0 Me encanta
Guárdalo

Hello DF! Hello Seahorse!

Con integrantes de diferentes ciudades, para esta banda el DF es una fuente de inspiración constante

Alejandra Carbajal

El año del apogeo de bandas en MySpace fue 2006. En esa época surgieron tal cantidad de grupos que, los retos para convertirse en referente fueron la constancia, la identidad, la calidad y la evolución musical. Ese mismo año se integró Hello Seahorse!, cuarteto que ha editado cuatro discos y se convirtió en referencia de la escena musical independiente de la Ciudad de México.

Con motivo de los conciertos que ofrecerán en el Teatro Metropólitan el 16 y 17 de mayo, platicamos con ellos para conocer cómo es que la ciudad los ha influido musicalmente y la opinión que tienen de esta metrópoli. Fernando Burgos y Joe Borunda provienen de Ciudad Juárez. Denise Gutiérrez nació en Los Ángeles, aunque siempre vivió en la capital del país, lugar de nacimiento de Bonnz!

A pesar de sus orígenes, la banda se considera capitalina, ya que aquí fue en donde se conocieron y desde donde se han mostrado. Hello Seahorse! cree que en la ciudad existen varios puntos en específico que son muy representativos para ellos. Uno es Las Águilas, en Barranca del Muerto, en concreto el 7 Eleven que se encuentra sobre Revolución, justo afuera del Metro, ya que ahí fue en donde Denise y Burgos se conocieron en persona después de que se comunicaron a través de MySpace, pues Burgos buscaba una cantante para conformar una nueva banda por allá de 2005. Otro lugar es la zona de Tlalpan cercana a Fuentes Brotantes, en donde ellos componían en sus primeros años. Mencionan también Mixcoac, la Juárez y cerca de Metro Copilco, donde grabaron su canción más exitosa,"Bestia".

"Hay varios puntos, pero Coyoacán es lo que más me gusta", comenta Burgos. "Yo crecí en la Roma, siempre he estado en la zona centro o sur de la ciudad, entonces tanto la Roma como Coyoacán me gustan mucho. Por supuesto Reforma será la avenida en la que puedo pasearme tres días seguidos y siempre voy a encontrarme algo nuevo que me guste", confiesa Denise. Mientras que Bonnz! le tiene mucho cariño a la Roma "ya que ahí es en donde vivimos y nos movemos. También le tengo mucho afecto a Lindavista, yo crecí allá, soy del norte. Antes no me gustaba pero ya le agarré cariño porque me acuerdo de cuando era chavillo y de todo lo que viví ahí. Y claro, Paseo de la Reforma se me hace una avenida impresionante". Joe, por su parte, tiene un recuerdo muy presente del Zócalo "de la primera vez que lo vi. Llegué en Metro y yo creo que fue la primera vez que recibí el impacto del monstruo que es la Ciudad de México...", Denise lo interrumpe: "llegó con sus maletas, ahí con sus gallinas jajaja", sigue Joe entre risas: "si, no me dejaban subir al Metro con mis gallinas, pero lo logré y me impresionó ver el tamaño del Zócalo".

Todos estos elementos que rodean a Hello Seahorse! terminan por influenciar o afectar directamente lo que la banda hace cuando componen. "Uno recibe el impacto de lo que es el monstruo de la Ciudad de México, por más que uno trate de resguardarse, al final de cuentas cuando eres músico tienes que salir a donde se está moviendo la gente y eso es algo que resientes muchísimo. Eso repercute en la forma de traducirte en la música, la misma gente que conoces, el impacto social, lo que uno vive. Nosotros, aunque no hablamos de temas políticos, es evidente que al menos lo más cercano socialmente sí nos afecta. Eso lo transmitimos de una manera noble, no en el sentido de decir 'todo está de la chingada', sino un 'vivo bien pero pasa esto, me duele esto, me gusta esto'", dice Denise.

El Distrito Federal ha sido el foco de atención de la escena musical en México, en donde casi diario podemos encontrar tocadas o conciertos. En este sentido, su esencia es la de ser ese centro que la mayoría de las bandas del país buscan para venir a tocar o darse a conocer. La industria musical de México está en su capital. Hello Seahorse! opina que sería bueno que eso cambiara y en vez de que todo se concentrara aquí, se pudiera diseminar a lo largo del país, descentralizarlo. Es por eso que a ellos les gusta salir de la ciudad y poder presumir que han tocado en 29 de los 32 estados de la república.

En los conciertos que ofrecerán en el Teatro Metropólitan escucharemos canciones de su más reciente álbum Arunima (Mun Records/EMI, 2012), que fue compuesto aquí, pero grabado en el estudio Sonic Ranch, en Tornillo, Texas. Arunima combina las dos esencias que le habíamos escuchado a la banda capitalina en álbumes anteriores; el clásico toque agridulce de los primeros dos discos (...And the Jellyfish Parade y Hoy a las ocho), pero también la oscuridad y los momentos melancólicos de su cuarta producción Lejos. No tan lejos.

En Arunima, Hello Seahorse! lleva a cabo una experimentación musical que denota la madurez que han adquirido con los años. La canción "Para mí" es evidencia de esto, suena una oscura y veloz batucada que discrepa con la épica voz de Denise. Tal vez la canción que más sorprende es "La flotadera", tercer track del álbum en donde escuchamos a un Hello Seahorse! Con ritmos electrónicos muy alegres y coros pegajosos que la convierten en el tema más destacado de la producción. La influencia del lugar de grabación es algo inherente en Arunima. "Tornillo está como a mitad del trayecto a El Paso. Estuvimos en septiembre de 2011 allá y nos invitaron a conocer el estudio. La impresión que nos causó fue lo que generó nuestra idea de grabar ahí", dice Joe.

"No es por ser malinchistas, pero para este disco necesitábamos cambiar de escenario y creo que incluso pudo haber sido México mismo; sin embargo, recibimos una muy buena invitación por parte del dueño del estudio. Sí, estás en territorio estadunidense, pero convives con puro mexicano. Nosotros ya hemos grabado discos en México, Bestia lo hicimos en Copilco, Lejos. No tan Lejos fue mitad en Estados Unidos y mitad acá en México... yo creo que nada más es cambiar un poco las aguas en las que estás metido", menciona Denise Gutiérrez.

"Toda la parte de composición y preproducción las hicimos en México. Así que las canciones tienen la esencia de la ciudad. Cuando componíamos, establecimos horarios, y al salir cada quien se iba a hacer su vida en el caos del Distrito Federal. Elegir un estudio fuera de tu entorno común es para concentrarte. Queríamos trabajar en el disco todo el tiempo y en todo momento, y un lugar como este te da la posibilidad de hacerlo. Hay estudios en los que tienes que respetar un horario pero en Sonic Ranch prácticamente vives en el estudio y es una forma diferente de grabar; andas por ahí, se te ocurre algo, vas y rápido lo grabas", dice Bonnz!

Comentarios

0 comments