Taco de ojo. Erotismo popular

Arte, Arte popular
  • 3 de 5 estrellas
0 Me encanta
Guárdalo
 (Foto: Cortesía Museo Nacional de Culturas Populares)
1/6
Foto: Cortesía Museo Nacional de Culturas Populares
 (Foto: Cortesía Museo Nacional de Culturas Populares)
2/6
Foto: Cortesía Museo Nacional de Culturas Populares
 (Foto: Cortesía Museo Nacional de Culturas Populares)
3/6
Foto: Cortesía Museo Nacional de Culturas Populares
 (Foto: Cortesía Museo Nacional de Culturas Populares)
4/6
Foto: Cortesía Museo Nacional de Culturas Populares
 (Foto: Cortesía Museo Nacional de Culturas Populares)
5/6
Foto: Cortesía Museo Nacional de Culturas Populares
 (Foto: Cortesía Museo Nacional de Culturas Populares)
6/6
Foto: Cortesía Museo Nacional de Culturas Populares

Curada por el escritor y fotógrafo Juan Coronel, Taco de ojo. Erotismo popular es la primera exposición erótica de su estilo. A pesar de vivir en pleno siglo XXI, en nuestro país aún existen muchos tabúes sobre el erotismo, que se rompen precisamente en esta muestra conformada por 860 piezas de la cultura popular, desde figuras prehispánicas hasta cuentos vaqueros.

La exposición se divide en tres partes. En la primera se contextualiza la concepción del sexo en las culturas prehispánicas, en las cuales la figura del falo era una muestra de poder y las vaginas de barro eran símbolos de fertilidad.

Aunque parece una broma, entre las piezas prehispánicas encontrarás una hecha actualmente. Se trata de un caballito de vidrio con una teibolera de plástico o un llavero en forma de pene, que rompe con la temporalidad y el lugar común.

La segunda sala es bastante amplia, aquí encontrarás máscaras talladas en madera con forma de pene o vagina, figuras de barro copulando, diablos con pene hechos de hueso y las clásicas tazas en forma de seno o del miembro viril que venden en la zona de recuerdos de todos los lugares turísticos del país.

Para finalizar, en la sala dedicada al sexo y la visión religiosa se muestran el mito de Adán y Eva, el de San Lorenzo, los famosos exvotos de compadres que casi son atrapados con la comadre y los diablos que violan jóvenes vírgenes.

En la exposición se reinterpreta y reflexiona sobre el sexo en la cultura. Además de desinhibida, resulta muy divertida, ya que aborda al sexo como lo que es, un proceso natural, en el que los penes, las vaginas, las filias y las perversiones son el pan de cada día.

Por Gil Camargo

Publicado

LiveReviews|0
2 people listening