0 Me encanta
Guárdalo

El organillo, una tradición que perdura

Amados por algunos y repudiados por otros, el sonido de los organilleros es el soundtrack invariable del Centro. Algunos de estos instrumentos lucen más viejos que varias de las fachadas históricas, aunque sus portadores se renuevan

Foto: Elmer Gavito

Los organilleros en tiempos de la música digital
"Sobrevivimos gracias a la gente, porque es una tradición mexicana", asegura Óscar Téllez mientras gira la manivela de su organillo en la calle 16 de Septiembre. "El domingo pasado un señor hasta se puso a bailar con esta canción".

En la caja de más de 20 kilos suena "Flor de capomo": "Tú mi chiquitita, te ando vacilando..." 

Existen organilleros que usan grabadoras
"Son farsantes que arruinan la tradición", asegura Óscar mientras me muestra el suyo. Su autenticidad es evidente; cada parte de él luce del siglo XIX.

Tradición con larga vida
Detrás de Óscar, su esposa, también vestida de organillera, amamanta a su hijo. "La mamá de mi esposa es organillera. Ella también lo es y luego vienen mis hijos, así que hay organillo para rato".

Comentarios

0 comments