0 Me encanta
Guárdalo

Hermana, ¿dónde estás?

Gabriel Nuncio nos explicó el proceso detrás de Cumbres, su ópera prima

Cortesía: Circo 2.12

El doble infanticidio de Cumbres, ocurrió justo antes de que se desatara una ola de violencia en el estado. Diego Santoy, sentenciado por ese crimen, inspiró la primera cinta de Gabriel Nuncio.

"Cuando sucedió estaba viviendo en Monterrey. Fue en 2006, el mismo año que decidí mudarme al DF. Cuando leí la noticia, noté que todos los medios centraron su atención en la parte más escabrosa del asunto y esto desató varias preguntas en mi cabeza sobre lo ocurrido detrás de esta tragedia", explica.

Cumbres narra la historia de Miwi y Juliana, dos hermanas que escapan de su destino, como Diego y su hermano Mauricio hicieron en su momento.

"Al principio buscaba hombres para protagonizar la cinta, pero me di cuenta de que no funcionaba. Un día llegó Aglaé a audicionar, venía acompañada de una amiga. Estaba solo en la oficina y mientras preparaba la cámara para grabar la audición, empecé a observar su interacción. Ahí resolví que ellas tenían que ser las protagonistas", señala.

A pesar de que la idea original partió del caso Santoy, Nuncio decidió darle un enfoque nuevo, hilando la historia a la relación de las hermanas y la incertidumbre que impera al inicio de la cinta.

"La primera propuesta de guión era muy compleja, a pesar de que la historia era muy sencilla. Todo ocurriría dentro de un coche. Luego traicioné esa idea y agregué un montón de aventuras alrededor de los personajes, incluida la clásica secuencia en la que se descompone el auto. Poco a poco la hice más simple y me enfoqué en los personajes", agrega.

Conforme avanza la historia, Miwi se da cuenta de lo ocurre con Juliana y debe decidir entre proteger a su hermana o no. Todo esto sucede en un ambiente envolvente marcado por la falta de colores.

"Utilizamos el blanco y negro para concentrarnos en los personajes. Fue una forma de suprimir la sangre en una historia tan trágica".

Cumbres se estrena el jueves 7 de agosto.

Comentarios

0 comments