0 Me encanta
Guárdalo

Entrevista con Bobby Womack

El ícono sobreviviente del soul nos platica de su regreso a la música

Jamie-James Medina

Bobby Womack ha sido un luchador durante toda su vida. Protegido por Sam Cooke, cortejó y se casó con su viuda en 1965. Sufrió la trágica pérdida de dos hijos (uno en un accidente, el otro por suicidio) y su propia dolorosa caída en la adicción a las drogas, pero halló la manera para salir entero de nuevo. Incluso en los primeros años de la década de 1970, cuando estaba en la cima del mundo y se preparaba para grabar uno de sus mejores discos, el proceso no fue fácil, por lo menos, no al principio.

"Yo solía luchar siempre con United Artists en ese entonces", dice Womack, recordando a su antiguo sello discográfico, "porque nunca me dejaban estar en el score de ninguna película. Lo hicieron con Quincy Jones y otras personas. Cuando por fin me dieron una oportunidad, me dijeron que tenía dos semanas para entregar todas las canciones. Sólo me permitieron ver la película una vez, trataba de la vida en la calle, en el gueto. Nací en eso. Mierda, yo pude haber compuesto eso con los ojos cerrados. Y las letras venían a mí muy fácilmente. Además yo salía con Pam Grier".

Womack se ríe al contar estos recuerdos, pero 40 años después, la canción principal de Across 110th Street que, acertadamente, también sirvió como la música de fondo para la entrada de Grier en la película de Quentin Tarantino, Jackie Brown, resuena con conmovedora sinceridad. A lo largo de su carrera, Womack ha impregnado a su música con un toque muy personal, comunicando esa sensación inquebrantable de alguien cantando literalmente por su vida. Eso todavía se escucha en su voz actualmente: cruda, áspera y resonante, y es la fuerza impulsora detrás de The Bravest Man In The Universe, su primer álbum original en casi dos décadas.

Para cualquier otra persona, los 68 años podrían parecer una edad extraña para un regreso, pero Womack ha estado lejos de ser ocioso. Aceptado en el Rock and Roll Hall of Fame en 2009, fue invitado por Damon Albarn (gran fanático de Womack), para unirse a Gorillaz en la gira de 2012. "Stylo", con Womack y Mos Def, fue el sencillo mejor colocado del álbum Plastic Beach.

"Damon siempre me decía: 'Tenemos que colaborar juntos'", Womack explica cómo Albarn llegó a coproducir The Bravest Man In The Universe. "Él estaba emocionado por la reacción de la gente cuando me subía con él al escenario y dijo: 'Todavía lo tienes. Necesitas volver a tocar tu guitarra'. Y me interesaba, porque con este tipo, uno se siente libre para decir cualquier cosa, como si o conocieras de un centenar de años. Él es realmente sencillo. Teníamos el disco listo en tres o cuatro semanas".

Coproducido con XL Recordings, sello discográfico de Richard Russell, The Bravest Man In The Universe es menos el revival del soul retro y más el reinicio del soultronic. La canción que da título al disco es una colaboración de años atrás con Harold Payne que se grabó originalmente con Isaac Hayes y los Memphis Horns. "Please Forgive My Heart" cuenta con la improvisación Womack una conmovedora y poética pieza confesional, mientras que "Dayglo Reflection" es un dueto al piano con Lana Del Rey.

Es una jugada arriesgada para Womack, pero como él sostiene, nunca llegó a ninguna parte sin correr riesgos. Y con las implicaciones más profundas del título del álbum, Womack recientemente puso a prueba su coraje más allá del estudio de grabación: poco antes del lanzamiento del álbum fue diagnosticado con cáncer de colon, lo que le obligó a posponer una serie de fechas en vivo.

"Hoy estás arriba y mañana abajo", lo dice casualmente. "Eso es lo que te hace apreciar la vida. Pase lo que pase, es bueno cuando se puede mantener la mente abierta y los oídos abiertos a medida que sigues adelante, de lo contrario, solo tienes que parar. No puedes seguir adelante. Fue tan fácil para mí hacer él álbum, que al mismo tiempo fue aterrador. Eso es de lo que trata el soul. Es real".

Comentarios

0 comments