0 Me encanta
Guárdalo

Entrevista con Clap Your Hands Say Yeah

Platicamos con Alec Ounsworth, líder de la banda, sobre el regreso de la agrupación de Filadelfia a los escenarios y su nueva producción

Foto: Cortesíua CYHSY

Hubo un tiempo en el que Brooklyn no era más que un barrio de artistas frustrados porque no lograban su fantasía de crear arte con una buena dosis de fama. Para completar la renta tenían que trabajar de meseros y darse tiempo de terminar un cuadro o remasterizar ese disco que los lanzaría al estrellato. Fue en esa época, cuando Brooklyn aún no sucumbía a la gentrificación de sus calles, cuando surgieron los Clap Your Hands Say Yeah.

Aunque sus orígenes se remiten a los sótanos de Filadelfia, fue en el distrito oeste de Long Island donde el quinteto dio a conocer uno de los discos más refrescantes de la primera década del nuevo milenio. A la par de clásicos instantáneos como el Give Up de The Postal Service, el Is this It de The Strokes o el Funeral de Arcade Fire, aunque no con el mismo eufórico reconocimiento.

Lo cierto es que el debut homónimo de CYHSY salió sin el respaldo de la estrategia de marketing de una disquera, ellos mismos movilizaron sus tracks en internet y fue así que llamaron la atención, por su estilo de júbilo desvergonzado y folk nostálgico y gangoso heredado directamente de David Byrne. De hecho, cuenta la leyenda que cuando Byrne los descubrió navegando en el ciberespacio, persiguió sus presentaciones y al verlos en vivo quedó tan fascinado, que presionó para que el disco fuera reeditado a fin de darlos a conocer más allá de los circuitos independientes. Son de esas bandas que no se vuelven golosas con la producción de discos y su discografía es más bien breve y discreta.

Con motivo de la celebración de los 10 años de su álbum debut, para la que pisarán el escenario de El Plaza el próximo sábado 22 de agosto, platicamos con Alec Ounsworth, frontman de la agrupación.

A diferencia de otras bandas que surgieron a la par, a ustedes no les ha dado por forjar una discografía abundante...
De pronto no es fácil coordinarnos entre nosotros, cada quien tiene sus proyectos así que quedar para grabar un disco resulta más o menos complejo. Son pocos discos en 10 años de carrera, pero todos los he disfrutado bastante. Escucho a otros colegas con muchos discos que suelen hablar de que se sienten frustrados con algunas producciones que pudieron haber salido mejor. No es mi caso. Yo disfruto mucho cada disco que he sacado con CYHSY, al volverlos a tocar siento una gran satisfacción. Es la razón por la que vamos a México. He lanzado un par de trabajos en solitario también y si los sumamos a los cuatro con la banda, son seis discos en 10 años. ¿No está mal, cierto?

De pronto es un poco más fácil reeditar un álbum y celebrarlo. Estos tiempos entre un disco y otro nos han permitido hacer muchas giras.

Acabo de leer una reseña sobre su nuevo disco y los mencionan como el
"regreso de los pioneros del indie". ¿Cómo se sienten al respecto?
No tenemos mucho que hacer en eso que los periodistas ubican como indie. Supongo hacen referencia a una suerte de purismo alejado de las listas de popularidad y eso, la gran industria, pero creo que la independencia es más bien un asunto financiero. Qué tanto dinero hay detrás de la producción de un álbum. Eso es lo verdaderamente independiente, los recursos con los que cuentas. Hay bandas que graban su música con una laptop en el cuarto de la casa de sus padres. Ahí existe algo de independencia. La verdad es que nunca he entendido a qué se refieren con indie, ¿es un sonido?, ¿una actitud?, ¿una percepción?, ¿la sección de una tienda de discos? Es sólo uno de esos términos que le adjuntan al rock and roll en general como para hacerlo más accesible o más elitista. A muchos les reconforta sentirse que forman parte de algo distinto aunque todo salga de la misma base.

¿Cuál sería la principal diferencia de tu nuevo disco con las anteriores producciones de CYHSY?
Creo que en este nuevo disco se puede notar una suerte de calidad más alta que en las producciones anteriores, hay mucho cuidado en los detalles.

A veces pienso que ustedes apostaron por una característica sonora más universal, siempre se percibe un dejo de world music que no pasa de moda y que suena vigente a pesar de las tendencias evolutivas.
Hablar de evoluciones es algo relativo. La siento más como un proceso de degustar unas cosas más que otras, de pronto te gustan más unos instrumentos y quisieras sacarles más provecho que antes o probablemente los sentías un tanto desapercibidos. Es un proceso natural, supongo. Pero sí, me gusta.

Comentarios

0 comments