0 Me encanta
Guárdalo

Entrevista con Christina Hendricks

Christina Hendricks, actriz de la serie Mad Men, se convirtió en un ícono del empoderamiento

Foto: Cortesía HBO

Así como se muestra de llamativa en la serie Mad Men con su personaje Joan Holloway, Christina Hendricks se convirtió en un ícono del empoderamiento y ha suscitado millones de debates acerca de la imagen corporal.

Posiblemente Hendricks ha sido el mejor resultado de Mad Men. Y eso es algo importante. La mejor serie de los últimos años (perdón Breaking Bad) creó, con el personaje de Joan, una ambiciosa gerente cuyo papel secundario creció gracias a la demanda de la audiencia.

Atrevida y coqueta, pero a la vez compleja y estereotipada, Joan ha hecho de Hendricks un modelo de la feminidad y probablemente del feminismo. En persona, ella es una mujer luminosa, humilde y de gran corazón, sin ninguna pizca de su provocativo papel en la serie.

Tapando todo el escándalo acerca de la manera en la que luce (escándalo del cual no formó parte), son su talento para interpretar papeles discretos, pero a la vez cautivadores, y su carisma los que la han convertido en un ejemplo de “tener los pies sobre la tierra”.

En este momento está promocionando Lost River, el surreal y malhumorado debut de Ryan Gosling como director de cine, y en el que Hendricks interpreta a una madre soltera que trabaja en un club nocturno de mala muerte en Detroit. Así como Joan, este personaje combina la belleza, la inteligencia y el ingenio de Hendricks, el cual festeja su triunfo ante el sexismo.

Mad Men comenzó en el 2007, ¿cómo fue para ti debutar en el show?
Fue como regresar a la escuela, al trabajar al lado de todos esos actores, realmente fue una experiencia muy educativa para mí.

¿Te sorprendió la manera en la que Joan cautivó a la audiencia?
Sólo me siento orgullosa de poder interpretar a una mujer que inspira a otras. El personaje conectó con muchas personas y enfrentó retos por los que muchos ya han pasado en la vida real. Ella también inició un debate acerca de la equidad de género y el feminismo, y todas aquellas cosas de las que es importante hablar.

Tu próximo papel es Billy, una reservada bailarina de burlesque en la serie Lost River, dirigida por Ryan Gosling. Ya has trabajado con él como actor antes. ¿Cómo es como director? 
Es simplemente fantástico. Nos inspira a ser todo lo creativos que podamos y a la vez nos da una visión muy clara de las metas que deseamos alcanzar. Él es inspirador. 

Hay mucha tensión sexual en Billy, aún así no la interpretas como una victima.
Absolutamente. Ella ha tenido que abrirse paso para conservar su trabajo. Me gusta que intenta ser fuerte por el bien de su familia. Se viste como si tuviera confianza, pero en realidad se tiene que convencer. Es algo como cuando te enfermas, pero te levantas en la mañana y tomas una ducha y pretendes que no lo estás. 

Su trabajo es simular torturas para excitar a sus clientes. Irse de Madison Avenue al calabozo sexual de Ryan Gosling es un cambio importante. ¿Tuviste un marco de referencia? 
Lo más cercano que había estado es un concierto de Gwar, en la preparatoria. Son un grupo de punk de Virginia, conocidos por los disfraces monstruosos que visten y por empapar al público de sangre.

¿Quedaste empapada de sangre? 
No, pero hubiera sido un honor. Si tú veías a alguien al día siguiente en la escuela manchado de rosa, sabías que habían ido al concierto y que eran muy rebeldes y despreocupados. 

¿Tú no eras despreocupada? 
No, sí lo era, pero no tuve la fortuna de ser cubierta por el colorante. 

Has dicho antes que solían burlarse de ti. ¿Cómo fueron tus años en la escuela? 
(Risas). No fue la etapa más feliz de mi vida. 

Pero ahora eres más feliz… 
Sí, siempre es bueno ser feliz en el momento. Me impresiono cuando me encuentro personas de la escuela que eran felices desde ese momento. Me dan mucha envidia. 

Hoy en día pareces ser amada casi mundialmente, pero otras críticas han marcado tu carrera. ¿Cómo lo has tomado?
Intento no leer esas cosas, pero cuando lo hago me lastima. Procuras hacer lo mejor que puedes y, si no logras tu objetivo o tu actuación no conmueve a las personas, es una gran decepción. Eso es todo lo que intentamos hacer. Sólo lo intentamos otra vez, no nos rendimos. 

¿Qué tal cuando la gente habla de tus curvas? ¿Estás harta de discutir tu imagen corporal? 
Sí. 

¿Hay mucho más de qué hablar, verdad? 
Es verdad (risas). 

Como Time Out, por ejemplo. Has dicho antes que te gusta la revista, sigue hablando de eso, alimenta nuestro ego. ¿Por qué? 
Time Out era mi biblia cunado vivía en Londres (Hendricks pasó un año en Londres en un piso en Hollywood Road, cuando era modelo). Pensaba que era la mejor cosa que hubiera visto. Si visitas una ciudad que no conoces, toma una revista Time Out y sabrás exactamente qué hacer.

Gracias. ¿Dónde solías pasar el rato cuando vivías en Londres? 
En Marquee, pero ya no está ahí (la avenida Charing Cross, cerró en 1996). Ese es mi lugar favorito para ir a bailar. 

Acerca de beber… Mad Men es una serie famosa por representar a una cultura que gusta de beber, tú debes tener un trago favorito. 
Depende de la temporada, en el invierno me gustan las bebidas escocesas, pero en el verano prefiero un pinot grigio

Mad Men está a punto de llegar a su fin, ¿sientes que estás lista para despedirte de Joan?
Parece que nos despedimos por partes. Supongo que en el último episodio será más fuerte. Cuando esté sentada y los créditos comiencen, seré un desastre.

Comentarios

0 comments