0 Me encanta
Guárdalo

Slow Magic: el genio de la máscara

Platicamos con el genio detrás de la máscara de colores sobre su segunda visita a México, sus formas de protesta musical y más

Foto: Rodrigo Puente

Slow Magic nos hipnotizó con las vibrantes melodías de su álbum Triangles y su espectacular presentación en el Carnaval de Bahidorá. Ahora regresa para interpretar las canciones de su más reciente disco, How To Run Away, en un espectáculo íntimo y gracias a Pórtico.

Platicamos con el genio detrás de la máscara tribal sobre tacos al pastor, amigos imaginarios y artistas inspiradores. 

¿Cómo te sientes de volver a México? 
Estoy muy emocionado porque la vez pasada que vine nos fue bastante bien y tenía muchísimas ganas de regresar. 

Has viajado a muchos lugares del mundo, ¿existe algún lugar donde no hayas tocado aún? ¿Dónde te gustaría hacerlo? 
¡Sí, hay muchos! Como Sudamérica o África. Solamente he podido tocar una vez en el continente africano pero me gustaría explorarlo más. India es otro lugar que me gustaría visitar. No son sitios muy comunes para los artistas, pero sería bastante interesante explorarlos.

Has dicho que estás interesado en la industria del cine, ¿tienes algún proyecto para musicalizar alguna película o desarrollar tus propios filmes?
Sí, la industria cinematográfica me interesa mucho. Sería muy divertido musicalizar algo. He trabajado con algunos amigos que hacen la música para videos, pero me gustaría hacer un filme o un pequeño cortometraje. Por el momento no tengo algún proyecto en concreto, son solamente ideas, pero espero que algún día un director se acerque a mí para colaborar, sería un sueño hecho realidad.

Has referido a tu personaje como “tu mejor amigo imaginario”. Mientras vamos creciendo, nuestros amigos imaginarios también lo hacen. ¿Crees que en algún momento “él” crecerá para volverse algo más o adquiera una forma humana?
Es muy interesante, porque cuando somos jóvenes solemos tener amigos imaginarios y para mi Slow Magic es como un amigo imaginario en mi edad adulta, pero no sé si pueda transformarse en algo real como un humano. Al final queda mucho a la interpretación de la gente lo que quieran encontrar en mí. Lo que realmente quería al crear este alter ego era que me escucharán sin ponerle un rostro a la música.

Cuando te pones tu máscara, ¿te conviertes en otra persona?
Sí, de alguna manera me transformo, pero en escena sigo siendo yo. La máscara me ayuda a sentirme libre y hacer algunas cosas locas. He tocado muchas veces y al tenerla puesta se ha vuelto como una forma de enfrentar el miedo escénico.

¿Estás trabajando en alguna colaboración con algún artista?
Claro, hay muchas cosas en las que trabajo para el nuevo disco. No hay nada planeado, pero ya tengo en mente con quién me gustaría trabajar.

¿Cómo ha sido tu evolución desde el momento que comenzaste con este proyecto hasta el día de hoy?
Todo empezó en mi cuarto, siempre me ha gustado la música. Hice algunas canciones y no esperaba más, siempre quise ser anónimo. Después se dieron varias oportunidades y ahora que han pasado 3 años, creo que mi música ha evolucionado gracias a que he tocado más enfrente de la gente. Ahora tiene más energía pero con el mismo sello que he tenido desde el inicio.

¿Qué artistas te han inspirado para crear el concepto visual y musical de Slow Magic?
Muchos, pero ahora pienso en Sigur Rós,  porque se han mantenido consistentes en su presencia escénica. La sensación que ellos me transmiten con su música, es la misma que yo quiero transmitir, aunque el estilo sea distinto.

¿Hay algo de la cultura mexicana que te inspire como artista?
Todos los lugares a los que voy me han influenciado, en especial en el primer disco, Triangle, hay ritmos de percusión que me remiten a la playa o la zona tropical, porque en ese momento vivía en las montañas y me encontraba muy lejos del mar. Me gustan muchos elementos de percusión y sin duda la comida. Realmente me encanta la comida de aquí, he comido tacos y quesadillas. Mis favoritos son los tacos al pastor.

¿Es difícil para ti mantener el anonimato en un mundo donde todo está tan intercomunicado?
No es tan difícil como lo esperaba. Cuando empecé a tener más tocadas estaba un poco nervioso de que me quisieran tomar una foto, pero la gente ha entendido la razón y sienten que es parte del acto. Si he tenido casos con algunos familiares que han dicho sin querer algunas cosas, pero nada de gravedad.

Me di cuenta de que en muchos medios hacían referencia a un concierto que tuviste en Ucrania, ¿nos podrías contar un poco de eso?
Fue bastante loca la anécdota porque, mucho antes de que hubiera problemas en ese país, estaba tocando en Kiev junto con XXYYXX, Beat Culture y otros. Estábamos en nuestra primera gira europea y el lugar era un teatro bastante viejo. A la mitad de mi set vi a un policía en el escenario. Me desconectaron porque al parecer el lugar no tenía los permisos necesarios para el concierto. Me dejaban continuar con el set si es que solamente tocaba las percusiones. Después de unos minutos XXYYXX invitó a toda la gente a subir al escenario. Fue loquísimo. Eso fue hace dos años y no sé mucho de las cosas que pasan en Ucrania, pero en ese momento sentí que fue una forma de protesta no violenta, supongo que fue una manifestación musical contra algún malestar.

¿Algo que les quieras decir a tus fans de México?
¡Muchas gracias! Es muy emocionante ver en Facebook los comentarios de los fans porque no sabía que había tanta gente que me conociera aquí, así que gracias por recibirme de esta manera.

Slow Magic SALA. Puebla 186, Roma. Metro Insurgentes. Jue 22 de octubre 9pm. $300-$450. 

Comentarios

0 comments