El eterno femenino de Raúl Anguiano

Arte
Recomendado
  • 4 de 5 estrellas
0 Me encanta
Guárdalo
 (Foto: Cortesía Conaculta)
1/7
Foto: Cortesía Conaculta

Mujer con iguanas

 (Foto: Cortesía Conaculta)
2/7
Foto: Cortesía Conaculta

Autorretrato

 (Foto: Cortesía Conaculta)
3/7
Foto: Cortesía Conaculta

La Anunciación

 (Foto: Magdalena Carreño )
4/7
Foto: Magdalena Carreño
 (Foto: Magdalena Carreño )
5/7
Foto: Magdalena Carreño
 (Foto: Cortesía Conaculta)
6/7
Foto: Cortesía Conaculta
 (Foto: Cortesía Conaculta)
7/7
Foto: Cortesía Conaculta

Ella nos sonríe discreta, sin mostrar sus dientes. Su figura es contorneada entre montañas, debajo de su vestido café se vislumbran unos senos redondos y firmes. El cuello largo se eleva hacia el cielo. Su mirada no es directa, algo más observa mientras sostiene en su cabeza un conjunto de iguanas.

¿Quién es ella? Es la Mujer con iguanas, uno de los espíritus que trazaron los pinceles de Raúl Anguiano (26 de febrero de 1915 - 13 de enero de 2006) y que ahora forma parte de la exposición El eterno femenino.

Conformada por 45 piezas, en diversas técnicas como óleo, litografía, grabado, aguafuerte y aguatinta, esta muestra forma parte de los homenajes por el centenario del natalicio del pintor jalisciense. La exposición se divide en tres salas y aunque el eje temático es la figura femenina en la obra del autor, se destaca un autorretrato realizado en 1947, de quien también fuera fundador del Salón de la Plástica Mexicana.

La faceta como retratista de Raúl Anguiano es el eje de la primera sala, en la que se pueden apreciar óleos de vibrantes colores como La Anunciación de 1954 o bien, cuadros como el que ejecutó con la figura de Fanny Gamboa de Carrillo Flores.

Dibujos y grabados integran la segunda parte de la exposición, en ellos se aprecian los rostros de mujeres de belleza prehispánica, provenientes de las selvas lacandonas. Durante una expedición que el pintor realizó a Bonampak surgió este tema estético que marcaría la evolución de su arte, representando, en ese entonces, al indígena contemporáneo.

Por último, la tercera sala se divide en dos, aborda, por un lado, el arte social y, por otro, el paisaje del México posrevolucionario. Mujeres campesinas y trabajadoras son develadas a través de la técnica de Raúl Anguiano.

“Yo pinto lo que veo: paisajes, árboles, gente, pero sobre todo, pinto México”, eso mencionaba Anguiano y El eterno femenino es una muestra fidedigna de la inspiración del jalisciense.

Entre las piezas que encontrarás están Mujer con iguanas, KO, La mujer del volcán y Chanuk, por mencionar sólo algunas. La curaduría corrió a cargo de la investigadora Louise Noelle.

Por Magdalena Carreño

Publicado

LiveReviews|0
1 person listening