1 Me encanta
Guárdalo

Entrevista: Mucha Morra, mucha bici

Este colectivo, integrado sólo por mujeres, quiere abrirle camino al ciclismo urbano

Foto: Mónica Vázquez
Alejandra Medina, Ximena Ruíz y Eva Tria, del colectivo Mucha Morra.

Todo comenzó a mediados de 2014. Seis amigas crearon un equipo para competir y abrir camino en el mundo del ciclismo urbano. Ximena Ruiz "Plumas", Alejandra Medina y Eva Trial se conocieron compitiendo. Pronto comenzaron a entrenar juntas.

Como ellas mismas lo describen, es un colectivo, comunidad y equipo competitivo. Su objetivo principal es participar en carreras urbanas, pero también alentar a otras morras para que se suban a la bici.

"Todas teníamos ganas de que surgiera algo. Una feminidad unida, un equipo para apoyarnos una a la otra", explica Eva.

"Hemos abierto la posibilidad de competir. A veces ni siquiera hay categoría para nosotras. Fuimos a una (carrera) a Guadalajara en la que se rumoraba que no habría categoría femenil. Antes hablamos para ver qué onda. Cuando se enteraron de que íbamos se abrió la rama femenil y se puso buena la competencia", agrega Alejandra.

Cada una de las integrantes es diferente. También su historia con la bicicleta. Por ejemplo, Ximena comenzó a moverse en bici desde que iba en la prepa. Algunos años después, unos compañeros del trabajo le preguntaron que por qué no competía si era tan rápida.

Lisa, alemana de nacimiento, se ha movido en bicicleta toda su vida, pero fue hasta hace como dos años, en uno de sus regresos a México, que descubrió su pasión por la velocidad.

"Desde niña andaba todo el día en la calle, en patines o en mi bicicleta. Hace como siete años comencé a trasladarme al trabajo, me quedaba cerca. Un día me cambié de casa y la dejé un rato. No me animaba a salir en rutas tan largas. Hace tres años la retomé. Empecé a salir a rodar con grupos, conocí gente. Poco después me hice de una bici de piñón fijo y comencé a moverme de Aragón a donde fuera", nos platica Fabiola, otra integrante de Mucha Morra.

Sin importar la historia de cada una, comparten una enorme pasión por recorrer las calles de la ciudad a gran velocidad. Esto se traduce en libertad. Ellas afirman que al tener una bicicleta no dependen de nadie, tampoco del tráfico, del transporte público o, incluso, de tener dinero. Si quieres salir, te subes a la bici y te vas.

"Para mí ha significado enfrentar mis miedos. La bicicleta me ayuda a conocer y superar mis límites", explica Eva.

La ciudad se vive de manera muy diferente sobre una bicicleta. Aunque hayas pasado miles de veces por un mismo lugar, en bici descubres algo nuevo. Además, puedes llegar a lugares que de otra manera sería difícil.

"Existen muchos lugares escondidos en la ciudad, parques, plazas, murales", dice Alejandra.

A estas morras les encanta recorrer la ciudad y más allá. En mayo, Mucha Morra organizó una rodada a Teotihuacán con un doble objetivo, unirse al movimiento mundial CycloFemme -ese día salieron 303 rodadas en 248 ciudades de 25 países para conmemorar la emancipación y empoderamiento de la mujer- y bautizar el grupo. Qué mejor manera de hacerlo que pedalear de la Fuente de la Cibeles a Teotihuacán.

Mucha Morra no organiza rodadas periódicamente, más bien son esporádicas. Se organizan entre ellas y lo postean en sus redes sociales. El que le quiera caer que le caiga.

"No organizamos rodadas calendarizadas ni nada. Lo que queremos es ver más chicas que se animen y armen su equipo. Nos gustaría que lo tomen como concepto para que ellas propongan", señala Alejandra.

"No siempre es ganar, sino estar ahí, compitiendo, probar tus limites y hasta dónde puedes llegar", añade Ximena.

Estas morras van en serio. Recientemente se celebró en la ciudad el Campeonato Mundial de Bici Mensajeros, en el que Alejandra logró el segundo lugar, seguida por Ximena, en la prueba de King of the Mountain. En el Alleycat, Alejandra fue la campeona.

En sus redes sociales publican sus próximas rodadas. Síguelas para pedalear con ellas.

Facebook
: Mucha Morra
Twitter
: @MuchaMorra

Comentarios

0 comments