0 Me encanta
Guárdalo

Entrevista con Ryan Gosling

Platicamos con el actor Ryan Gosling sobre su participación en la comedia Dos tipos peligrosos, de lo que lo motivó a convertirse en intérprete y sus próximos proyectos

Foto: Cortesía Diamond Films

Ryan Gosling es encantador, en el sentido en que las personas realmente son encantadoras. Tiene una sonrisa fuerte y cómplice. Escucha con cuidado y piensa mucho sus respuestas, como si no hubiera contestado antes a la misma pregunta miles de veces. Como si los dos –tú y él– fueran viejos amigos poniéndose al día y no dos extraños sentados en un hotel de Los Angeles, rodeados de publirelacionistas.

Así es la magia de Gosling –ser devastadoramente guapo pero a la vez es un chico sensible, con firmes apretones de manos y una sonrisa astuta–. También ayuda el hecho de que es tremendamente talentoso, un niño actor que lo ha hecho bien, un chico de Nowheresville, Canadá, quien de alguna manera escaló la pared para llegar a Hollywood.

Luego de amenazar con retirarse de la actuación (y después de su pobre debut como director, Lost River), Gosling regresa con una venganza. Será un pianista de jazz en el próximo musical La la land, y un rockero Indie en la siguiente cinta de Terrence Malick, Weightless. Antes de eso, es un detective privado en el thriller de comedia Dos tipos peligrosos (The Nice Guys), cuya trama toma lugar en la década de los setenta.

En Dos tipos peligrosos das vida a un padre soltero. Es tu primer personaje como papá desde que realmente te convertiste en padre. ¿Esa experiencia se ve reflejada en tu nuevo papel?
Es una buena pregunta. Creo que este personaje es una versión pesadillesca de la paternidad; es la manifestación de tu miedo, de qué tan mal padre puedes ser. Y hay algo catártico en eso. Realmente me divertí mucho interpretando a este sujeto.

Has interpretado a muchos personajes oscuros, Dos tipos peligrosos es una comedia de pastelazo, ¿buscabas algo más ligero para tu carrera?
Esta película tiene mucha diversión, como el tipo de cosas con las que crecí. Crecí con películas de Mel Brooks, hasta que me hice un poquito mayor y descubrí que había otro tipo de filmes.

La película está ambientada en los setentas. De alguna manera es como una carta de amor a lo que fue Los Angeles. Como niño criado en Canadá, ¿en tu mente tenías alguna imagen de esa vieja LA?
¡Qué cool que preguntes eso! Definitivamente de niño tenía una imagen en mi cabeza de esa ciudad, y creo que he hecho películas tratando de encontrarme de nuevo con esa imagen. Drive fue parte de esa intención y Dos tipos peligrosos cumple con mi fantasía setentera de lo que LA era.

Pasaste tu infancia apareciendo en shows infantiles. ¿De dónde viene esa ambición e impulso?
Probablemente de mi primo. Él se mudó con nosotros cuando yo era un niño y se convirtió en imitador de Elvis. La casa entera era tomada por su show y todo el mundo se involucraba. Aunque suene loco, con el tiempo todo esto cobró cierto sentido y fue realmente divertido. Él no lucía para nada como Elvis, pero el “era” Elvis cuando estaba en el escenario; al verlo convertirse en ese personaje, observando cómo se transformaba en otra persona, la energía que había alrededor de todo eso y la forma en la que sacó lo mejor de todos. Cuando mi primo decidido que ya no haría nada de eso fue brutal porque tuvimos que volver a nuestras vidas y la vida fue de nuevo aburrida.

¿Entonces pudiste haber terminado como un imitador de Elvis?
No. Quería encontrar la manera de conservar ese sentimiento, estar rodeado de esa energía. Por un tiempo me metí a una compañía de danza, traté diferentes cosas para encontrar mi camino para llegar a esto. Y luego las películas empezaron a tener un gran impacto en mí.

Tu próxima película es un musical, La La Land. Interpretas a un pianista de jazz. ¿Estaba en tu lista de pendientes un musical?
¡No! Honestamente nunca sentí que quisiera ser un cantante. Cuando era niño, solía cantar “When a Man Loves a Woman” en las bodas, tenía como ocho años y eso significaba ganar fácilmente 20 dólares. Así que cuando el musical vino estuve nervioso por eso, porque no es realmente lo que hago.

También acabas de trabajar con el lejendario Terrence Malick. Cuéntame sobre eso.
Estoy seguro de que nunca tendré otra experiencia así. Fue increíble verlo trabajar. Él es como un cineasta especial y una de las personas más divertidas que he conocido. Y en verdad está en otro nivel; nunca se enferma, habla 10 idiomas, puede decirte qué pájaro acaba de trinar. Realmente es un tipo impresionante y amoroso, y fue una gran experiencia. Interpreto a un músico. No hay un guión. Recuerdo que un día Malick susurró a mi oído, "Salta en la espalda de Johnny Rotten (Sex Pixtols)".

Dos tipos peligrosos estrena el 8 de julio.

Comentarios

0 comments