Barragán fetichista

Arte
Recomendado
  • 4 de 5 estrellas
0 Me encanta
Guárdalo
 (Foto: Alejandra Villegas)
1/5
Foto: Alejandra Villegas
 (Foto: Alejandra Villegas)
2/5
Foto: Alejandra Villegas
 (Foto: Alejandra Villegas)
3/5
Foto: Alejandra Villegas
 (Foto: Alejandra Villegas)
4/5
Foto: Alejandra Villegas
 (Foto: Alejandra Villegas)
5/5
Foto: Alejandra Villegas

Entrar a la Casa Luis Barragán es adentrarte en el mundo del mítico arquitecto mexicano. En cada muro hay plasmada una parte de su personalidad: en los colores amarillos y rosas mexicanos, lo ancho de cada pared, las esferas en las mesas. Cada elemento que definió su estilo vive dentro de esa casa.

Como si la experiencia de recorrer los cuartos que alguna vez habitó Barragán no fuera suficiente, este año se instala la plataforma cultural Estancia FEMSA, que consistirá en exposiciones, performances, publicaciones y actividades académicas relacionadas con la obra del arquitecto y piezas de la Colección FEMSA.

Este ciclo se inaugura con Barragán fetichista, muestra curada por Willy Kautz que integra una selección de 24 obras de artistas contemporáneos a Barragán, como Frida Kahlo, Manuel Álvarez Bravi, Eduardo Terrazas, Francisco Toledo y Juan O´Gorman, entre otros.

Si eres un clavado de la casa, notarás como las obras de arte fueron colocadas de modo que los visitantes no puedan distinguir cuáles obras son parte de la decoración original de Barragán y cuáles integran la exposición.

Willy Kautz comisionó una de las piezas al artista Jorge Satorre, quien intervino el selvático jardín con esculturas que dan guiños al fetichismo, pies, manos, partes del cuerpo que están regadas no sólo entre las robustas plantas, sino que también conviven dentro de la estancia y estudio del arquitecto.

Cuando cruces el umbral te recibirá la pieza Mi vestido cuelga ahí, de Frida Kahlo. Un peculiar autorretrato en el que no sale su rostro. Al abrir la puerta de al lado verás una fotografía de la misma Frida, de la lente de Manuel Álvarez Bravo. Este tipo de coqueteos no son gratuitos, Willy Kautz, acomodó cada pieza de modo que las obras dialoguen entre sí, o con la casa misma.

En el cuarto de huéspedes destaca la pintura Los mitos de Juan O’Gorman. La relación entre lo onírico y los sueños es lo que la sitúa en este cuarto, además de que en vida, O’Gorman y Barragán no eran muy buenos amigos, así que el curador es irónico al ponerlo como el “invitado incómodo”.

Por Alejandra Villegas

Publicado

LiveReviews|0
1 person listening