0 Me encanta
Guárdalo

Ariel Rojo y Luis Enrique de la Reguera hablan sobre Cervecería Cru Cru

Conoce la historia de esta cervecería artesanal que se produce en el barrio de la Romita en la Ciudad de México

Foto: Alejandra Villegas

Hace poco mas de dos años, Luis Enrique de la Reguera y Pepe Arango decidieron crear una marca de cerveza artesanal. Para darle forma a su proyecto invitaron a tres amigos, entre ellos al diseñador Ariel Rojo, y adquirieron una histórica casona en la Roma para crear su fábrica de ese elixir ámbar que cautiva nuestro paladar. Ese sueño se materializó en Cervecería CruCru.

¿Cómo surgió la idea de crear Cru Cru?
Ariel Rojo: Luis Enrique y Pepe hicieron la primera receta de cerveza y después me invitaron a ser socio. Constituimos la empresa, armamos un plan de crecimiento y al año invitamos a un fondo de inversión para capitalizar el proyecto. Buscamos esta casa, la restauramos y compramos el equipo e instalaciones. La verdad es un proyecto que ha crecido muy rápido.

¿Qué estilos de cerveza manejan?
Luis Enrique: Tenemos dos, una porter y una pale ale, que es nuestra insignia. Lo que queremos hacer es invitar a otros maestros cerveceros de la ciudad para hacer colaboraciones y crear otros estilos. Eso es algo muy común en las cervecerías artesanales de los Estados Unidos. AR: Estamos en una industria padre porque es muy colaborativa. Trabajamos muy cerca con otros maestros cerveceros. No nos vemos como competidores, la cerveza artesanal tiene el .04% del mercado, así que todos somos amigos.

¿Por qué eligieron el nombre Cru Cru?
LE: Cuando desarrollamos la marca surgió la imagen del grillo y queríamos hacer diferentes estilos de cerveza y que cada una tuviera la piel de un insecto, la de nuestra pale ale es un grillo. Nuestra meta es ser la cerveza que represente a la Ciudad de México y el chapulín es muy de la ciudad. Para nosotros Cru Cru es la manera en la que la CDMX suena, ya sea por los grillos de Chapultepec o por el sonido de los cláxones.

¿Por qué se asentaron en La Romita?
LE:
Nos enamoramos del lugar. Esta casa data de 1700 y perteneció a los monjes del Templo de la Romita, que es la segunda iglesia que hicieron en todo el continente, la fundó Hernán Cortés. Después fue la casa de Gilberto Rincón Gallardo, una figura pública muy importante en la política de México. Aquí vivió, después tembló y reconstruyó toda la zona. Los murales que tenemos los inauguró Ernesto Zedillo, es un edificio que tiene una historia enorme.

¿Cuál es el mayor logro que les ha dado Cru Cru?
LE: La revista Cava hizo una cata a ciegas con 30 jueces certificados que revisaron 150 cervezas diferentes. Cru Cru fue seleccionada entre las 30 mejores. AR: Pero más allá de hacer cerveza, tenemos la intención de ser un ícono de la cultura de la cerveza en la ciudad. Tendremos un salón de capacitación y un área de usos múltiples donde queremos dar talleres impartidos por expertos.

Cervecería Cru Cru Callejón de Romita 8, Roma. Metrobús Cuauhtémoc. www.crucru.com

Comentarios

0 comments