carlos Mérida como “el ángel blanco de la pintura mexicana”, se convirtió en 1990 en la primera mujer en recibir el Premio Nacional de Ciencias y Artes.

A través de esta exposición se conmemoran los 100 años de su natalicio y las dos décadas de su deceso.

Por Claudia Pretelín

Publicado

Teléfono del evento 5130 0900
Sitio web del evento http://www.museopalaciodebellasartes.gob.mx
LiveReviews|0
1 person listening