Con las víctimas de la guerra

Arte, Fotografía
  • 3 de 5 estrellas
0 Me encanta
Guárdalo
 (Foto: Cortesía Museo Nacional de la Revolución)
1/4
Foto: Cortesía Museo Nacional de la Revolución

Retrato de una refugiada griega, Larnaca, Chipre, 1976. © Jean Mohr, Musée de l’Elysée

 (Foto: Cortesía Museo Nacional de la Revolución)
2/4
Foto: Cortesía Museo Nacional de la Revolución
Refugiados kurdos a la espera de una distribución de víveres. Campo de Qatr, Mahabad, Irán, 1991. © CICR
 
 (Foto: Cortesía Museo Nacional de la Revolución)
3/4
Foto: Cortesía Museo Nacional de la Revolución

Refugiada mozambiqueña en la misa del domingo. Zona de instalación de Lundo, Tanzania, 1968. © HCR / J. Mohr

 (Foto: Cortesía Museo Nacional de la Revolución)
4/4
Foto: Cortesía Museo Nacional de la Revolución
Impactos de bala en una fachada, Chipre, 1974. © Jean Mohr, Musée de l’Elysée
 

Resulta difícil describir los rostros, paisajes y hogares capturados por la lente del fotógrafo suizo Jean Mohr; éstos oscilan entre la tranquilidad y la desgracia, pero, a través de un magnífico equilibrio en la escala de grises, nos gritan que la guerra los marcó.

Tales imágenes pertenecen a los refugiados mozambiqueños en Tanzania, los afganos en Pakistán y los etíopes en Sudán, las cuales se pueden apreciar en la exposición Con las víctimas de la guerra.

Dividida en cuatro partes (Retratos para el exilio, Paisajes provisionales, La diáspora de los niños y La vida sigue), las 60 piezas nos ayudan a responder la pregunta: ¿qué sucede con las vidas que debido a los conflictos bélicos dieron un giro inconcebible?

Fotografías que muestran a una madre con su recién nacido, a mujeres presentes en las misas católicas, a pobladores recibiendo víveres y a niños danzando y jugando indican que no hay opción: es necesario continuar.

Uno de los rasgos más fuertes es quizá la presencia de los más pequeños en gran parte de las imágenes del fotógrafo suizo: "Donde hay risas de niños, siempre hay esperanza", comenta el propio Jean en el documental El fotógrafo Jean Mohr, dirigido por David Monti, cortometraje que acompaña la muestra.

El trabajo de Mohr abarca desde la época de los sesenta hasta la actualidad, por lo que con su obra podemos situarnos tanto en las huellas de la Guerra de los Seis Días en 1967, hasta el conflicto en Gaza de 2002.

Cada pieza se distingue por la serenidad, no hay muertos ni explosiones. Sin embargo, detrás de cada una existe un gran anhelo de bienestar después de la tragedia.

De 1949 a 1950, Jean Mohr fue delegado del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR). Antes de desempeñarse como fotógrafo, realizó estudios de pintura en la Académie Julian de París, Francia y desde 1961 se han realizado más de 80 exposiciones de su trabajo en todo el mundo; el Musée de l'Elysée de Lausana conserva su fondo de archivos.

Por Leticia Arredondo

Publicado

LiveReviews|0
1 person listening