Loud

Gay y lésbico Lomas
  • 3 de 5 estrellas
0 Me encanta
Guárdalo
Loud
Cortesía Loud

Por momentos parece que importa más la ubicación del club Loud que su personalidad. Wenceslao Bruciaga descubre la dosis de placer que provoca pisar el acelerador rumbo a las Lomas de Chapultepec.

Lo complicado de arrancar una aventura en el club Loud es el fantasma de su antecesor. Es decir, si alguien pregunta: “¿Y dónde queda?” La respuesta inmediata es: “Donde estaba el Envy".

Sus instalaciones han sido ocupadas por una nueva administración, dejando el concepto decorativo prácticamente intacto, a excepción de unas cuantas pantallas de plasma que se han sumado a las ya existentes.

Permanecen las mismas sillas poltronas a las orillas y al centro la pista de baile iluminada (como marcaba la tendencia de las discos bugas en los 70). No hay manera de sentirse norteado si eras cliente asiduo del Envy, pues incluso han dejado ilesa la tradición de sólo abrir los viernes.

Nos contó Iván Martín, publirrelacionista de Loud, que la principal diferencia es que aunque darán continuidad al concepto de “antro con gente bonita”, la vibra es menos densa que en el Envy.

Además, ahora montarán performances, como el de Natalia Sosa, del musical Mentiras o el show de Gloria Trevi, quien después de su concierto en el Auditorio Nacional, presentará aquí una nueva canción. La música quizás sea otro cambio apenas perceptible, predominan los sencillos en inglés y de vez en cuando sueltan un éxito indie, como el multisonado (y ya algo old fashion) Pumped Up Kicks, de Foster The People, en su versión más dance. Se suman los obligatorios tracks de Trevi, y aunque la música es cumplidora, no se jacta de la exclusividad que ostenta el club, muy común.

Y la noche dice…

Entrar. Tu cover garantiza que te ofrezcan una mesa, aunque para ello tendrás que comprar forzosamente una botella que ronda los 1,200 pesos (o un poco más), dependiendo de la marca y su nacionalidad.

Comienza la noche. Dan las dos de la madrugada y el local ya está lleno. Algunos, los menos, llegan solos y deambulan de la barra a la cabina del DJ. Todos hombres, parecen aventureros. Los más, son amigos que arriban ya en grupitos armados.

Ligar (o no). La verdad, en corto te digo, aquí es complicado.

Las bandadas de amigos parecen estar ensimismados en su fiesta local. Aunque las miradas no desmerecen, porque es común que te encuentres chicos modelos (aunque –lo siento– también están concentrados en ellos mismos).

Entonces, aquello se vuelve un círculo vicioso de miradas que barren, secretos al oído y poco ligue. ¡Ash!

Beber. Si el ligue falla, las bebidas no. Los tragos de la casa son las clásicas perlas negras, o bien, la ráfaga, con tequila, anís y menta verde.

Los precios tampoco son tan exclusivos, cervezas desde 50 pesos hasta tragos de 80. Muy tranquilo.

Hay gente de todas las edades, desde jovenzuelos de 21 hasta galanes de 45 o más; aunque curiosamente se ven más chicas que cuando el local era Envy.

Luego de una noche allí, tengo claro que Loud es un club benevolente. Se describe (y se vive) como un antro fresa con gente amable y un ambiente no tan pesado. Aunque justo es el ambiente, quien paga de vez en cuando estas pretensiones se siente un tanto acartonado

Por Wenceslao Bruciaga

Publicado

Nombre del lugar Loud
Contacto
Dirección Palmas 215
Lomas de Chapultepec
México, DF

Horas de apertura Vie 11pm-4am
Transporte Metro Auditorio
Precio Cover $200
LiveReviews|0
1 person listening