0 Me encanta
Guárdalo

Antros y bares que abren en domingo en el DF

Lugares que hacen que la cruda del lunes valga la pena

Foto: Alejandra Carbajal

Baltra

Recomendado

De los creadores de Licorería Limantour, llega a las calles un nuevo bar coctelero: Baltra. Contrario a sus antecesores, el lugar es pequeño, de menú corto y, digamos, “informal” ya que, por su concepto, no tienen meseros ni hostess. Lo anterior no quiere decir que no sean superformales con la atención o el servicio, sino que se quitaron de poses para que las personas detrás y delante de la barra convivieran de manera más cercana, lo cual sin duda se logra. Además de los cocteles de la carta, tienen algunos menús de temporada que suelen cambiar con frecuencia y que aparecen anotados en un pequeño pizarrón a la izquierda de la barra. Si tienes suerte, el día que vayas vas a encontrarte con su versión del clásico sazerac, que aquí se sirve con mezcal. Si no, para estos días en los que el sol ya comienza a calentar demasiado nuestros asfaltos, hay un trago esplendorosamente fresco: el lavandula, que lleva bourbon, Cynar, lavanda y un toque de cítricos. Es el ying-yang de los tragos. Fuerte gracias al bourbon, pero delicado por la lavanda. Herbal por el cynar —licor de 13 hierbas— y frutal por los cítricos. Oh, sí. El día y la noche. Lo masculino y lo femenino. Lo podría pedir tres veces seguidas, pero la cosa es que hay que ir probando recetas nuevas. Las botanas tienen la magia de lo sencillo: variedad de aceitunas acompañadas con salsa de la casa —presiento que contiene salsa Maggi, lo cual es pecado, pero la verdad es que el resultado es bueno— y huevitos de codorniz (sume

Leer más
Condesa

Melody Nelson

Recomendado

“Ah! Melody, tu m’en auras fait faire des conneries…” En pocas palabras: “Melody, las pendejadas que me hiciste hacer”, o algo así cantaba el sexy Serge Gainsbourg en uno de los siete tracks que conforman Histoire de Melody Nelson; disco lanzado en 1971 donde cada canción estaba dedicada a una tal Melody que, decía Serge, tenía el pelo rojo natural. En fin, todo eso a cuento de que el nombre del piano bar que acaba de abrir en el Mercado Roma está —aparentemente— inspirado en esta joya musical. El lugar, quesque oculto en las entrañas del mercado (se ve de inmediato por los cadeneros), me recordó en diseño y arquitectura a algunos speakeasies de Chicago, lo cual es una referencia muy buena. Es un sitio pequeño, de look contemporáneo con guiños a los años 20, en donde da gusto estar. Hay una terraza-recepción, en la que uno puede estar muy cómodo bebiendo, charlando y fumando como chimenea previo a los conciertos. Aunque la entrada no es fácil porque hay que estar en la lista, ir con un amigo que esté en la lista o reservar en la página y ver si hubo cupo (el lugar es mínimo y tiene las mismas reglas del M. N. Roy, pues pertenece a las mismas personas), vale la pena intentarlo para escuchar algo de buena música. La cartelera, que cambia cada semana, no suele tener falla, ya que, me aseguró alguien del staff, “los que tocan el piano son los músicos de la maestra Alondra de la Parra”. Otra cosa que me recordó la movida nocturna de Chicago, fueron los precios de los cocteles.

Leer más
Roma

Lewinsky

Un nuevo bar de gin y hip hop se esconde detrás de un librero en Av. de la paz. ¿Cómo? Resulta que uno va caminando por San Ángel cuando ve un pequeñísimo bar con un cadenero junto a las repisas de libros. Después de que confirman que tienes reservación, entras a una gran bodega con luz baja rojiza (pero de buen gusto), bombillas en el techo que prenden al ritmo del hip hop, ductos de aire metálicos, letreros neón y muchos, muchos Darth Vaders. Este es Lewinsky, el nuevo bar fresa del sur. No es que sea un speakeasy, pues el nombre está en la entrada, pero juegan un poco a que lo es. Por ejemplo, el rollo para reservar es muy misterioso, pues tienes que escribir en Facebook y esperar a que te manden un Inbox para hacer la reservación por mensaje de texto. Como el lugar de hecho es un gin joint, ya adentro, entre beats de Kanye West, Kendrick Lamar, J. Cole o Wiz Khalifa mezclados con electrónica, podrás precopear con cocteles enfocados 100% en la ginebra servidos en grandes copas. Los mejores son el detroit (gin, oporto blanco, jarabe de romero y agua tónica) y el supersoul (gin, licor de mandarina y jarabe de cardamomo). Sin embargo, para anunciarse como gin joint, tienen muchas áreas de oportunidad. Por ejemplo, de las ocho opciones que había disponibles, las cinco que probamos eran muy dulces. El killah (gin, frambuesas, fresas, hierbabuena, jarabe de romero y soda) tenía un sabor artificial y perfumado; y tuvimos que regresar el topnotch (gin, licor de zarzamora y ging

