Aprende el arte de cantinear

Están de moda sitios que, presumiendo dar botanas a los comensales, se cuelgan el letrero de cantinas. Para quien conozca en realidad las costumbres y los códigos de las cantinas, esos lugares no merecen la visita y, sobre todo, jamás igualarán lo que las cantinas de verdad ofrecen, y que no será nunca música de boda de fondo y cubas mal servidas. Por esa razón, te presentamos varias sugerencias que disfrutarán los iniciados y los que no lo son.

0

Comentarios

comments.add +

Foto: Roberto Beltrán

Las que se ven bien, saben bien

Zinco Jazz Club

  • Valoración: 5/5
  • Precio: 3/4
  • Recomendado

Un anfitrión elegantemente vestido de negro será lo primero que verás al entrar a este relajado espacio con decoración color negro y rojo. Él te conducirá a las bóvedas subterráneas de lo que hace algunos años era el Banco de México, que desde hace ya varios años emulan al Zinc, el legendario club de jazz de Nueva York. Callado a momentos, los silencios se interrumpen con las armonías complejas y la polirritmia de cualquiera de los muchos géneros del jazz. La

  1. Motolinía 20, Centro
Información

Lucille

  • Valoración: 3/5
  • Precio: 1/4

Transgresor, cálido y desfachatado. Lucille es un buen billar con el plus del juego si te aburres de sólo platicar. Los muebles están fuera de temporada y los pisos desgastados le dan un aire retro colonial que se mezcla con referencias al rock clásico en sus paredes. Una amable combinación de estilos, sin formalidades.  Aquí no hay platillos elaborados, más bien hamburguesas, hot dogs y baguettes, pero la reina del lugar es la pizza. Con 250 pesos te alcanza para una

  1. Orizaba 99, Roma
Información

Salón Malafama

  • Valoración: 3/5
  • Precio: 2/4

Uno de los bares-billares clásicos de la zona. Su multidisciplinaria propuesta incluye una minigalería de arte. Su carta es el cumplidor catálogo de cualquier bar: chelas, cocteles con tequila y mezcal y mojitos por sólo 60 pesos.  A diferencia del bar de snacks, aquí puedes pedirte una lasaña a la boloñesa o bien, para tener al lado de la mesa de billar, unas papas a la francesa. Su crujiente consistencia hace salivar a muchos. La música está a cargo de las bandas de

  1. Michoacán 78, Condesa
Información

Romelia

  • Valoración: 2/5
  • Precio: 2/4

El vino y las tapas se matrimonian en Romelia, un hot spot muy de la Roma que promete ser del gusto de la legión alternativa del tercer piso. El lugar es pequeño y muy íntimo, con paredes de ladrillo y luz ámbar. Ofrecen experiencias diferentes para las noches de martes, con catas de mezcales que incluyen maridaje. El mejor día para ir es el jueves, con dj sets para prender el fin de semana y, de momento, olvidar el día siguiente. Se cuidó la curaduría de vino y la

  1. Tabasco 99 B, Roma, 06700
Información

Cassius

  • Valoración: 3/5
  • Precio: 2/4

El ingeniero Cassius Clay Lamm fue uno de los primeros habitantes de la Roma. Además de construir algunas de sus edificaciones más emblemáticas –como la actual Casa Lamm–, fue corresponsable de su trazo original. Pero el de este bar es otro Cassius: un señor oriundo del barrio que pasó su vida viajando y que, a sus setenta y tantos, regresó a poner un negocio para compartir esas experiencias. Con ese concepto y personalidad apareció este bar al pie de Casa Roma. Aunque

  1. Orizaba 76, Roma
Información

Bar Mancera

  • Valoración: 3/5
  • Precio: 2/4

No es que de pronto tengas caché. Lo que pasa cuando llegas a esta cantina enclavada en la calle de banqueros del Centro es que su aire afrancesado de pronto te sumerge en el mundillo de los potentados porfirianos. Luego ves el letrero de la entrada con luz neón kitsch y vuelves a este siglo. Las impresiones salen sobrando cuando llega la comida: ni un banquero viejo del siglo pasado ni un perfecto oficinista contemporáneo resisten el aroma casero de un solomillo en salsa

  1. Venustiano Carranza 49, Centro
Información

La Valenciana

  • Precio: 3/4

Arcos más estilo Sevilla que Valencia, mosaicos que le inyectan atmósfera y mucha onda de barrio. Taurina y de buen comer, pidan el molcajete, que ha hecho las delicias de varios cumpleañeros.

