0 Me encanta
Guárdalo

Entrevista a Drew Goddard

Entrevista a Drew Goddard, director de La cabaña del terror (The Cabin in the Woods)

Su curriculum es impresionante: ha sido por años la mano de derecha de dos íconos mainstream de Hollywood, Joss Whedon y J.J. Abrams. Sus guiones han alimentado fenómenos como Buffy, Lost,Alias o Cloverfield. Este año, por fin se colocó detrás de cámaras y filmó The Cabin In The Woods, una cinta de terror que podría cambiar la forma en que percibimos a estas obras. Una de las mejores películas del año.

¿Tienes alguna obsesión por este tipo de cintas tan... misteriosas?
Si te soy sincero, sí. Amo hacer cintas diferentes, sorpresivas. Quiero que mis películas te obliguen a pensar y tengas que platicar sobre ellas al terminar la proyección. Que se lancen teorías.

¿Cómo surgió la idea para el filme?
En realidad fue muy casual. Un día estaba platicando con Joss Whedon (coescritor), y comenzamos a mencionar nuestras películas favoritas de terror. Entonces, de la nada, decidimos crear nuestra propia versión de una cinta de este género. Todas las ideas surgieron de nuestro fanatismo, y en cada hoja del guión tratábamos de entretenernos y sorprendernos.

Después de estar involucrado durante tanto tiempo en la industria, ¿por qué decidiste que esta iba a ser tu ópera prima?
Justo por lo que dices, decidí que ya era momento. Además, siento que el proyecto es algo muy personal, algo que podía quitarme parte de mi vida sin que me importara.

¿Qué opinas del terror estadounidense?
Si te soy sincero, no trato de preocuparme, porque es frustrante ver películas tan buenas y, de pronto, muchos bodrios. No sabría cómo rescatarlo, porque las tendencias cambian muy rápido; lo que no cambia, desafortunadamente, es darte cuenta que hay cineastas que trabajan sin pasión y no les importan sus películas: lo único que quieren es cobrar un cheque. Eso pasa demasiado y afecta a la industria.

¿Cuáles fueron tus mayores influencias al escribir The Cabin In The Woods?
Sonará un poco exagerado, pero cada una  de las películas de terror que he visto... y crecí en los 80. También las películas de John Carpenter y Sam Raimi me marcaron en mi adolescencia.

Sobre todo de The Thing, de Carpenter...
Claro, antes quiero comentar que la película está ambientada como The Evil Dead. Sobre The Thing, quise que The Cabin... tuviera una estructura similar, donde no sabes en realidad qué es lo que está pasando. Eso es lo que más me gusta del cine de Carpenter: es un director cauteloso, que tiene una maestría para revelar poco a poco el misterio. Sus películas siempre tienen un contexto escondido.

Hablando de esta parte oculta del cine, tu película mezcla muchos géneros: terror, comedia, thriller, sci-fi y hasta conspiraciones políticas. ¿Cómo lograste mezclarlos sin que uno dominara toda la obra?
Balancear cada uno de estos elementos fue lo más difícil del proceso, pero el secreto fue estar consciente de que lo más importante era narrar la historia y transmitir los sentimientos de los personajes. Al conseguir este objetivo, la empatía hacia los héroes y los villanos iba a nacer sola, y esto iba a permitir una libertad de experimentar y sorprender a la audiencia.

También noté que hay una influencia de la literatura de Lovecraft.
Sí, fue algo que quise que se notara: quería que The Cabin... no sólo fuera una película de terror, sino una obra con mitología. Quise investigar por qué tenemos historias fantásticas que se cuentan de generación en generación, y sobre todo la razón que nos obliga a narrarlas. Creo que Lovecraft es un genio, sus historias se centraban en cuestionar la existencia del ser humano y descubrir quiénes éramos. Para él, el terror era una válvula de escape donde se reflejaba y se contenía todo aquello que no podíamos entender. Al final, mi película es un homenaje a su trabajo.

Comentarios

0 comments