0 Me encanta
Guárdalo

Let’s Pop-Up & Roll

Ahora los ves, ahora no los ves. Los espacios temporales de todo tipo se han consolidado, pero el concepto lleva algunos años en la ciudad. Te contamos sobre su llegada, el boom por el que atraviesan y lo que viene

Lejos de libros o anuncios en línea, el pop-up se ha convertido en una tendencia gastronómica, fashionista, artística y de entretenimiento global. Este movimiento crece desde finales de los noventa, cuando en Los Ángeles surgieron las primeras pop-up stores que abrían sólo un día para vender colecciones de edición especial. Desde entonces, este movimiento ha cruzado fronteras. Se trata de instalaciones, restaurantes, tiendas, exposiciones, antros o festivales temporales que buscan promover a artistas emergentes, proyectos gastronómicos o simplemente ser una opción de diversión espontánea y libre.

Hace unos tres años empezamos a verlos en la ciudad. Plazas, edificios, casas abandonadas y espacios públicos se convertían en restaurantes, tiendas, antros y galerías que llegaban tan rápido como se iban. Su éxito se explica porque es una plataforma flexible y sin ataduras para mentes creativas y empresarios interesados en dar a conocer sus proyectos. Es también una buena estrategia de mercadotecnia para las grandes marcas y un formato que seduce a quienes se mantienen en busca de ideas innovadoras, aunque efímeras cual pompa de jabón.

En marzo de 2009, durante el periodo de contingencia por la influenza y después de algunas clausuras, el Leonor, en la Condesa, se adaptó a las circunstancias y surgió el concepto de Leonomada, fiestas que emergían cada fin de semana en distintos lugares, desde terrazas de hoteles hasta azoteas de edificios. Así comenzaron las fiestas pop-up en México. Desde entonces hemos visto propuestas como Verano Local, concepto que incluía fiestas en el Museo del Juguete y el Pasagüero, pool parties, actividades gastronómicas y culturales. Este año, las pop-up parties han tenido su apogeo. Neofreaks organizó el Ying Yang Fest en mayo, que básicamente fueron muchas fiestas con DJ invitados. Para disfrutar el verano como se debe, F. Kamana y Glam Out organizan el Circuito Pool Parties en distintos hoteles de la ciudad.

Mantenlos en el radar
Neofreaks, Distrito Global, F. Kamana y Glam Out tienen planeadas muchas fiestas de este tipo.

Es un concepto muy conveniente para artistas emergentes que no cuentan con espacios donde presentar sus obras. La galería Yautepec exploró este formato con el pop-up show No/Expo, que se montó en diciembre con la participación de Ciler, Anibal Catalán, Natalia Ibáñez Lario, Gretel Joffroy y Annie Lapin. En abril, los chicos de Archipiélago realizaron una exposición pop-up dentro de sus oficinas, en la que presentaron a nuevos talentos. Andrew Birk, José Dávila, Alex Bolio, Eduardo Sarabia, Daniel Monroy y Yaotzin Chacón son algunos de ellos.

Mantenlos en el radar
White Spider es un proyecto de arte contemporáneo que hasta la fecha ha presentado 13 exposiciones en los espacios más diversos: se han apropiado de casas o edificios completos. Su directora, Karen Huber, nos cuenta que buscan intervenir espacios de la ciudad, tomando en cuenta su historia y contexto actual, para crear obras temporales.  Entre sus proyectos en puerta está la exhibición itinerante Sing Sweet Songs of Conviction, que se ha presentado en Londres, Berlín y Nueva York, y en la que participan mujeres de distintas partes del mundo. Alessia Armeni, Mario Consiglio, Francesca Romana Pinzari, Pernette Scholte y Lisa Wade vendrán en noviembre a montar sus piezas (instalaciones, performances, pinturas y videos) junto con artistas locales que han invitado a colaborar.

En 2011, como parte del Corredor Cultural Roma-Condesa, Vivian Alderete, Diego Hernández y Broka trajeron el primer restaurante pop-up a México. Gracias a su éxito, Vivian comenzó a realizar eventos gastronómicos y creó Comensales, una plataforma de intervenciones gastronómicas que ha presentado restaurantes de generación espontánea, aunque no improvisados. Los más recientes se llevaron a cabo durante el Bazar Fusión: Primario, un food truck gourmet, y Moyuelo que ofreció un menú basado en la tradicional cemita poblana. 

Mantenlos en el radar
GasTROPop es un restaurante itinerante. Escondite Supper Club, de Alejandra Coppel, ofrece cenas ambulantes alrededor de todo el país. Kenny Curan y Niki Nakazawa organizan el brunch dominical más ecléctico de la ciudad. Cada domingo convierten al Café Zena en el pop-up restaurant Pichón, que ofrece un menú con productos cosechados en una chinampa, en Xochimilco.

Grandes casas de moda internacionales y diseñadores emergentes han usado esta tendencia para promover pequeñas colecciones que no abastecen el mínimo de una boutique o marcas que no tienen un local por lo que necesitan de las instalaciones temporales para darse a conocer. En el DF comenzamos a ver estas tiendas desde 2009, cuando la marca francesa Comme des Garçons montó una instalación en la Roma. Después llegó Dream Boys, una iniciativa de Andrés Jiménez, de Mancandy, quien logró reunir a talentos nacionales y extranjeros.

Mantenlos en el radar
Compra Moda Nacional o marcas como Nars organizan presentaciones en este formato. Uno de los espacios que se ha convertido en favorito para este tipo de tiendas es Antara. Es justo en este centro comercial donde Chanel abrió la puertas de su pop-up store para presentar su línea de cosméticos. Permanecerá abierta hasta diciembre de este año.

Comentarios

0 comments