0 Me encanta
Guárdalo

4 Espacios que deberían recuperarse en la CDMX

Nominamos a estos lugares a renovarse en la Ciudad de México

La capital es la metáfora perfecta del tiempo azteca, una gran serpiente que cambia de piel infi nitamente con cada giro de la política, la cultura o la economía. Pero no hay magia aquí, sino una tendencia continua. Enumeramos tejidos de ciudad que deberían renovarse para las nuevas generaciones de citadinos.

1
Tlalpan "friendly"
1/4

Tlalpan "friendly"

Para el experto en proyectos urbanos Roberto Remes, un gran pendiente de la ciudad es trabajar en “las grandes barreras urbanas”. Esto se refi ere a las vialidades que fueron pensadas para facilitar nuestro movimiento, pero contrariamente lo ha limitado. Un ejemplo es la calzada de Tlalpan, una cicatriz urbana solo franqueable a través de desangelados pasos a desnivel. La manera de lidiar con barreras como Tlalpan es desapareciéndolas, según Remes. Para ello, propone “soterrar“ tramos de estas vialidades y así crear espacio público. En otras palabras, quitarle espacio a los autos y al Metro para entregárselo a los peatones.

2
Paseo Bucareli
2/4

Paseo Bucareli

Lo que comenzó como un suburbio de adinerados en el Porfi riato es ahora un puñado de arquitectura subempleada por negocios de autopartes. Poner el tránsito de Bucareli bajo tierra, otra muestra de la “porosidad” que propone Roberto Remes, reactivaría esta zona que articula las colonias Juárez, Centro y Doctores. Un túnel desde la Torre del Caballito hasta la avenida Chapultepec haría el trabajo. Este túnel nos permitiría disfrutar en su parte exterior un andador monumental y paseos que nos perderían en bellezas que van desde el edifi cio de la Lotería Nacional y la Puerta 1808 de Manuel Felguerez, hasta el Reloj Chino.

3
Corredor Chapultepec, en serio
3/4

Corredor Chapultepec, en serio

Mucho tiempo y esfuerzo se invirtió en el fallido Corredor Cultural Chapultepec, pero a la controversia debe sobrevivir la iniciativa. Arquitectos, activistas y académicos coinciden en que el proyecto debe evitar excentricidades como un segundo piso y apostar por el diseño a nivel de calle, al igual que evitar las tentaciones de la privatización y la opacidad. Para el urbanista Rodrigo Díaz, la solución debe ser simple e implica quitar espacio a los autos, agrandar banquetas y plantar buenos árboles.

4
Cualquier proyecto ciudadano
4/4

Cualquier proyecto ciudadano

Tramposamente, el último deseo de este listado implica tener mil deseos más. La idea es no constreñir las posibilidades de transformar la ciudad. El desarrollo no tiene por qué depender de las autoridades, ni de los grandes inversores, ni de los vecinos que puedan pagarlo. Cualquier espacio es susceptible de ser reapropiado por ciudadanos con iniciativa, sólo hay que imaginar y atreverse. Estimular a los habitantes a proponer permitiría descentralizar el desarrollo y potenciarlo hasta los barrios Milpa Alta y Tláhuac, y hacerles ver que fi nancieramente es posible si los costos son menores a los benefi cios.

Comentarios

0 comments