0 Me encanta
Guárdalo

Recintos culturales amigables para bastones y sillas de ruedas

Si el museo no va a la gente con discapacidades, tiene que ocurrir lo contrario, ¿no es así? Aquí algunos buenos ejemplos

Museo Nacional de San Carlos

Camino a Damasco y El cristo de la piedad forman parte de la pequeña pero reveladora exhibición de la Sala Táctil. Se trata de réplicas hechas en relieve con tela, cabello y otros materiales que brindan una perspectiva distinta del arte “no sólo para personas impedidas de la vista, sino también para niños, personas con discapacidades intelectuales e incluso normovisuales”, explica Margarita Jiménez, jefa de servicios educativos del museo. El plan original contemplaba 18 obras, pero por el momento sólo hay cuatro.

Leer más
Tabacalera

Biblioteca de México

También lleva el nombre del exsecretario de Educación, pero no se trata de la megabiblioteca ubicada en Buenavista. Este recinto está en La Ciudadela, junto al Metro Balderas. El proyecto estrella en cultura del sexenio pasado realmente consideró la lectura más allá de la vista, con la instalación de una sala para personas con discapacidad visual. Sus pisos son antiderrapantes y cuentan con equipo para escuchar programas parlantes, además de impresión en el sistema Braille.

Leer más
Centro

Museo Memoria y Tolerancia

En agosto de 2011, recibió una certificación de accesibilidad a las funciones y servicios en sus instalaciones, tras una evaluación de la Facultad de Arquitectura de la UNAM y la organización Libre Acceso. Cuenta con rampas, elevadores y señalización en sus distintas salas. El cedulario del museo está en Braille y los videos de exhibición tienen subtítulos pensados para personas con debilidad auditiva. Esta infraestructura contribuye enormemente al objetivo general del recinto: promover la tolerancia y enfrentar la discriminación.

Leer más
Centro

Comentarios

0 comments