0 Me encanta
Guárdalo

Que me entierren con narco corridos

Las historias de los gruperos asesinados

La noche del 15 de mayo de 1992, el público asistente al Salón Bugambilias disfrutaba de la presentación de "Chalino" Sánchez hasta que el ídolo de la música de banda recibió lo que parecía ser otra más de las peticiones para que interpretara una canción.

Asustado, según cuenta el autor, "Chalino" se baja del escenario y se va. Su cadáver aparece a las 6am del 16 de mayo. Así comienza Que me entierren con narcocorridos, libro que recopila hechos criminales –de intimidaciones a asesinatos– contra músicos de ranchero, norteño y banda, géneros mal ligados al crimen organizado. Pese a lo sórdido del tema, lo cierto es que la "investigación" parece floja, más interesada en lo que "dicen que dijeron" y en la recuperación de información reproducida por los medios, vía búsquedas en el ciberespacio. Aunque, quizá por morbo, el tema atrapa y uno se lee hasta la última página.

Lo que provoca verdadero temor es el descubrir que de los 46 casos descritos, únicamente tres fueron antes de la actual administración federal. Sirva, al menos, de homenaje por las víctimas.

Que me entierren con narco corridos
Edmundo Pérez
Grijalbo, 2012


Comentarios

0 comments