0 Me encanta
Guárdalo

Disco de la Semana: ‘Victorious’, Wolfmother

El regreso de la loba de Australia: poderoso, vertiginoso y ruidoso

Foto: Cortesía Wolfmother

Wolfmother me trae una particular nostalgia ya que fue de las últimas bandas en presentarse en el José Cuervo Salón, antes de que éste cerrara. Aquella noche fue épica. En esta ocasión presentan Victorious, su cuarto álbum.

Los oriundos de Sydney, Australia, nos han acostumbrado a esperar discos llenos de calidad y virtuosismo. Sabemos que desde el momento en que empiece a sonar el álbum el ruido será abundante, pero para sorpresa de muchos, esta cuarta entrega tiene ciertas excepciones. Una de ellas es “Pretty Peggy”, un track poco común para los oídos acostumbrados al sonido estridente de Wolfmother, sin embargo en este sencillo se acompañan de una guitarra acústica, coros y pandero.

Soy de los que piensan que una canción de corta duración puede ser exacta. “The Love That You Give” se encarga de abrir el disco y con apenas 2 minutos y 39 segundos avisa lo que nos espera: potentes guitarrazos, imparables baquetazos y la voz de Andrew Stockdale arrasando. 

Victorious es la canción que le da nombre al disco, y como su propio nombre lo augura, es perfecta para salir victorioso ante cualquier obstáculo. Una vez que la escuchas es inevitable no querer destrozar todo lo que se te ponga enfrente, es una rola que te llena de energía.

Hay dos tracks que conquistaron mis oídos: “City Lights” y “The Simple Life”, la primera porque tiene un coro muy pegajoso, la forma en que la guitarra marca los tiempos para entrar al clíma provoca una culminación espectacular y fascinante; y la segunda porque buena parte de la estructura recae en la guitarra, pero sobre todo por los cambios de ritmo, no sólo una sino dos veces, parece que vas de una dimensión a otra. Me cuesta trabajo poder acercarlos a partir de esta descripción a lo que me provocó esta canción. ¡Qué buen viaje!

“Eye of the Beholder” se encarga de darle fin a Victorious, se leerá muy clavado pero este track cierra con una guitarra que bien puede interpretarse como puntos suspensivos. La metáfora deja posibilidad a que tal vez exista una quinta entrega por parte de Wolfmother. Pero mientras eso sucede esperamos tenerlos pronto de regreso en la Ciudad de México.

Comentarios

0 comments