0 Me encanta
Guárdalo

Entrevista con "Bibi" Wetzel y su madre

“Bibi” Wetzel se ha convertido en un orgullo nacional al convertirse en campeona mundial de gimnasia artística, del Down Syndrome International Gymnastics Organisation

Foto: Cortesía Discovery

María Bárbara Wetzel, mejor conocida como “Bibi” Wetzel, se ha convertido en un orgullo nacional. Bibi superó las limitantes que su cuerpo le impone al vivir con síndrome de Down y en 2015 se convirtió en Campeona Mundial de Gimnasia Artística en la categoría Junior, convocada por la Down Syndrome International Gymnastics Organization.

Este año la joven gimnasta obtuvo tres medallas de oro y dos de plata en los Trisome Games, la Primera Olimpiada para personas con Síndrome de Down que se celebró en Italia. Por todos estos logros y su perseverancia es que Discovery Networks la hizo embajadora de su iniciativa anual Discovery Celebrando México, con la que reconocen a mexicanos que inspiran y destacan en diversos ámbitos.

Al respecto platicamos con Bibi y su mamá, Mónica Aguilar.

¿Cómo inició Bibi a practicar la gimnasia artística?
Mónica Aguilar: Bibi comenzó a practicar como parte de una actividad deportiva que le sirviera para desarrollar sus músculos y mejorar su motricidad, ya que ella tenía muy bajo el tono muscular y su motricidad no era muy buena, además del equilibrio.

¿Qué es lo que más te gusta de la gimnasia?
Bibi Wetzel: Disfruto la gimnasia enormemente, me gusta estar ahí con mis amigas, desarrollar juntas nuestro potencial y ver cómo cada una obtenemos logros.

¿En qué momento notaron que para Bibi la gimnasia era más que un pasatiempo?
MA: Bibi ama los deportes. Desde chiquita notamos que tenía predilección por la gimnasia sobre otras actividades deportivas porque disfrutaba mucho el estar en clase; sin embargo, como a los siete u ocho años observamos que empezó a “obsesionarse” con sacar un elemento nuevo —el arco pasar— que ella quería aprender y no le salía. Se aferraba tanto en dominarlo y ejecutarlo bien, que no paraba de hacerlo; aunque se acabara la clase, continuaba después de ésta o en el brincolín en la casa. Decidimos que el tiempo de sus clases no era suficiente, que necesitaba más práctica para que lograra sus metas y dejó sus otros deportes —caballos y natación— para dedicarse a la gimnasia.

¿Cuándo empezó a hacerlo de manera profesional?
MA: Apenas en noviembre de 2015, cuando fue a su primer evento mundial de gimnasia artística convocado por la Down Syndrome International Gymnastics Organization (DSIGO). Sorprendentemente resultó campeona mundial en la categoría junior, ganó cuatro oros de las cinco medallas posibles. Antes de eso compitió a nivel estatal y regional, y en un evento de carácter nacional, pero siempre participó con niñas regulares.

¿Cuáles han sido sus logros? Sé que regresaron hace poco de Florencia con varias medallas de oro y plata.
MA: Sí, Bibi representó a México en los Trisome Games, la Primera Olimpiada para personas con Síndrome de Down que se celebró en Florencia, Italia, y obtuvo cinco medallas: tres de oro –piso, viga y salto– y dos de plata –barras asimétricas y el All Around–.

Bibi, cuéntame sobre tu rutina diaria, las horas que dedicas a la gimnasia, etc.
BW: Me levanto a las 6:30am y a las 7 am ya estoy en mi gimnasio lista para iniciar el día entrenando. Entreno hasta las 10 de la mañana, asisto a la escuela de 10 de la mañana a 3 de la tarde; de ahí voy a casa a comer y hacer mi tarea. A las 5pm estoy de vuelta en el gimnasio para salir a las 9 de la noche. Regreso a casa, me doy una ducha, leo antes de dormir y le hablo a mi abuelita cada noche.

¿Cómo ha sido la experiencia en las competencias?
MA: Siempre es fascinante, Bibi lo disfruta y lo goza, pero también lo sufre, ya que tiene una carga de trabajo fuerte y por la presión de mejorar su desempeño, la búsqueda de un objetivo definido, que es mostrar lo logrado en la mejor de las galas, e impresionar positivamente a los jueces. Son emociones intensas porque uno nunca sabe si se cumplirá o no la meta hasta el momento definitivo. En el deporte todo puede suceder.

Sé que Bibi sufría de pánico escénico, ¿cómo lo superó?
MA: Aún no lo supera del todo, todavía hay áreas de su vida que le llegan a provocar ese pánico escénico que tenía de chiquita. En gimnasia lo superó gradualmente con un gran número de competencias y exhibiciones locales y regionales, con los aplausos, el cariño y reconocimiento de la gente. Fueron todas experiencias positivas que hicieron que ganara más confianza en sí misma.

¿Han tenido alguna otra dificultad desde que se adentraron en el mundo de las competencias? ¿Cómo la solucionaron?
MA: Dificultades deportivas a desarrollar sí, la más difícil y larga de coordinar para Bibí fue el botar en el salto de caballo, tardó cerca de siete años en lograrlo. De otro tipo, solamente problemas económicos, participar en esas competencias es costoso: viajes, viáticos, inscripción, vigilancia médica, régimen alimenticio y psicología deportiva. Pero también está el costo que representa estar en una competencia internacional de cualquier rubro; para lograr el plus,después de practicar lo suficiente hay que tomar clases adicionales para reforzar sus habilidades y mejorar.

¿Han recibido apoyo del gobierno o instituciones deportivas para impulsar la carrera de Bibi?
MA: Sí, del municipio de Coatzacoalcos, Veracruz. Ellos son quienes han estado más cerca de Bibi. Le dieron una beca deportiva por sus logros mientras que la federación responde. Su Gimnasio Gym Levic y Escuela Leona Vicario también le han concedido un porcentaje por beca deportiva.

¿Tienes algún aparato favorito?
BW: Aunque mi aparato favorito es piso, en viga y salto hago un buen trabajo.

¿Cómo te sientes de ir a representar a México en las competencias mundiales?
BW: Muy contenta, feliz y motivada para seguir mejorando y haciendo elementos más complejos.

Comentarios

0 comments