0 Me encanta
Guárdalo

Cinco preguntas a Alan Parsons

Platicamos con el ingeniero de sonido de bandas como The Beatles y Pink Floyd previo a la master class que ofrecerá

Foto: Cortesía Consecuencias

Fuiste ingeniero en Abbey Road muy joven, ¿quiénes fueron tus mentores?
Tenía 19 años cuando entré a trabajar ahí. George Martin fue una gran influencia para mí, pero lo verdaderamente fantástico de Abbey Road era el terreno de entrenamiento. Siempre había ingenieros y artistas trabajando.

Ayudaste a crear la estética que definió una generación. ¿Cómo lograste un sonido que parece atemporal y paradigmático? 
En realidad nunca tuve una fórmula mágica ni nada parecido, sólo me dejé guiar por mi entrenamiento previo y mis mejores instintos. El sonido de esos discos surgió gracias a que los músicos grababan todos juntos y generalmente en pocas tomas, eso era fundamental. Es increíble que esos materiales se escuchen luego de 40 años. Sabíamos que los Beatles eran enormes, pero también que no durarían para siempre. Me siento halagado y afortunado de ser asociado con un disco y una banda tan grande (Alan trabajó como asistente de grabación en Abbey Road y Let It Be).

Mucha gente sólo te ubica en el ámbito del rock, pero también has trabajado haciendo música para cine y TV.
Hice la banda sonora de Ladyhawke, una película protagonizada por Matthew Broderick y Michelle Pfeiffer. El director, Richard Donner, era muy entusiasta con la idea de que Alan Parsons Project hiciera la música para su filme histórico medieval. 

Para mí es un reto, porque es muy diferente a grabar una banda. Acá hay que empatar la música con lo que cada escena demanda. Se trabaja mucho con los tiempos, hay que usar metrónomos y varias herramientas para que la música esté en completa sintonía con lo que pasa.

Trabajaste con Steven Wilson en el disco The Raven that Refused to Sing . ¿Qué te atrajo de su música para producirlo?
En realidad él fue quien me buscó [risas]. Creo que me contactó por Facebook. Él conocía mi trabajo pasado y quería un coproductor. La relación fue muy buena y hace poco trabajé con él en Israel junto a otro músico que se llama Aviv Geffen. Ellos dos tienen un proyecto que se llama Blackfield.

¿Qué puede esperar la gente de esta master class que ofrecerás en la Expo Sound Check 2015?
Se ha impartido ya en muchas partes del mundo y la organiza la compañía detrás de mi serie de DVDs y mi libro más reciente titulado Art & Science of Sound Recording. Todo está basado en ese material y lo que el público verá es el proceso de grabación de un talento local de México: desde el montaje del estudio, hasta el disco terminado.

Comentarios

0 comments