0 Me encanta
Guárdalo

Entrevista a Cecilia Lugo

Contempodanza, una de las compañías de danza más importantes del país, celebra su 30 aniversario. Platicamos con su directora y fundadora.

Foto: Alberto Cervantes

Después de tres décadas de contribuir a la creación artística del país, Contempodanza se encuentra en un lugar privilegiado al contar con el apoyo de la beca México en Escena otorgado por FONCA Conaculta desde 2004. Pero, sobre todo cuenta con un prestigio que ha llevado al ensamble a presentarse en los recintos y festivales más importantes del país, y a figurar incluso internacionalmente con presentaciones en Alemania, Francia, España, Canadá, Estados Unidos, Perú, Chile, Argentina y República Checa.

Las alrededor de 40 piezas dancísticas que ha dirigido Cecilia Lugo han contado con la colaboración de reconocidos artistas, como Arturo Márquez, Joaquín López Chas y Alberto Castro Leñero, por lo que la directora y fundadora reconoce que parte importante de su éxito se debe al haber estado rodeada de las personas indicadas. También agradece al “ejército” de personas que durante treinta años han estado trabajando hombro con hombro en Contempodanza, pero sobre todo da gracias a la vida.

Pasión es la palabra que resume las tres décadas de trayectoria de este proyecto. Por ello decidió titular el aniversario: Entre viento y Marea, y con esto hacer una analogía con el fluir continuo de la marea: “…voy con todo pero no voy luchando si no fluyendo… Estos 30 años han sido un paraíso para mí”, señala la artista.

Cecilia se caracteriza por su formación polifacética. Estudió danza clásica y a los 17 años formó parte del Ballet Folclórico de México de Amalia Hernández, sin embargo; aun gustándole el danzón y el chácháchá, como así lo dice, ha encontrado en la danza contemporánea su principal medio de expresión.

La poética del discurso intimista y actual plasmado en las piezas de la compañía se debe a la búsqueda constante de Cecilia por encontrar formas diferentes de expresión y así, como ella lo afirma, tratar de renovarse y no repetirse en cada una de sus obras. Para lograr esto, la coreógrafa menciona: “me apoyo de la literatura, la música, la poesía, y sobre todo mis amores (padres, hijos, hermanas, amigos) y mis bailarines. También revela como una de sus fuentes de inspiración a la vida misma la cual entiende como un misterio que afortunadamente no hemos llegado a descubrir.

La artista acepta que ante la situación actual de violencia que vive el país la danza puede contribuir a una mejora social. “Te ayuda a comprenderte mejor, saber que eres valioso y que tienes una estructura interna. Hacer o ver danza son una experiencia para el espíritu, y esta interiorización te ayuda mucho a la hora de decidir qué camino escoger en la vida”, comenta Lugo.

Para Cecilia la mayor dificultad de hacer danza en México, ha sido obtener los recursos económicos necesarios para mantenerse en la escena nacional. Es difícil conseguir teatros y funciones pagadas. La dolencia de la danza se debe a que los públicos no están acostumbrados a ver danza contemporánea, a que hay artistas que no hacen una buenos shows y a instituciones que no apoyan a la difusión de esta expresión”, puntualiza la coreoógrafa.

“Para mí, lo que se ve es importante pero lo que no se ve es lo más importante y esto son los sueños, lo que sientes, piensas, anhelas o quisieras llegar a ser.  La escena te permite volar, estar ahí donde tu mente y tu corazón quieren estar”, finaliza Cecilia Lugo.

Comentarios

0 comments