0 Me encanta
Guárdalo

Guía de restaurantes para el Festival Internacional de Cine de Morelia

Nuestras recomendaciones gastronómicas en el FICM

Fonda Marceva

Fonda Marceva

Fundado en 1995 en una vieja casona por una humilde familia michoacana, este es uno de los rincones preferidos por los paseantes de la ciudad.

Actualmente, es uno de los lugares que mejor preserva la tradición culinaria de Michoacán a la usanza de las familias de Huetamo, uno de los 113 municipios del estado.

Si llegas temprano, pide mesa en el patio principal, hay música regional en vivo para un perfecto maridaje con platillos típicos, como el aporreadillo (cocinado a base de carne de res y huevo, sazonado con limón y salsa roja con unas tortillas recién salidas del comal). Siempre encontrarás uchepos (una especie de tamales de elote bañados en salsa roja, con carne de res, un toque de crema) y toqueres (gorditas de elote con manteca hechas en comal acompañadas de jocoque, queso fresco y salsa). Pregunta por el plato calentano, con una variedad de carne, chorizo y queso asado (ideal para compartir) y acompaña la comida por un exquisito mezcal de Tzihuaquio.

Trato cordial y una exquisita comida casera es lo que encontrarás aquí y si tienes suerte, porqué no, algunos de los actores o directores que acuden al festival cinematográfico.

Por ejemplo, se dice que Gael García Bernal es un cliente frecuente cuando visita la ciudad.

Pizzas Ipanema

Pizzas Ipanema

No puedes dejar pasar la oportunidad de visitar este lugar, te sorprenderá la variedad de sabores que descubrirás.

Se trata de un buffete en el corazón del Centro Histórico, cuya fama creció rápidamente por ofrecer más de 50 estilos. Aquí podrás encontrar las tradicionales (como la hawaiana), las de inconfundible toque mexicano (al pastor o de cochinita), las gourmet (de flor de calabaza), o las más excéntricas (de pulpo con una pizca de limón y sal).

Se encuentra ubicado a tan sólo unas cuadras de la catedral, para que a tu paso por la avenida no pierdas la oportunidad de tomar algunas fotos de los guías de turistas vestidos a la usanza virreinal.

No te sorprendas al ver a los meseros en una suerte de danza entre las mesas del lugar, mientras llevan las delicias recién salidas del horno. Sé paciente y selectivo, ya que necesitarás un estómago de repuesto. No abuses de la barra de ensaladas y deja espacio para el postre, pues también ofrecen pizzas dulces en siete diferentes variedades, como la de chocolate, la de fresas con crema y la consentida: coco con helado de vainilla.

Los Mirasoles

Los Mirasoles

Este restaurante cuenta con una de las mejores cavas del estado. El sommelier Fernando Figueroa, custodia sabiamente las más de 200 etiquetas –con lo mejor de la producción nacional e internacional– para garantizar el maridaje perfecto.

Es el sitio ideal para visitar en pareja, tomarte tu tiempo para disfrutar del ambiente cálido que crea la cantera rosa –característica de los edificios virreinales del centro–, mientras charlas y degustas alguna de las 50 variedades de martinis en sus versiones frutales, secos, tropicales, para correr 
–eso dicen ellos–, los mexicanos con tequila o charanda –bebida típica de la región– y hasta con jamaica.

Los platillos son variados. Encontrarás desde la tradicional cocina michoacana con el toque exclusivo de la chef Rubí Silva, conocida por ser promotora incansable del patrimonio culinario del estado, el cual está avalado por la UNESCO. Además hay cocina internacional con una amplia variedad de cortes de carne y pastas.

No puedes irte sin pedir unos chiles capones, servidos en una salsa de tomate y acompañados con queso cotija, o bien, unos charales recién pescados del Lago de Cuitzeo. No dudes en hacer check-in en Foursquare, a cambio de bebidas o entradas de la casa.

LU Cocina Michoacana

LU Cocina Michoacana

Enmarcado por la belleza del portal Hidalgo, y teniendo como vista principal la majestuosa catedral de Morelia, encontrarás el Hotel Casino. En su interior está este restaurante que es, sin duda, uno de los mejores lugares de cocina de autor purépecha. Conserva las tradiciones culinarias de la región, con un toque de modernidad, y logra sorprender al paladar con la originalidad de sus platillos. Prueba de ello son el chile relleno de uchepo y los rollitos de jícama con jamaica.

Un platillo que no puede faltar en tu lista de pendientes es la tradicional sopa tarasca. Elaborada con salsa de tomate, caldo de res y aderezada con chile pasilla con tiritas de tortillas fritas, un poco de crema y queso. Degústala en este edificio que data del siglo XVIII, mientras escuchas el murmullo de la ciudad y disfrutas del ambiente típico michoacano.

Desde tu mesa podrás ver gente ir y venir, a los globeros, a los danzantes disfrazados de viejos gruñones y ataviados con vestimenta típica. Todo en este rincón digno de postal.

No te olvides del postre y déjate vencer por la “tentación” de chocolate o cajeta. Acompaña esta delicia con un café. Si bien, no es la opción más barata de la zona, te garantizamos que la experiencia lo vale.

La Inmaculada

La Inmaculada

Si tienes espíritu aventurero, toma un taxi y dirígete a la Vasco de Quiroga. Esta es una de esas joyas poco conocidas por los turistas, pero una de las opciones más económicas para comer o cenar. Además, podrás rezar unos padres nuestros o tomar agua bendita, ya que está en el sótano de una parroquia del mismo nombre.

Lo que comenzó como una kermés para recaudar fondos para la construcción de la iglesia, terminó como uno de los lugares favoritos de los morelianos.

Aquí podrás comer enchiladas placeras (preparadas con tortillas bañadas en salsa roja frita, acompañada de trocitos de papa y zanahoria, un toque de crema, queso y una pieza de pollo de tu elección). También tamales, quesadillas fritas –todas con queso–, pozole, atole y buñuelos. La visita a este lugar es toda una experiencia, ya que revivirás tu infancia al canjear dinero por boletos con valor de uno a 20 pesos. No te alarmes, si te sobran boletos puedes cambiarlos nuevamente por dinero al salir del lugar.

Para ordenar tus platillos debes hacer unas filas considerables, así que ármate de paciencia, convive y platica con el de al lado. El lugar ideal para disfruta de un ambiente puramente moreliano y hasta sentirse local. Sólo atienden por la tarde-noche.

Comentarios

1 comments
isabel Sandoval
isabel Sandoval

Soy de morelia y me parecieron muy buenas sus recomendaciones. En Lu agregaría que DEBEN de probar los postres.