0 Me encanta
Guárdalo

Cartelera sobre el Día Mundial de la Lucha Contra el Sida

Desde hace 25 años, el 1º de diciembre se conmemora esta fecha. La ONU asegura que las muertes relacionadas con esta enfermedad han bajado 30% desde la cota de 2005. Te dejamos esta cartelera cultural con proyectos que reflexionan sobre el tema

Un corazón normal

Platicamos con Horacio Villalobos y Pilar Boliver, actores de Un corazón normal, una obra de teatro que aborda el descubrimiento del virus del sida. Teatro que contagia vida El periodista Horacio Villalobos y la actriz Pilar Boliver producen la versión mexicana de esta galardonada obra de Larry Kramer que expone el descubrimiento, en Estados Unidos, del virus del sida. Hernán Mendoza encabeza un atractivo reparto que es dirigido por Ricardo Ramírez Carnero.Pilar, ¿en qué mundo nos adentramos en Un corazón normal?Es un mundo contestatario y esperanzador. Esta obra habla de luchar por la vida, de contrarrestar a los que hacen cosas para que la humanidad se muera. Se sitúa a principios de los ochenta, cuando se descubre que un virus, germen o cosa extraña, enferma a hombres homosexuales en Nueva York. Un grupo de hombres gay se une para exigirle al gobierno soluciones.Horacio, ¿qué hace a esta obra estadounidense compatible con el público mexicano?Es universal porque no es únicamente la lucha de grupos de homosexuales que cambiaron al mundo -porque ellos cambiaron al mundo-, es la historia del poderoso contra el oprimido, de cómo los homosexuales de clóset fregaron a los gays enfermos que salieron a la calle a gritar "Somos homosexuales y no queremos morirnos". Es cómo el gobierno republicano de Estados Unidos permitió que murieran miles de personas y la forma en que los medios masivos de comunicación bloquearon la información.Pilar, Ricardo Ramírez Carnero es un director más an

Leer más

Los insólitos peces gato

Claudia trabaja en un supermercado como demostradora de productos y termina en la sala de emergencias de un hospital público debido a apendicitis. Un par de horas antes de someterse a la operación, conoce a Martha, su compañera de cuarto, una exactriz quien se encuentra en fase terminal por VIH, y a sus cuatro hijos: la obsesiva y madura Alejandra, la deprimida Wendy, la precoz Mariana y el inquieto Armando, el menor de todos, quien es el responsable del particular nombre de la película. Después de abandonar el hospital, Martha invita a la chica tímida y reservada a comer a su casa. Sin embargo, lo que parecía un simple encuentro fortuito se convierte en una relación de complicidad, ya que ambas necesitan algo a qué aferrarse. La visita de Claudia se extiende, alterando el frágil orden de ese hogar, revelando los vicios y virtudes de quienes lo habitan. Sin embargo, la manera en que vemos a los personajes cambia radicalmente cuando uno se entera que la directora ha omitido en los créditos un detalle vital: la historia tiene tintes personales. Si a esas alturas la película ya había conseguido conectar con el público a partir de un tópico básico en nuestra cinematografía como lo es el núcleo familiar, su elenco convincente, una puesta en escena sobria y un humor muy simpático que aparece en los momentos precisos. El saber que la directora decidió confesarse como un proceso sanatorio, vuelve entrañable la experiencia. A diferencia del más reciente cine documental mexicano que ha

Leer más

Comentarios

0 comments