Tiempo de sospecha

0 Me encanta
Guárdalo
Tiempo de sospecha

“Cuando la información es barata, la atención se vuelve cara”, dice James Gleick en su excelente libro The Information: A Theory, A History, A Flood, en el cual hace una mirada a cómo se llegó a la era de la información en la que vivimos actualmente. En Tiempo de sospecha, 35 de los artistas contemporáneos más prometedores del país cuestionan el papel que tienen hoy en día los medios masivos de comunicación en nuestra sociedad, así como los mensajes que transmiten a su audiencia.

Te recibe Moris y su “Paisaje censurado”, obra en la que se puede ver el pasto, la calle o la tierra, pero en donde unas líneas gruesas de color negro te impiden ver que ahí hubo un crimen, un muerto, sangre, violencia. La idea es ponerle tapujo a la verdad, pero a la vez evidenciarla. Es tratar de desenmascarar a la realidad de una forma crítica, pero sutilmente con ingenio y una visión apantallante.

En “Días de campo”, de Iñaki Bonillas, vemos fotografías viejas de familiares reunidos, pero a su lado las mismas fotos con un círculo negro, el cual omite a las personas: es eso que está, pero no está, lo que da una sensación fantasmal. Así es como pasa con la información y la manipulación mediática.  

Otra de las piezas es “Acapulco”, de Pablo López Luz, que muestra un paraíso idílico: mar, gaviotas, yates, La Quebrada, la publicidad para las olimpiadas, bikinis y artistas famosos en postales, fotografías y películas, cuestionando al espectador sobre la realidad de este edén tropical de lujo y glamour. La muestra, que presenta una excelente museografía de muros amarillos y gris pardo, termina nuevamente con Moris y sus cartones encontrados, en los que aparecen palabras como sádico, sanguinario, atroz, insaciable, cruel… afirmando que sí, es tiempo de apuntalar, sospechar y no callar.

Por Begoña Irazábal

Publicado

LiveReviews|0
1 person listening