0 Me encanta
Guárdalo

Sayonara, Miyazaki

Enlistamos cinco puntos para entender la obra del cineasta

Foto: Cortesía Cineteca Nacional

El nuevo filme de Hayao Miyazaki, Se levanta el viento, llega a los cines anunciando su despedida. Por ello, decidimos echar un vistazo a la ideología del hombre detrás de la fantasía.

¡No le digas manga!
Al igual que la mayoría de los animadores japoneses, Miyazaki creció con el manga. De hecho, adaptó uno a la pantalla grande (Nausicaä del Valle de Viento), pero recuerda, manga es un estilo de cómic, esto es anime (¡duh!). Así que, si te acercas al cine de Miyazaki esperando conejos cantores y personajes como Bambi, prepárate para decepcionarte.

¿Marxista-zaki?
El marxismo fue una influencia muy marcada en la juventud de Miyazaki, incluso fungió como líder de una protesta laboral. Más tarde declaró que abandonó este punto de vista. Sin embargo, el dinero es uno de los problemas más comunes en su cine. "No Face", de El viaje de Chihiro, está enloquecido por la codicia capitalista de la casa de baños, mientras que las demandas industriales en la localidad de La princesa Mononoke los obligan a destruir el bosque. La tendencia temática es evidente.

Hayao pacifista
La mayoría de sus películas de Studio Ghibli comparten la misma visión antiguerra. Una de las escenas más icónicas de Miyazaki se encuentra en Porco Roso, la historia de un piloto de aviación condenado a lucir como un cerdo y que representa a todos los pilotos muertos durante la Primera Guerra Mundial ascendiendo al cielo. Su pasión por el tema es tal que, cuando El viaje de Chihiro ganó el Oscar a la Mejor Animación, Miyazaki no acudió a la ceremonia en protesta por la invasión estadounidense a Irak.

Femi-zaki
Miyazaki tiene una evidente fascinación por las mujeres de carácter fuerte. Incluso ha sido llamado feminista, gracias a la infinita pasarela de personajes femenino que desfilan por sus cintas. Esto va totalmente en contra de la concepción tradicional de géneros japoneses.

Eco-vengativo
El cineasta nunca teme mostrar un poco de espíritu eco-vengativo a su audiencia. Su platillo favorito siempre es presentado en forma de alegorías poco sutiles que representan al hombre destrozando la naturaleza.

Estas señales se hacen más evidentes en historias más complejas como La princesa Mononoke, pero no es coincidencia que el mal usualmente toma la forma de una sustancia parecida al petróleo.

Aviador
El padre de Hayao fue piloto de aviación durante la Segunda Guerra Mundial y provocó el amor al vuelo en Miyazaki. Nicky, la aprendiza de bruja (1989) tiene algunas de sus mejores escenas de vuelo, particularmente la excelente secuencia de choque al final. Las escenas de planeador en Nausicaä, también son un claro ejemplo.

En apariencia, las películas de Miyazaki son fantásticas y divertidas, pero detrás de todo ello se encuentra un hombre que no teme mostrar sus ideales.

La verdadera belleza en la obra de este director es que el autor es capaz de crear filmes que no son infantiles, sino como de niños. Es decir, captura las maravillas y magia de ser pequeño y experimentar algo por primera vez.

La Cineteca Nacional ofrecerá una serie de funciones especiales donde proyectará Se levanta el viento. Los horarios los encuentras al costado de este artículo. 

Lee nuestra reseña. 

Comentarios

0 comments