0 Me encanta
Guárdalo

The Get Down

Baz Luhrmann debuta en la pantalla chica con The Get Down, una serie de Netflix que recrea el Bronx de los setenta para hablar del origen del hip hop

Foto: Cortesía Netflix

La decadencia de la música disco y el nacimiento del hip-hop a finales de los años setenta son el eje central de la serie The Get Down, una explosiva propuesta que nos presenta un momento difícil en la historia estadounidense –cuando Nueva York se descomponía entre la violencia y la quiebra–, pero visto desde el lado de los jóvenes del Bronx, quienes buscaban alternativas para olvidar la depresión que los rodeaba.

Con este show, el visionario cineasta australiano Baz Luhrmann (Moulin Rouge, 2001) se enfrenta al reto más grande de su carrera: la televisión. El realizador no tiene como intención mostrarnos la entrada de este género musical en la radio, no señor, no quiere que veamos el pastel ya cocinado, sino que conozcamos los ingredientes que ayudaron a que naciera el hip-pop. He aquí su receta.

Primero, no se pueden contar los orígines de un estilo musical sin la gente que ayudó a que éste saliera de la oscuridad y entrara a los charts mundiales. Por esto, Lurhmann invitó al legendario dj Grandmaster Flash, no sólo como asesor, también para ser productor asociado y hasta actuar en la serie. Los elementos del pasado son tan importantes en la serie que John “Crash” Matos y Daze Ellis, expertos del grafiti de esa época, ayudaron a la elaboración del diseño de cada uno de los muros que salen en el programa.

Segundo, el vestuario es fundamental porque se está hablando de un lugar y una época muy específicos: el Bronx de 1977. Por eso, la cuatro veces ganadora del Oscar, Catherine Martin, fue la encargada darle vida a los personajes con sus diseños. No fue tarea fácil, como la ropa de aquel entonces ya está hecha añicos, tuvo que ver catálogos de tiendas departamentales de esos tiempos para crear los estilos. El calzado fue esencial en los jóvenes de la época, por lo que además se logró un acuerdo con dos marcas de tenis para que rediseñaran sus modelos de los setenta exclusivamente para la serie. Los diseños fueron tan exitosos entre la producción que las compañías planean sacar a la venta una edición limitada de los tenis.

El tercer ingrediente son los rostros desconocidos. A excepción de Jimmy Smith (Sons of Anarchy), Jaden Smith (After Earth) y Giancarlo Esposito (Breaking Bad), el resto del elenco está conformado en su mayoría por "no actores" pero con un talento impresionante, como Justice Smith en el rol de Books, un poeta que descubre que puede convertir sus letras en música, y Herizen Guardiola como Mylene, una chica latina que sueña con ser la próxima diva de la música disco y es el gran amor de Books. Sus voces, carisma y manera de desenvolverse naturalmente ayudan a recrear la ingenuidad y esperanza de los adolescentes de la época. Otros actores fueron encontrados en las mismas calles del Bronx o incluso cantando afuera del metro.

En The Get Down tenemos a un Baz Lurhman contenido a comparación del cine; es decir, muestra un trabajo menos estrafalario y cargado, aunque su mano se siente por todos lados. El también director de Romeo + Juleita (1996) le tiene respeto al lenguaje televisivo y se percibe su emoción por contar esta historia, que en más de 10 ocasiones intentó llevar a la pantalla grande y sólo en la chica halló su lugar.

La primera temporada de The Get Down está conformada por seis episodios y, gracias a los mencionados ingredientes, cada uno de los capítulos es tan disfrutable como un pastel que despierta todos los sentidos.

The Get Down. Netflix. Estreno: Sáb 13 agosto. 

Comentarios

0 comments