0 Me encanta
Guárdalo

El ideal, un comité de jóvenes: Talavera Flores

La presidenta del IEDF reconoce que se ha señalado la indebida participación de partidos políticos o autoridades delegacionales en el proceso, pero sin denuncias formales

Foto: Marianela Trueba

Las próximas elecciones de comités y consejos, además de presupuesto participativo, son organizadas por el Instituto Electoral del DF. Para conocer más sobre este tema, entrevistamos a su presidenta, Diana Talavera Flores.

¿Cuáles son los retos para esta elección?
Que conozca que existen estos mecanismos y que haga uso de ellos. Una vez difundiendo mensaje, el segundo reto es que participen no sólo acudiendo a votar, sino que los propios ciudadanos presenten fórmulas y proyectos.

¿Cuál es la gran oportunidad este año?
Estamos haciendo una labor importante para que jóvenes participen con sus propias fórmulas. De los actuales comités sólo 9.6% está integrados por jóvenes. Este año, al menos un integrante de cada formula debe tener entre 18 a 29 años de edad.

¿Cómo pueden los jóvenes participar?
La delegación debe aprobar que el proyecto sea viable (un skatepark, por ejemplo). Luego, registrar una planilla, hacer campaña y ganar la votación.

¿Cómo se supervisa que el proyecto ganador se cumpla?
El IEDF da capacitación en temas ligados a sus atribuciones y evaluación de su actuar.

Hay denuncias por proyectos que no se realizaron, ¿capacitar es suficiente?
No se cuidaban los proyectos a votar, por eso pasaba. Se compraba una cuatrimoto (para patrullar) y no tenían quien la manejara. Además, por ley, tiene que estar a cargo de la SSPDF. Lo único que puede evitarlo es que la autoridad (delegación) dé su visto bueno. Hay casos donde se quería adquirir un predio pero estaba intestado, o recursos aprobados para mejoramiento de una unidad habitacional, pero son propiedades privadas y no se puede ejercer recurso público. Ahora se propone crear un catálogo y que la gente selecciones proyectos con la certeza de que son viables. Además, existe una problemática administrativa, porque la delegación tiene que cumplir 290 proyectos, por ejemplo, con licitaciones públicas.

¿Hay responsabilidad por aprobar proyectos no viables?
Autoridad no es sancionada por dar visto bueno a proyectos, pero sí por no cumplir la Ley de Presupuesto y Gasto Eficiente del DF. Por eso muy importante el proceso de dar visto bueno de los proyectos de los ciudadanos. Si ahí se hace un buen trabajo es un buen filtro. Entonces, cuando se haga la votación, sólo serán proyectos viables y evitamos subejercicio o inutilidad. Por eso existe el interés de delegaciones de que los comités sean afines, no críticos.

¿Destinar 3% del presupuesto a estos proyectos es suficiente?
Hay propuestas más ambiciosas, como que sea el presupuesto de la ciudad, no de la delegación. Podemos ir más allá de 10 o 15% del de las delegaciones, pensemos en 10% pero de la ciudad.

¿Es correcto que los comités reciban un bono?
No es un pago al trabajo. Fue incorrecto, pues son cargos honoríficos. Nunca se estableció el objetivo de ese pago ni cómo se iba a utilizar. Fue una decisión desafortunada. Son representantes de los ciudadanos, pero no es un cargo de elección popular. Hay que cuidar la figura ciudadana.

¿Sirven estos comités como contrapeso de la autoridad delegacional?, ¿serviría para evitar conflictos como los que provocaron el Metrobús y ahora los parquímetros?
Puede ser a partir de los comités, pero en la propia ley de participación ciudadana están las consultas ciudadanas. En IEDF podría organizar todas las consultas a petición de las propios gobiernos. Hoy la delegación es juez y parte. Se está buscando un cambio en la ley. Votaron 10 mil por los parquímetros en cuatro colonias. Es un ejercicio que pone en perspectiva la importancia de estos procesos para definir y resolver problemáticas. Si bien hubo una consulta específica, después generó polémica sobre si se cumplió o escuchó a los ciudadanos, porque no son procesos vinculantes. A final de cuentas, estos ejercicios concientizan a la ciudadanía sobre cómo tomar decisiones sobre lo que nos afecta directamente. La democracia participativa es un complemento de la democracia representativa o alternativa ante falta de credibilidad y resultados.

¿Es posible la democracia participativa?
No tenemos una cultura de decisiones colectivas, eso es muy difícil. Integrar comités (cinco de la fórmula ganadora y cuatro de otros comités, para garantizar representatividad) a veces no es bien vista. Es un aprendizaje de cultura democrática y ahí intervenimos nosotros. Incluso tenemos cursos en línea. La política es convencer, la hacemos todos, todo el tiempo.

Comentarios

0 comments