Ilán Rabchinskey: El medio terrestre

Gratis
  • 5 de 5 estrellas
(1Crítica)
0 Me encanta
Guárdalo
Ilán Rabchinskey: El medio terrestre
El medio terrestre

Un domingo de hace algunos años, Ilán andaba en bicicleta hasta que llegó, casi sin querer, al Museo de Historia Natural (MHN). El recuerdo de las horas de diversión que había pasado ahí cuando era niño, al lado de su mamá y su hermano, lo hizo volver a entrar. Su sorpresa fue encontrar que todo seguía igual. Después de pasar la tarde ahí, la idea de El medio terrestre empezó a formarse. “Fui a hablar con el director de museo, le platiqué lo que tenía en mente y al poco tiempo ya estaba trabajando con la gente de museografía, los lunes, cuando el museo está cerrado”, nos cuenta Ilán. Primero hizo la serie de los dioramas, que expuso en el Museo Archivo de la Fotografía. Después vino la idea de la segunda serie (los retratos). En esta ocasión el método de trabajo fue muy distinto: “Monté un estudio dentro del museo. Los museógrafos del MHN fueron muy amables y colaboraron de una manera impresionante, sacaban ejemplares de vitrinas o bodegas, que no son las mismas taxidermias que están en los dioramas. Me traían lobos, jirafas, lo que pidiera”.

Los dioramas del MHN están catalogados como patrimonio de la nación. La oportunidad que Ilán Rabchinskey tuvo al caminar entre ellos fue todo un privilegio. “Mi idea era hacer retratos inspirados en la pintura tenebrista del siglo XVII, con luz tenue, no muy contrastada, fondos negros; aunque también uso una luz fría, publicitaria. La composición es muy cuidada, calculada, purista. Es una mezcla de referencias”.

El discurso de El medio terrestre está ligado a recuerdos de infancia. Aunado a ello, las imágenes son una reflexión sobre la relación que los seres humanos sostenemos con el resto de las especies en el planeta. Hace alusión a los naturalistas del siglo XIX, “los dioramas eran la forma más importante de presentar el mundo animal; en los museos de historia natural de todo el mundo, eran espacios que atemorizaban a la gente, porque era una muestra de los salvaje, de todo aquello que está más allá de la civilización, pero mostrado de una forma romántica e idealista”. El mundo terrestre tiene que ver con regresar a estos lugares para mostrar el acto de ficción que representan. Son imágenes melancólicas, exploran la idea del ser humano tratando de ver lo que sólo puede llegar a conocer cuando lo destruye. 

Por María José Cortés

Publicado

Average User Rating

5 / 5

Rating Breakdown

  • 5 star:1
  • 4 star:0
  • 3 star:0
  • 2 star:0
  • 1 star:0
LiveReviews|1
0 people listening