0 Me encanta
Guárdalo

Entrevista con Gamaliel Aztatzi

Un experto en toxicología nos explicó qué ocurre con la contaminación del aire en la CDMX y cómo puedes instruir a tus hijos en dicho tema

Foto: Cortesía Gamaliel Aztatzi

Las clases de deportes en las escuelas y los juegos en la calle con los vecinos tienen que suspenderse… Parece castigo para los niños pero no, se trata de medidas que deben tomarse durante la contingencia ambiental para que los menores no sufran las consecuencias de respirar aire con altos índices de contaminantes.

Para explicarle a tus pequeños el tema y dimensionen el problema, nos acercamos al doctor en ciencias Gamaliel Aztatzi, quien egresó y continúa realizando estudios en el departamento de toxicología del Centro de Investigación y de Estudios Avanzados del IPN (Cinvestav) sobre contaminación atmosférica por material particulado. 

¿Cómo explicamos a un niño el fenómeno de la contaminación?
Existen distintos agentes, desde un automóvil particular hasta un comercio pequeño, que emiten diversos contaminantes y provocan una mala calidad del aire. Los contaminantes se han clasificado para determinar si el aire es limpio o no: ozono, plomo, dióxido de azufre, dióxido de nitrógeno, material particulado y monóxido de carbono. Se les denomina contaminantes criterio y cuando alguno de ellos aumenta significa que no tenemos una buena calidad del aire.

¿Por qué las contingencias han sido más frecuentes últimamente?
Existen leyes en nuestro país para que la ciudadanía tenga buenas condiciones de vivienda, no sólo de casa, también ambientales. Estas leyes se revisan constantemente, y en el estudio de 2014 se estipuló bajar más los niveles de ozono permitidos en el aire para garantizar una mejor calidad de vida para la ciudadanía. Aunado a eso, con la calcomanía doble cero se permitió la circulación de varios autos particulares, lo cual contribuyó en el número de emisiones. Por eso entramos en incumplimientos y se instaura el hoy no circula para todos.
Además, la radiación solar es mayor en la primavera y el verano, y uno de los contaminantes que actualmente provocan que estemos día con día en contingencia es el ozono. Se trata de una gas que se genera por contaminantes orgánicos volátiles (todos los que se emiten después de una combustión) y la radiación solar. Cuando llega el medio día y hay más radiación, esos contaminantes se concentran y genera más ozono y eso provoca un aumento en los contaminantes.

¿Cómo podemos contribuir a disminuir los contaminantes? 
Tomar otros medios de transporte no motorizados, el patín del diablo o bici, caminar o utilizar el transporte colectivo, respetar los tiempos de los semáforos. Como conductores no debemos estar todo el tiempo con el auto encendido si estamos en un embotellamiento. Hay que evitar los incendios. También considerar reforestar o no podar nuestros árboles. 

¿Los niños están más expuestos? 
Recurrentemente los centros escolares están cerca de vías públcas y muchos de los padres de familia hacen doble o tercera fila para dejar a los niños. Debemos estar conscientes que eso produce embotellamientos y con eso contribuimos a que los niños se expongan a las emiciones de nuestros carros.

¿Hay medidas especiales que debemos tomar en contingencia para proteger la salud de los niños?
Es una población a la que le gusta estar al aire libre, hacer deportes o jugar en la calle y es importante evitar que ocurra eso. Hay que estar al pendiente de los índices imeca porque así sabremos qué medidas tomar: no salir, usar cubre bocas y considerar los riesgos propios de nuestros hijos, si es susceptible a presentar cuadros de problemas respiratorias hay que ser más precavidos.
Los efectos de la contaminación pueden no ser a corto plazo, pero una mala calidad del aire tiene efectos en un plazo de cinco o 10 años. Es una exposición involuntaria y crónica, se traduce en la presencia de enfermedades tempranas como la hipertensión, alteraciones respiratorias y efectos a nivel del sistema nervioso central.

 

Comentarios

0 comments