  1. Universidad 48, Narvarte
Información

La Puerta de Alcalá

  • Valoración: 3/5
  • Precio: 3/4

Huele a sudor, el servicio es malo y siempre está a reventar. ¿Por qué, a pesar de todo, amamos La Puerta de Alcalá? Desde hace años, varios elementos han hecho que este antro de Polanco se erija como un increíble templo para chavorruquear del DF.El primero: su música. No sólo tienen un dj que es un maestrazo de la mezcla de los ochenta, noventa y dosmil, sino que el lugar también cuenta con una banda en vivo estilo boda que canta los grandes éxitos (especialmente en

  1. Plaza Masaryk, Masaryk 393, Polanco, (Anatole France)
Información

Las de la otra tradición

Salón París

  • Precio: 1/4
  • Recomendado

Dicen que José Alfredo componía aquí sus canciones y en las paredes hay documentos y fotografías que dejan constancia de ello. A probar los sopes de los viernes, parte de lo que le da un aire distinto pero reconocible.

  1. Jaime Torres Bodet 152, Santa María la Ribera, (Salvador Díaz Mirón)
Información

La Mascota

  • Precio: 2/4

Sus características son las mismas que definen a una buena cantina de fines del siglo XX, aunque lleva ahí muchos más años: amplia carta de botanas y una rockola que a veces se sustituye por un par de guitarristas bitlemaniacos que entregan un show las tardes de cada sábado.

  1. Mesones 20, Centro, (Bolívar)
Información

El León de Oro

  • Precio: 1/4
  • Recomendado

Botana, mucha botana y más botana. Las fiestas suelen alargarse porque mientras haya, la cocina entrega platos mientras uno seque vasos. Por si eso fuera poco, la carta es gigantesca, igual que sus cortes de carne. Si no les gustan los mariachis piénsenlo dos veces.

  1. José Martí 103, Escandón, (Francisco Murguía)
Información

La India

  • Valoración: 3/5
  • Precio: 2/4

Apenas cruzas las puertas giratorias, el lugar se revela como un collage de compadres. En algún pasado reciente, el aspecto deteriorado de la zona le daba un aire de mala muerte, pero el remozamiento de las banquetas y la nueva línea de Metrobús la hace parecer como una estampa del siglo pasado envuelta en modernidad. Comiendo un caldo de jaiba, se escucha a algún trovador cantar “La que se fue” y otros temas musicales para dolidos. El escenario difícilmente podría ser

  1. República del Salvador 42, Centro, (Santo Tomás), 06000
Información

El Penacho de Moctezuma

  • Valoración: 4/5
  • Precio: 2/4

Es una de esas cantinas que permanecen en el inconsciente colectivo de las generaciones mayores de la ciudad. Visitar El Penacho una tarde de sábado equivale a viajar en el tiempo mediante los acordes del bolero a la banda y de José Alfredo al pop de los noventa. Ver a gente entrada en los cincuenta entretenida por un animador puede resultar raro para quien no esté familiarizado con el ambiente cantinero, pero si eso fuera un problema, queda compensado con la comida. La carta

  1. Guerrero 142, Guerrero, 06300
Información

Las no famosas

La Reforma

  • Precio: 2/4

De las mejores cocinas en cuestión de cantinas y de las botanas mejor servidas en la ciudad. De entrada dan siempre frijoles refritos con totopos y es difícil que hayan probado unos tan buenos. Su puerta los hará quererla y provocará que regresen.

  1. Ayuntamiento 25, Centro, (Dolores)
Información

Salón Martell

  • Precio: 1/4

"Pancho Cachondo" se da sus vueltas y no es raro encontrar todo tipo de personajes amantes de la bohemia. A pesar de su menú reducido casi a tortas, su rockola puede mantener encendida una despedida de soltero. Es tan tradicional que extraña que no sea famosa.

  1. Romero de Terreros 629, Del Valle, (Mier y Pesado)
Información

Las Barricas

  • Precio: 2/4

Los “tiempos” de las botanas están divididos en su menú en sublistas con diez o quince platos; es decir, hay para escoger, y escoger bien. La cocina es casera y generosa. El rumbo bien vale una caminata posterior.

  1. Manuel María Contreras 68, Col. San Rafael, (Guillermo Prieto), 06470
Información

Dime qué bebes y te diré quién eres

Para calar el nivel de una cantina pidan que les recomienden un digestivo. Las buenas tienen uno propio o singular. Las que no lo son tanto llegarán incluso a recomendarles un Bailey's.


Bebidas vemos, rockolas no sabemos

Desde que las rockolas se hicieron populares en las cantinas, se volvieron tanto instrumento para atraer clientes como termómetros de su ambiente. Desconfíen si no hay canciones de José José.


Otros usuarios dicen

1 comments
ulises barron
ulises barron

Buen repprte e ta chido y buena infoacion gracias y a pistear