0 Me encanta
Guárdalo

Entrevista con Jessie Ware

La cantante londinense ha aprovechado la escena del Reino Unido para impulsar su carrera.

Rob Greig
Jessie Ware

Jessie Ware está entusiasmada. Paseamos por Brixton Village en donde la cantante de 27 años de edad, tiene dificultades para resumir sus lugares favoritos.

"Hay tantos lugares que quiero mostrarte", comenta. "Soy una persona muy casera, el hecho de que pueda hacer todo en Brixton Village es muy conveniente para mi".

Nos sentamos a charlar en Seven –un bar de tapas en Brixton–, donde ella ordena un cóctel Jessie Ware, un refrescante martini de saúco con una rodaja de pepino que no está en el menú, pero que igual lo puedes pedir.

Este es sin duda el barrio de Ware. Mientras charlamos, dos de sus amigos se detienen a saludarla. Uno le dice: '¡Te veo en todas partes, Jessie!'. Es cierto y la cantante nacida en Clapham ríe ante esta realidad. A raíz de una serie de colaboraciones hechas el año pasado con Sampha, SBTRKT y Joker, su objetivo fue adueñarse de 2012 como una cantante solista gracias a Devotion, su álbum debut. Una producción sedosa, R&B downtempo. Sin esfuerzo alguno, Ware nos hace recordar a su heroína Sade de los 80 y a Whitney Houston en su lado más melancólico.

Ligereza y sutileza caracterizan esta colección diseñada de manera limpia, en la que destaca la balada Wildest moments. La relación descrita ahí es como un romance tumultuoso, de hecho, se trata de su mejor amiga.

"La conocí en la universidad. Ella es muy brillante y obstinada; nos hicimos inseparables. Llegó a ser algo muy intenso", dice. "Estaba nerviosa cuando le presenté la canción, pero a ella le encantó."

Y la mejor amiga de Ware no es la única. "Conocí a una chica en una fiesta, me platicó que la canción tenía sentido completo para la relación que tenía con su anterior novio, y eso es algo increíble. Eso es lo que yo quería: quería que se sintiera como una canción universal".

Ware se animó a cantar desde muy temprana edad, pero no empezó queriendo convertirse en una superestrella.

"Mi mamá amaba que yo podía cantar," explica. "Mi abuelo era un inmigrante ruso judío que vivió en Irlanda del Norte y, aparentemente, cuando cantaba en la sinagoga, nos hacía llorar a todos".

A pesar de que sus amigos de estudios Jack Peñate,y Felix White (The Maccabees) persiguieron sus sueños fervientemente, existía algo que detenía a Ware de hacer lo propio.

"Me quedé sorprendida y asombrada cuando Jack consiguió un contrato discográfico. Yo pensé que era muy talentoso, pero creía que debía terminar sus estudios primero. Yo era la amiga aburrida que apostaba con él que no conseguiría ese contrato. ¡Creo que todavía le debo que £ 100!".

Ware fue a estudiar literatura inglesa a Sussex y durante un tiempo siguió los pasos de su padre –reportero– en el Jewish Chronicle, antes de trabajar detrás de cámaras la productora de televisión Love Productions. Allí fue colega de Erika Leonard, también conocida como E L James, el autora de Fifty shades of grey. Fue Peñate quien la convenció de que cambiara su destino, al llevarla de gira por Estados Unidos como su corista, mientras que el bajista de Jack la conectó con SBTRKT.

La combinación entre SBTRKT y ella dio como resultado que en 2010 grabara para él la canción Nervous y que después consiguiera ella su propio contrato discográfico. Fue entonces que el trabajo duro realmente comenzó y se tambaleó la confianza de Ware. Por suerte, Dave Okumu (The Invisible) estaba ahí para calmar sus nervios creativos.

"Yo había hecho un par de sesiones y no estaba contenta con lo que estaba escribiendo. Acababa de conocer Dave y le confesé lo estresada y preocupada que estaba por no conseguir que estas canciones fuesen buenas", confiesa Jessie.

Okumu le respondió dándole la idea para la canción Devotion. "Él nunca había producido un álbum todo era algo nuevo para él y para mí también, y eso lo hizo tan especial. Él me ayudó a darme cuenta de lo que quería ser".

Al salir, un hombre sentado en una esquina con un café, la detiene.

"Jessie, solo tengo que decir que me encanta Running. ¡Sigue haciendo lo que estás haciendo!".

Caminamos hacia la puerta y ella está genuinamente encantada. "¡Eso es tan dulce! ¡Eso nunca sucede normalmente!" Y con esto ella camina esquivando las multitudes de gente de las calles de Brixton. Se dirige a casa.

Comentarios

0 comments