El narco negocia con Dios

Recomendado
  • 4 de 5 estrellas
0 Me encanta
Guárdalo
El narco negocia con Dios

Sabina Berman es sello de gran teatro y éxito en taquilla. Y es que Sabina es de los pocos dramaturgos mexicanos que han logrado posicionarse y atraer públicos a un mercado teatral supuestamente inexistente. El logro de Sabina corresponde a tres razones: es una escritora dotada de una voz única, con un total dominio de la técnica; sus propuestas son actuales, críticas y oportunas; y no le teme al éxito, va con todo por la difusión de su trabajo. Así que después de varios años de no ver a Sabina en cartelera, la directora Ana Francis Mor logra sacar esta obra del baúl, donde la escritora la guardaba desde 1994, y llevarla a escena en sociedad con el productor Sebastián Sánchez Amunátegui. La anécdota es una comedia negra muy al estilo Sabina, es decir, ágil, muy divertida, pero a la vez crítica, subversiva, con reveses inesperados y, sobretodo, a pesar de la estridencia de sus situaciones, una profundidad que la ubica en la alta comedia, de esas que hay que releer. A simple vista se trata de Alberto (Juan Carlos Vives), un analista político que escribe en una revista de prestigio, y su hermana Gaby (Haydeé Boetto), una cuarentona mocha que visita inesperadamente a su hermano en su nueva casa, enclavada en un bosque donde vive con su bella esposa Paty (Itari Marta). Pero todo se complica cuando la esposa y hermana de Alberto se pelean y se desenmascara la realidad de la pareja: Alberto sufre de disfunción eréctil y tiene que aceptar una situación que menoscaba su autoestima y dignidad. Entonces sobreviene un asesinato y la llegada de Ramón (Moisés Arizmendi), amante de la víctima. Los bandos se dividen en dos: los buenos y los malos. Bajo el juicio de la moral católica de Gaby, su cuñada es una puta libertina, así como el amante de Paty, que resulta ser el peor degenerado social: un narco. La confrontación entre las teorías de maldad y bondad sobrepasan lo anecdótico: Sabina hace un ensayo donde tesis y antítesis se confrontan hasta romper los paradigmas de comportamiento de los “buenos” y hacer que sus acciones contradigan la bandera moral a la que se aferran y con la que justifican su crimen. ¿Quién es la víctima y qué es la maldad entonces? La cobardía, inseguridad y rigidez castra el potencial humano, tema implícito en la disfuncional sexualidad de Alberto. Y aquí aparece la provocación moral de Sabina, tan característica de su teatro. La dirección de Ana Francis es eficaz, llena de ingenio; sin embargo, no profundiza en esta premisa, y Juan Carlos Vives al interpretar a Alberto se concentra más en la inmediatez del efecto cómico (muy al estilo sitcom), que en la credibilidad del arco dramático, en la construcción emocional y deformidad ética de un personaje limitado, en constante lucha con una opresión moral castrante e incongruente. Muy divertida, muy recomendable.

Por Silvia Ortega

Publicado

Teléfono del evento 5553 4642
Sitio web del evento http://foroshakespeare.com/
LiveReviews|0
1 person listening