0 Me encanta
Guárdalo

Tatuajes callejeros

Salimos en busca de los íconos más característicos de la ciudad

Edificio Ermita  (Gil Camargo)
1/4
Gil Camargo
Grupo Modelo (Oswaldo Ramirez)
2/4
Oswaldo Ramirez
Malla de construcción (Oswaldo Ramirez)
3/4
Oswaldo Ramirez
Parroquia Esperanza de María  (Oswaldo Ramirez)
4/4
Oswaldo Ramirez

Tan bella ciudad merece su corona
Durante buena parte del siglo pasado, esta cervecera remató muchos edificios con luminosas insignias de honor y dignidad que forman parte de su logo y de las cuales queda exclusivamente el recuerdo. Se conserva la ubicada en su fábrica de la Anáhuac, inaugurada en 1925. Todo un clásico citadino. Aquí también podrás apreciar enormes alambiques, que de verlos hasta da sed.

Destaca que una efigie tan local sea ahora propiedad de una compañía belga, prueba inequívoca de un siglo globalizado. Ignoramos si existen planes para sustituir las coronas por la estrella de Budweiser. Imaginemos, por un momento, todos esos estadios, bardas, vallas y tienditas que hoy tienen esa clásica "C", con la "B" roja de la cerveza típicamente estadounidense. De ser así, la Ciudad de México no sólo asumirá una dimensión mundial, ¡parecería una ciudad extranjera!

Mejor empieza a practicar tu inglés para el próximo festival musical patrocinado por ellos. Si quieres conocer estas instalaciones antes de que se complete la compra -con suerte te permiten la degustación-, manda un correo a Marco Antonio Cervantes Ramírez visitas@gmodelo.com.mx Lago Alberto 156, Anáhuac.

La botella más grande de la urbe
El arquitecto Juan Segura inauguró este inmueble hace casi 80 años. Antes había una ermita que, más allá de su valor sagrado, era referencia y punto de encuentro; de ahí su nombre. La construcción, que ocupa un terreno de 1,390 metros cuadrados y da cabida a una sala de cine, al teatro Hipódromo Condesa, dos restaurantes y 78 departamentos, es característica de la arquitectura art decó.  Cuentan los vecinos que el primer anuncio que se colocó en su fachada fue de la alguna vez famosa zapatería Canadá, marca que, además, estigmatizó por décadas una esquina de Insurgentes. Ahora una refresquera convierte su imagen en parte de la identidad local, aunque no es una referencia tan significativa como el santuario que alguna vez estuvo ahí. Revolución esq Jalisco, Tacubaya.

Un pavo mesero y archienemigo de los pollos
En sus años de gloria era frecuentado por políticos y artistas. Ahora, 60 años después, es sólo una fachada con una manta que anuncia hornos industriales y refrigeradores. El coronamiento del edificio era el logo del restaurante: un simpático guajolote vestido de saco naranja y pajarita negra llevando un platón con un pollo rostizado; ¡sí, un guajolote llevando un pollo rostizado!, pero no era cualquier galliforme, aquel corrió a cuenta del caricaturista Abel Quezada. Así pagó su consumo.

Cuando era niño, Alejandro Velis, director de escena y maestro de actuación del CNA, frecuentaba Los Guajolotes con su familia: "Las tortas de pavo eran las mejores. El arroz, las verduras en vinagre, el pavo con mole; todo era delicioso. Me entristeció mucho pasar por ahí hace poco y ver que se había convertido en una venta de garaje de artículos de cocina". Insurgentes Sur esq San Antonio, Nápoles.

¡Santos íconos, Batman!
Ambas en el número 400 de sus respectivas calles, pero con 50 años de diferencia y estilos disímbolos. La primera es conocida como "Nuestra Señora del Tránsito", por los brazos extendidos de la mística figura que remata su bóveda central.  La segunda es llamada "la de la paloma", pues esta representación de lo divino fue utilizada como inspiración. Dicen que es copia de una capilla en Ronchamp, Francia, de Le Corbusier, un clásico de la arquitectura moderna. Iglesia del Purísimo Corazón de María. Gabriel Mancera 415, Del Valle. Parroquia Esperanza de María en la Resurrección de Jesús. Alborada 430, Tlalpan.

Alerta naranja. Dispositivos de protección
Cualquier habitante de esta metrópoli los conoce, aunque pocos saben sus nombres. Entre los conductores provocan pánico, desesperación, angustia y ganas de comprarse un automóvil capaz de volar. Son siempre tres y aquí te los vamos a presentar: trafitambo, barrera -o muro de contención plástico- y malla de construcción.

Su característico color naranja nos recuerda que el camino está cerrado por obra, mantenimiento, limpieza o porque quieren probar nuestro conocimiento de rutas alternas y atajos. Búscalos en prácticamente cualquier zona de la urbe y reserva un espacio en tu corazón para ellos, pues actualmente son una de las representaciones más pintorescas de nuestra ciudad.

Comentarios

0 comments