0 Me encanta
Guárdalo

Entrevista con Adanowsky

Ada: Hombre y mujer en un mismo cuerpo

Foto: Cortesía Seitrack

Fuerte, exorbitante y bellamente impredecible. Así resulta la música de Adán Jodorowsky, un artista polifacético que en cada una de sus entregas nos deja ver un poco más de sí mismo a bordo de un personaje distinto. Su sentir, sus ideas y sus pasiones se reflejan a través de cada una de sus composiciones y se configuran a la hora de realizar sus presentaciones en vivo.

Dos años bastaron para que "Ada", el último alter ego de la trilogía de Adanowsky (El ídolo,2008. Amador, 2010) cobrara vida. Guitarras funk mezcladas con sintetizadores de finales de los 70 y tintes de música disco ahondan el universo de este nuevo personaje. Adanowsky se reinventa en esta nueva producción discográfica. Aprovechamos su visita a nuestro país para hablar un poco más al respecto.

"Ada" simboliza hombre y mujer en un mismo cuerpo, pero etimológicamente elude a la belleza, ¿Cómo se logra el equilibrio entre dos personalidades para conjugarla?
Tu pregunta es racional, pero el contacto con el ser humano va más allá. Es una relación completamente espiritual. Cuando un hombre encuentra a una mujer o viceversa tiene que dejar lo racional de lado y conectarse con su lado instintivo, hay que dejar de pensar si corresponde o no. No hay que tener miedo a morir, hay que tirarse al bordo.

Todos hemos fantaseado con tener múltiples personalidades y protagonizar distintos personajes a lo largo de nuestras vidas. Tardaste cerca de dos años en crear el personaje de "Ada" y te refugiaste en París, ¿esto tiene un motivo especial?
Quería hacer este disco en Francia y contacté a mis amigos de Gush que viven allá. Resultó natural encontrarme con ellos ahí, después me di cuenta de que todos mis discos los compuse en Francia y mi hogar, mi templo en donde logro crear, está ahí. Volví a vivir allá sin quererlo, pero me gusta el sonido de Francia. Intenté hacer unas maquetas en México pero no resultó como yo quería y allá encontré todo lo que necesitaba.

Convives con tus personajes en el día a día, lo cual me parece admirable, pero ¿qué pasa cuando te afrontas a circunstancias en las que debes actuar como Adanowsky más que como cualquiera de tus personajes?
Antes mataba un personaje, ahora ya no me siento como un personaje. Es algo muy raro que me está pasando, "El ídolo" y "Amador" aún están en mí. Son una parte mía que me sirve para expresar lo que no es ajeno a lo que soy. Cuando estoy maquillado no me siento un personaje, soy yo. Así soy y así actúo.

¿De qué manera "Ada" cambio tu perspectiva de ver a las mujeres?
Me reconecté con mi parte femenina. Eso no quiere decir que soy mujer, pero siendo mitad hombre y mitad mujer, y viniendo de un padre y una madre, obviamente me di cuenta que no estoy separado de la mujer. Hay libros que dicen que la mujer es diferente del hombre y el hombre es diferente de la mujer y hablan de cómo entenderse los dos y cómo lograr vivir juntos, pero en realidad la mujer entiende al hombre y la mujer entiende a la mujer. Es una invención del ser humano decir que estamos separados cuando estamos completamente unidos.

Esta es la pieza final de tu trilogía y la secuela de El ídolo y Amador, ¿cuál es el siguiente paso en tu carrera?
Realmente no lo sé. Lo que intento hacer es vivir el presente sin proyectarme en el futuro, tampoco vivo con nostalgia. Por ejemplo, no tengo tatuajes porque estoy en constante cambio, entonces prefiero no pensar en el futuro porque es algo que no existe aún para mí.

Tus inicios musicales iban por la senda del punk y el folk, ¿a qué debemos este giro tan inesperado que apuesta más por la música retro de los 80 y que incluso podría compararse con la propuesta de Daft Punk?
A mucha gente le gusta comparar mi disco con lo que hizo Daft Punk, quizás porque están haciendo un revive, pero no creo que tenga nada que ver. Hace años que estaba pensando hacer funk y quería hacerlo, así que simplemente lo hice, quería bailar y la mejor música para bailar es el funk.

Te noto más feliz, ¿olvidaste la melancolía?
Dejé la melancolía de lado. Era importante para mí porque empecé a leer en los comentarios de las redes que la gente decía: "Ah, una buena depresión con una botella de tequila y escuchando a Adanowsky es lo mejor" y me dije: La gente me ve para agarrarse una botella de tequila y llorar, pero yo quiero producir felicidad y no melancolía. Es más difícil de producir, pero la felicidad siempre está dentro de nosotros.

Basado en la atemporalidad, ¿cómo te gustaría ver tu trabajo en un futuro?
Mi meta en esta vida es ser una semilla que sirva para cambiar el mundo. Yo no pienso que pueda cambiar al mundo, pero puedo empezar a cambiarlo, por eso decidí compartir felicidad ahora. Estoy poniendo mi energía en algo positivo porque entendí que el arte ya no debía ser para mí, sino para los otros y para el mundo. Esa es mi meta: ser una semilla en el centro del universo.

Sobre la muerte de "Ada", ¿cómo será en esta ocasión matar a un personaje que cuenta con una doble personalidad?
Buena pregunta, pero no te puedo decir lo que va a pasar, porque sería revelar el final y seguro no te gusta que te cuenten el final de una película. (Risas)

¿Qué puedo esperar de tu show en vivo?
¡Tengo músicos franceses, altos y guapos! Usan trajes, todos muy estilizados. Coreografías, pura alegría, pura fiesta en el escenario. Es un momento liberador, cuando entras estás deprimido, cuando sales, eres feliz.

Adanowsky se presenta el próximo 30 de mayo en el Plaza Condesa. Aquí más información.

Comentarios

0 comments