0 Me encanta
Guárdalo

Cervantino 2014: Plan connoisseur

Seguramente no es la primera vez que vas al Festival Internacional Cervantino y conoces Guanajuato mejor que cualquier primerizo. Estas recomendaciones son para ti

DESAYUNO. Centro Bharati

DESAYUNO. Centro Bharati

Si la tranquilidad tuviese un aroma, sería el de los waffles integrales de este centro naturista. Servidos con una generosa porción de frutas y leche condensada, provocan el más profundo Om con cada mordida. Si prefieres un desayuno fuerte pide el paquete de chilaquiles u omelette de papa ($65). Además de platillos indios como pakoras, gulab-jamun y lassis, ofrece clases de yoga, masajes, servicio de hostal y artesanías de la India. No te vayas sin echarte un shot de pasto de trigo ($10). Namasté.

COMIDA. La Trattoria D'Elena

COMIDA. La Trattoria D'Elena

La terraza de este mesón es ideal para contemplar el Jardín Unión y el Teatro Juárez, en compañía de un carpaccio de salmón y un blanco espumoso. Ordena el divina comedia: medallones de res con salsa de cuatro quesos y camarones bañados en salsa de jerez. El paraíso. Por lo que más quieras, deja espacio para el postre y pide la crema de mascarpone al coco. Contrasta lo dulce de su salsa de piña con un café lungo o un ristretto; son de la línea que promociona el mismísimo George Clooney.

CENA. La Capellina

CENA. La Capellina

Viajar hasta Guanajuato para comer una pizza suena antipatriótico, pero el platillo napolitano por excelencia es una obligación en La Capellina. Además, en este restaurante de cocina fusión, donde resalta el mural de un chef bigotón (dato para impresionar a tu peor es nada: mide 4x5 metros y fue diseñado por Molano Arquitectos), los espasmos culinarios se prolongan con un Casa Madero 1597, vino tinto proveniente de la vinícola más añeja del país. Apunta: los fines de semana hay jazz en vivo.

BAR. La Inundación de 1905

BAR. La Inundación de 1905

Una tormenta atípica estremeció al pobla- do de Guanajuato el 1º de julio de 1905. Dicen que el agua alcanzó entre los tres y cuatro metros de altura, y que acabó con la vida de decenas de personas. Hoy no queda más que inundar el alma con un buen mezcal de hierbabuena, miel o chilcuague  –planta analgésica que te hará olvidar las penas–, pues son al 2x1. Sus bancas al aire libre son las mejores para echarse un michelitro ($45); pero si buscas algo íntimo y con atmósfera Radio- head, pide mesa en el segundo piso.

Comentarios

0 comments