0 Me encanta
Guárdalo

Entrevista con Stevie Jackson de Belle & Sebastian

Platicamos con el flamante guitarrista de la banda escocesa, sobre sus canciones viejas, ser adulto y sus próximos proyectos

 (Foto: Alejandra Villegas)
1/3
Foto: Alejandra Villegas
 (Foto: Alejandra Villegas)
2/3
Foto: Alejandra Villegas
 (Foto: Alejandra Villegas)
3/3
Foto: Alejandra Villegas
Foto: Alejandra Villegas

Belle & Sebastian es una de esas bandas veneradas en nuestro país. Tal vez sea por sus canciones melódicas que abordan historias de personas comunes, o por sus arreglos que fusionan un pop elegante, con riffs de rock y estructuras de orquesta. Sea lo que sea, la banda regresó a nuestro país por tercera ocasión para embelesar a su leal público de antaño y a los jóvenes que van descubriendo su música. 

Gracias a su noveno disco de studio, Girls In Peacetime Want to Dance, tuvimos la oportunidad de charlar con Stevie Jackson, guitarrista de la banda escocesa.

En su nuevo álbum, todas sus canciones hablan de problemas adultos, como en "Perfect Couples"; ¿cómo fue que llegaron a ese punto?
¡Crecimos! Nos convertimos en adultos. "Perfect Couples" me gusta porque es algo que está ocurriendo en Glasgow, las parejas están comenzando a separarse. Las cosas no están resultando. Uno tiene aspiraciones, como enamorarse, y ese tema está muy presente en la música pop, el sueño de encontrar a la persona correcta y estar satisfecho. Pero de pronto llegas a una edad en la que caes en la cuenta de que en realidad las cosas no son así, y creo que es algo que te deja en shock.

Aunque la canción no es para tomarse tan en serio, tiene un trasfondo complejo. No creo que la hubiera podido escribir cuando tenía 22 años, es algo más que un cuarentón escribiría. Eso me gusta, porque refleja el momento de la vida en el que te encuentras. Esperemos que la gente pueda identificarse con ello.

¿Qué piensas de la escena musical actualmente? Hay muchas bandas que sólo responden a intereses comerciales en vez de experimentar con, por ejemplo, la instrumentación, como ustedes lo hacen.
No sé mucho de eso, sólo puedo hablar por mí, o bueno, por nosotros. La comercialización es curiosa, yo creo que los músicos deben de trabajar para vivir, y se está convirtiendo en algo cada vez más difícil, pero la gente debe de encontrar una manera, ¿sabes?

Antes comprábamos discos y ahora ya no lo hacemos. Las bandas deben de encontrar una forma de ganar dinero. Puede ser musicalizando películas, si es que eso te gusta, o incluso anuncios comerciales, algo que jamás he soñado hacer. Jamás. Pero si supiéramos cómo generar música que la gente consumiera más, creo que probablemente lo haríamos.

Pero su música es genial tal cual es.
Eso supongo o espero, pero cambia. El núcleo de nuestras canciones, para mí, es esencialmente narrativo y poético, generalmente cuentan una historia. Para la mayor parte de nuestras composiciones ése es el centro, y la música como tal ha ido cambiando a lo largo de los años. Somos un grupo, por lo cual tenemos un sonido característico, pero también estamos empapados de otras influencias.

Creo que en nuestro último álbum agitamos nuestro sonido habitual un poco, porque estuvimos trabajando con Ben Allen, él pertenece a la escena atlántica del hip hop y se enfoca más en construir cosas que en tener a toda la banda tocando junta, entonces fue un proceso diferente. Y quizás algunas canciones son más contrastantes por ello. Quizás, pero no lo sé.

Han tocado dos veces en la Ciudad de México. La primera en un recinto muy pequeño, y la segunda vez en el Corona Capital, que es uno de los festivales más grandes del país. ¿Qué dinámica prefieres más?
Siempre prefiero el lugar pequeño, pero ése es mi gusto.

¿Por qué? ¿Qué sucede con esas experiencias?
Es más intenso. Todo está más contenido y por ello se vuelve más intenso. En México la recepción siempre es muy calurosa y, de hecho, se genera una atmósfera muy entusiasta, como si fuera una fiesta. Eso también lo tienen en Centro y Latinoamérica, no sé por qué, si por el clima más caluroso, pero es muy diferente en otras latitudes. El público responde mucho, entonces siempre he sido muy feliz tocando aquí. Siempre voy a preferir tocar en lugares pequeños, tiene mucho más que ver con el rock n' roll.

¿En estos momentos hay alguna canción que no hayas tocado en mucho tiempo y que estés redescubriendo?
¡Sí! Hoy cuando estábamos desayunando, hablamos de canciones que no habíamos tocado en un buen rato. Como "Mayfly", que no la hemos tocado hace mucho tiempo. Hemos hecho muchos discos, por lo que cuando tocamos una canción que no hemos recuperado en algunos años, obtiene una nueva fuerza; mientras que unas se desvanecen, otras agarran un nuevo vuelo. La verdad es que somos muy afortunados de poder hacer esto, no hay canciones que tengamos que tocar todas las noches.

La única recurrente del setlist es "The Boy With The Arab Strap". Pero no siempre tocamos "Judy and The Dream of Horses" o "Get Me Away From Here, I'm Dying". Usualmente tocamos una de esas dos, pero no ambas. También platicamos de "Write About Love", sería divertido tocarla, hace cinco años no lo hacemos.

Como guitarrista, ¿cuál es el reto de componer los acordes melódicos de las canciones?
Siempre es un reto, hay algunas canciones que son más complejas por el piano, en cuyos momentos tuve que incorporar un capo, porque no eran notas para guitarra. Entonces tenía que usar el capo, solucionarlo, ser más creativo. En canciones como "Stars of the Track and Field" y "The State that I'm In" a veces me cuesta trabajo pensar qué es lo que estaba haciendo. Así que es bueno.

¿Ya están trabajando en algo nuevo? ¿Qué sigue para Belle & Sebastian?
Ya casi. Estábamos hablando de qué íbamos a hacer después, no vamos a tomarnos un descanso ni mucho menos, y el tour termina el 10 de noviembre, así que para enero ya estaremos trabajando en algo más. Tenemos ya algunas ideas, no va a ser sólo un nuevo álbum, sino trabajar en otro proyecto, podría ser algo teatral, pero involucrará la escritura de canciones, quizás que incluya danza, un ballet o algo parecido. Pero siempre estoy cantándole a mi teléfono, para guardar mis ideas.  

Comentarios

0 comments