Tezcatlipoca online

0 Me encanta
Guárdalo
Tezcatlipoca online
Foto: Cortesía de la producción

Un día el dios Tezcatlipoca regresa a Tenochtitlán para ser celebrado por su pueblo. Sin embargo, nadie lo recuerda en el México contemporáneo. En la búsqueda de sus creyentes se topará con un adolescente llamado Muchacho, quien no deja un momento su celular para revisar Facebook. Ambos confrontan mundos distintos: el pasado y el presente, las raíces prehispánicas y el uso desmedido de la tecnología. Sobre esto trata la obra Tezcatlipoca online, una propuesta de la compañía Té de Artes Escénicas, dirigida por Alfredo Macías Rubio.

“Después de leer algunos mitos prehispánicos sobre Tezcatlipoca surgió el interés de hacer una obra sobre este dios tan importante para la cultura mexica y tan desconocido en la actualidad. Es hermano de Quetzalcóatl y representa al dios del inconsciente, de la noche y de lo femenino.

“Los objetivos de la puesta en escena son recordar que tenemos una historia rica y compleja antes de la Conquista, reflexionar sobre los usos y costumbres de las nuevas generaciones, y por último confiar en uno mismo y en los otros”, explica Kenia Abril Lara, quien además de actuar en la obra junto con Amaranta Getino y Juan Pablo Vargas, es coautora de la obra, junto con Alfredo Macías Rubio.

Tezcatlipoca y Muchacho, ambos títeres de manipulación directa, crean una relación recíproca: comparten sus opuestas realidades, descubren sus mundos y se ayudan mutuamente: el dios permite que el niño adquiera seguridad y conozca su primer amor; mientras que el pequeño difunde quién es “Tezca”, como él lo llama, para que su historia no se olvide.

A lo largo de 50 minutos, el público puede presenciar proyecciones multimedia con imágenes de Wikipedia sobre Tezcatlipoca y observar los cambios de escenografía creada a través de pop-up o libros en tercera dimensión.

Esta propuesta visual, con imágenes inspiradas en el Kiosco Morisco y en el juego de pelota de Teotihuacán, fue ideada por Sara Ramos. La música original (electrónica con motivos precolombinos) de Alfredo Galván y el video de Luis Barrera, ambientan el espacio.

“Como mexicanos desde hace mucho tiempo luchamos contra el olvido de nuestras raíces. Quisimos retomar esa situación en la obra y pensar en cómo la tecnología es una herramienta que puede ser útil y divertida, siempre y cuando sea de una forma responsable y consciente”, concluye Lara.

Por Karina González Fauerman

Publicado