Jurassic World

Regresaron los dinosaurios, no en forma de fichas pero sí con más poder de destrucción

Foto: Cortesía Universal Pictures

La reseña

Jurassic World

  • Valoración: 3/5

Otro parque temático, otro lote de científicos descerebrados que clonan la misma cadena de ADN. Absolutamente, Jurassic World no tiene alguna razón de ser (excepto por lo único obvio, la nostalgia y el dinero), pero al menos el tiempo pasa rápido. Se muestra al parque como una atracción turística que florece entre los terrenos encantados de la Isla Nubla, unos 22 años después de los hechos de la primera cinta. Si bien el visionario John Hammond podría sonreír al ver


Las 10 películas con los peores efectos especiales

El tiburón de Jaws, el T. rex en Jurassic Park, el E.T. en E.T.-trío emblemático de Spielberg- todos tenían una cosa en común: se crearon con técnicas "prácticas"; es decir, los tres personajes fueron construidos y capturados por la cámara al igual que cualquiera de sus compañeros humanos del set. Ese no es el caso de Jurassic World, donde tus dinosaurios favoritos en su mayoría fueron creados por computadoras y agregados a la película durante la postproducción.


Este éxito veraniego deja muy claro que las imágenes generadas por ordenador (CGI) es un proceso que debe trabajarse más. Aquí están 10 ejemplos terribles de películas de gran presupuesto que debieron gastar su dinero en un títere o dos, y no en los efectos visuales.


  • Harry Potter (2001)

    Las películas de Harry Potter hacen un gran trabajo en crear un mundo creíble de brujería y hechizaría, pero las series no necesariamente obtuvieron el éxito instantáneo. La primera película –en la que Voldemort es una cara digitalmente colocada en la parte posterior del cráneo de un lacayo– esta por debajo de la escena en donde Harry y sus compañeros enfrentan a un troll tan falso, que desafía cualquier sentido de la magia del cine. 

    Harry Potter (2001)
  • Hulk (2003)

    Foto: Time Out Nueva York.

    La idea del cineasta maestro Ang Lee de hacer una película de Hulk fue muy bien recibida y, siendo honestos, su esfuerzo cargado con el psicodrama y la complejidad resultó ser mucho más interesante que la mayoría de las películas de súper héroes. Pero los persuasivos efectos CGI -por no mencionar esos tontos shorts purpura- estaban más allá del alcance del director. Él lo compensó con el tiempo en La vida de Pi.

    Hulk (2003)
  • Indiana Jones (2005)

    Foto: Time Out Nueva York.

    Suele pasar que pensamos que cuarta entrega de la saga de Indiana Jones tiene mucho a su favor, pero Shia LaBeouf, como “Mutt” William, es un paso en falso mayor, y la infame secuencia en la que está en una persecución a alta velocidad es francamente insostenible. Combinando una mala pantalla verde, la peor composición y algunos monos CGI (por computadora) este es el momento menos creíble de la película.

    Indiana Jones (2005)
  • La momia regresa (2001)

    Foto: Time Out Nueva York.

    No hay lista de malos efectos especiales sin su realeza La Momia Regresa, la cual termina con una pelea entre Brendan Fraser y esta hilarante visión del desgane digital que resulto del intento de Photoshopear la cabeza de la Roca en el cuerpo de un escorpión gigante.

    La momia regresa (2001)
  • Matriz recargado

    Foto: Time Out Nueva York.

    La escena que inspiro al productor Joel Silver para afirmar que los Wachowskis habían llevando la barra de efectos especiales a otro nivel, un nivel tan alto que “ya no había barra”. La imagen de Neo peleando contra miles de Agentes Smith parece exactamente un hombre peleando en un programa de computadoras. Mientras esa parece haber sido la idea, la levedad de los visuales hace que las expectativas se sientan tan bajas, que la película nunca se pudo recuperar de esa tontería.

    Matriz recargado
  • Ojos bien cerrados (1999)

    Foto: Time Out Nueva York.

    Esta sería la película final del director de Stanley Kubrick -murió de un ataque cardíaco seis días después del corte final. Lamentablemente, el estudio decidió alterar su ultima oferta, suavizando algunos desnudos en orgía con siluetas negras generadas por computadora, que lo echan a perder todo. 

    Ojos bien cerrados (1999)
  • Otro día para morir

    Foto: Time Out Nueva York.

    La 20º película de Bond fue un desastre: desde la saturación de objetos y artilugios hasta una sobreabundancia de Halle Berry. Pero su punto más bajo (posiblemente de toda la franquicia) fue la escena en parasurfing del entonces Bond, Pierce Brosnan, durante un falso tsunami y el desmoronamiento del glaciar. Vamos, chicos: ¿No pueden hacerlo mejor?

    Otro día para morir
  • Soy leyenda (2007)

    Foto: Time Out Nueva York.

    Los primeros 40 minutos de este espectáculo post-apocalíptico, en el que Will Smith interpreta a la única persona en la Tierra que no se ha transformado en un veloz zombi caníbal, son bastante escalofriantes. Luego vienen los infectados de entre las sombras. En lugar de lanzar un ejército salvaje de extras humanos para jugar a los muertos, el director Francis Lawrence prefirió usar una ola interminable de calvas y malas imágenes generadas por una computadora.

    Soy leyenda (2007)
  • Alerta en lo profundo

    Foto: Time Out Nueva York.

    Hay una especie de diversión alocada en el mal aspecto del thriller náutico que hizo Renny Harlin sobre tiburones alterados con ingeniería genética: “Mas grande, más inteligente, más rápido, más malo”, ese fue el lema. Pero a menos que la risa incontrolable fuese el efecto deseado, la película fracasa miserablemente -sobre todo en la escena en la que Samuel L. Jackson es mordido a medio despotricar.

    Alerta en lo profundo
  • Star Wars: Episodio IV (1997)

    Foto: Time Out Nueva York.

    Lanzada para celebrar el 20 aniversario (de la cuenta bancaria de George Lucas), las ediciones especiales de la trilogía original no eran amadas por nadie. Incluso con esos nuevos pero baratos androides y la controversia "Han disparó primero", el peor delincuente de la película fue la mala imagen de Jabba el Hut, nunca integrado correctamente en su escena incómoda con Harrison Ford.

    Star Wars: Episodio IV (1997)

Harry Potter (2001)

Las películas de Harry Potter hacen un gran trabajo en crear un mundo creíble de brujería y hechizaría, pero las series no necesariamente obtuvieron el éxito instantáneo. La primera película –en la que Voldemort es una cara digitalmente colocada en la parte posterior del cráneo de un lacayo– esta por debajo de la escena en donde Harry y sus compañeros enfrentan a un troll tan falso, que desafía cualquier sentido de la magia del cine. 

¡La parte jurásica del DF!

Diplodocus carnegiei en el Museo de Historia Natural y Cultura Ambiental

Diplodocus carnegiei en el Museo de Historia Natural y Cultura Ambiental Foto: Alejandra Villegas

Ruta jurásica por museos del DF

  • Recomendado

Buscamos por la ciudad fósiles de dinosaurios que puedes visitar con tu familia No es coincidencia que películas como Jurassic Park y Dinosaurios o personajes como Barney o Rex de Toy Story sean tan populares con los niños. La fascinación que sienten por estas criaturas que dominaron la tierra durante la era mesozoica y luego desaparecieron por el choque de un meteorito, radica en que estos hechos estimulan su imaginación y curiosidad por temas científicos.Nos disfrazamos