0 Me encanta
Guárdalo

Un corazón normal

Platicamos con Horacio Villalobos y Pilar Boliver, actores de Un corazón normal, una obra de teatro que aborda el descubrimiento del virus del sida. Teatro que contagia vida

Foto: Alejandra Carbajal

El periodista Horacio Villalobos y la actriz Pilar Boliver producen la versión mexicana de esta galardonada obra de Larry Kramer que expone el descubrimiento, en Estados Unidos, del virus del sida. Hernán Mendoza encabeza un atractivo reparto que es dirigido por Ricardo Ramírez Carnero.

Pilar, ¿en qué mundo nos adentramos en Un corazón normal?

Es un mundo contestatario y esperanzador. Esta obra habla de luchar por la vida, de contrarrestar a los que hacen cosas para que la humanidad se muera. Se sitúa a principios de los ochenta, cuando se descubre que un virus, germen o cosa extraña, enferma a hombres homosexuales en Nueva York. Un grupo de hombres gay se une para exigirle al gobierno soluciones.

Horacio, ¿qué hace a esta obra estadounidense compatible con el público mexicano?

Es universal porque no es únicamente la lucha de grupos de homosexuales que cambiaron al mundo -porque ellos cambiaron al mundo-, es la historia del poderoso contra el oprimido, de cómo los homosexuales de clóset fregaron a los gays enfermos que salieron a la calle a gritar "Somos homosexuales y no queremos morirnos". Es cómo el gobierno republicano de Estados Unidos permitió que murieran miles de personas y la forma en que los medios masivos de comunicación bloquearon la información.

Pilar, Ricardo Ramírez Carnero es un director más anclado en el teatro universitario. ¿Por qué llamarlo para dirigir una obra de formato comercial?

Independientemente de la fama de la obra o de los nombres que tenemos en el elenco, a Horacio y a mí se nos va la vida por decir lo que expresa este montaje. Necesitábamos a alguien que sintiera lo mismo. Por nuestras cabezas pasaron los directores de moda, hasta que tuvimos claridad y pensamos en Ricardo, pues él también vivió en los ochenta, esos años en los que no dudo que se le hayan muerto amigos en los brazos, igual que a mí. Además, él maneja el realismo de una manera muy exquisita y esta es una obra es muy discursiva.

Horacio, ¿México está preparado para recibir un montaje de abierta temática homosexual y, con ello, de denuncia?

El DF sí, pero parecería que la ciudad es otro país, muy diferente a "México" o Rusia. El público que viene puede decir: "mi hijo y mi hija son normales, mi familia es normal, pero vamos a ver qué les pasó a estos". Sucede que "esto" es de todos. Este es teatro del bueno, así que la gente va a salir aterrada, conmovida, vivirá una catarsis. Aunque también reirá y llorará durante las dos horas.

Teatro Aldama. Vie-sáb 8:30pm, sáb-dom 6pm. $360-$540. Hasta el 31 de mayo.

Comentarios

0 comments