Leer más
San Ángel

Licorería Limantour Polanco

Es una gran noticia que un sitio como la Licorería Limantour expanda sus horizontes: nacida en la Roma (Álvaro Obregón 106), su barra tiene una de las mejores ofertas cocteleras de la ciudad, por lo que era de esperarse que –en no mucho tiempo– otros barrios comenzaran a reclamar un espacio similar dentro de sus perímetros.Donde esta suposición se hizo realidad fue en Polanco, justo en la parte más agradable para caminar: entre Masaryk y el Paque Lincoln, en las inmediaciones del Pasaje Polanco.Se agradece que al abrir la carta de coctelería, las opciones sean las mismas que las de la original. Recetas preparadas por mixólogos especializados, perfectamente categorizadas para poder elegir la bebida según el antojo… cocteles dulces, frescos, calientes, como el limantour chai —Whisky Old Parr, Why & Mel, leche de soya, leche evaporada, jarabe de especias, clavo y cardamomo— que sorprende por su sabor de exótico y del lejano oriente (tan cálido que dan ganas de desayunar con uno todos los días aunque esa idea sea más bien imposible); o cítricos como el raisin in the clouds, hecho con Chambord, jarabe de especias, jugo de limón europeo y Ron Zacapa 15, uno de los mejores productos que Guatemala le ha dado al mundo.También se reconoce que el menú tenga novedades: además de tapas (que es lo único que se ofrece en la Roma), hay platillos más elaborados como tacos de atún, salpicón de pato y ensaladas para quienes prefieren algo más ligero. Eso, posiblemente a cambio de un par de cosa

Leer más
Polanco

Bar del Cine Tonalá

Recomendado

La colonia Roma, siempre clásica y moderna, acostumbra ser sede de espacios culturales alternativos, pero necesitaba un lugar como este. Tonalá es una palabra náhuatl que significa 'el lugar por donde el Sol sale' y de algún modo, este cine lo es. Cómodo, íntimo, con un mobiliario que surge de la curaduría de sus socios, decoración mínima (pero elegante) que incluye abundante madera, pósters de cine en sus paredes, un impresionante candelabro junto a la barra y el volumen justo en la música que permite escuchar a quien te rodea, el lugar invita a que te quedes. Es importante mencionar que su misión principal es ser un cine, e incluso tiene cierto convenio para proyectar en su única sala (con capacidad para 89 personas pueden) cintas que forman parte de los ciclos de la Cineteca Nacional.  Pero el gran plus de este lugar es que en él puedes beber alguno de sus tragos exclusivos y con nombres que hacen referencias al cine nacional. Don Juan, Macario, El Bolero, Janitzio o nuestros favoritos: Machete, servido con chile serrano y tequila Alacrán o El Nacional, que incluye Havana 7, un poco de albahaca y frutas, como mango, limón y piña. Grandiosos. Si te sientes menos aventurero, prueba uno de sus mezcales. Ofrecen suaves para las chicas y rudos para los chicos (aunque pueden invertirse, no te juzgaremos). Las entradas incluyen alcachofas con queso o papas en varias presentaciones. En las opciones para comer destacan las espectaculares pizzas (el queso es grandioso en cualquiera

Leer más
Roma

La Polar

Se dice que los abogados son los más bebedores de las profesiones. Ocupan el segundo lugar entre los más detenidos por el alcoholímetro, superados únicamente por los ingenieros. Tienen una verdadera fama de destrampados. “Los abogados pueden agarrar la peda en cualquier lugar, el más arrabalero o el menos apropiado para ello. Pueden ir a comer a un Frankfurt, pedir un pomo y emborracharse ahí mismo”, nos confiesa uno de ellos. Uno de sus lugares favoritos es La Polar, esa cantina octagenaria de la San Rafael que durante décadas ha tenido ese doble papel de restaurante familiar por las tardes y after que recibe a sus clientes desde las ocho de la mañana, para crear la ilusión de que la noche no ha llegado a su fin. A esas horas predomina el tumulto, la estridencia, los ramos de flores artificiales enviados de manera anónima y... los abogados. Corbatas relajadas, trajes arrugados, ojos vidriosos y risas prolongadas. Su famosa birria y el buen servicio contribuyen a mantener el ambiente animado, pues no importa la hora o lo lleno que el lugar pueda estar, los platos de humeante barbacoa de chivo se sirven a toda velocidad.

Leer más
San Rafael

Salón Tenampa

Parada básica en la vida y en el desamor. ¡Que fluyan los tequilas! ¡Desgastemos las cuerdas vocales con las de José Alfredo Jiménez! ¡Que estallen los chiflidos y aplausos espontáneos! Hay mariachis para pedir canciones y antojitos mexicanos para picar. Un templo mexicano que, si bien por su historia y su fama tiene precios más altos de lo que debería, también es cierto que hay que ir al menos una vez en la vida.

Leer más
Centro

Comentarios

0 comments